lunes, 16 mayo 2022

Invertir en tecnología, la mejor decisión a largo plazo contra la inflación

spot_img

La inflación sigue llamando a la puerta de los inversores. Y es que, si las expectativas de inflación más altas son confirmadas, se diezmará el valor real de las cuentas de ahorro, los saldos de las cuentas y los bonos. O por lo menos, esto es lo que dice el informe de Bert Flossbach, cofundador de Flossbach von Storch, sobre cómo protegerse de la inflación a largo plazo. Su mensaje central es que la tasa de interés real seguirá siendo negativa. Las consecuencias para los ahorradores son claras.

Para que los inversores logren un crecimiento del valor real, necesitan un horizonte de inversión a largo plazo. Y no sólo eso. Es importante tener suficiente resistencia para no caer en la tentación emocional de vender a la mínima señal de peligro. Esto es más fácil cuando se invierte en acciones de alta calidad de empresas prometedoras. No obstante, las tasas de interés no deben aumentar significativamente, porque eso disminuiría las valoraciones de las acciones como sucedió en los años setenta.

El duro desempeño del mercado de valores en las últimas semanas muestra que la posible subida de la inflación y las preocupaciones acerca de una política monetaria más estricta están aumentando la incertidumbre de los inversores. Sin embargo, hay que poder vivir con esto. Las fluctuaciones de precios a corto plazo son el coste a pagar por el crecimiento del valor real a largo plazo.

LA RENTABILIDAD JUEGA UN PAPEL SINGULAR

Siempre que se pueda esperar que el rendimiento real de los bonos seguros siga siendo negativo, la renta variable es la única clase de activos líquidos que puede ofrecer a los inversores tanto ingresos actuales como perspectivas de crecimiento del valor real. Sin embargo, esto no se aplica como una declaración general para todas las acciones. Esto supone que la empresa puede aumentar sus precios o volúmenes para que las ganancias aumenten al menos tan rápido como la inflación. 

Debido al progreso continuo en la digitalización, el sector de la tecnología ofrece el mayor potencial de crecimiento.

Este es especialmente el caso de las empresas intensivas en materiales o energía. En ellas la explosión de los costos de energía y la escasez de productos intermedios son un desafío importante. Los períodos inflacionarios muestran cuán reales son las fortalezas tan alabadas de una compañía. La rentabilidad juega un papel singular. Pueden pagar temporalmente precios más altos por productos intermedios que escasean, aceptar costos de adquisición más altos para mantener su capacidad de entrega y posponer intencionalmente los aumentos de precios para atraer nuevos clientes. Estas opciones no suelen estar disponibles para empresas de baja rentabilidad. Un balance sólido con un bajo nivel de endeudamiento también crea un margen de maniobra adicional para las empresas.

AUTOMÓVILES, INDUSTRIA, CONSUMO Y TECNOLOGÍA

En tiempos de inflación creciente juegan un papel importante varios factores. Desde el poder de fijar precios para el cliente o de negociación frente a los proveedores hasta la flexibilidad en compras, producción y ventas.

Los fabricantes de automóviles BMW y Daimler están instalando chips escasos en modelos premium que brindan un mayor retorno de las ventas. Por lo tanto, es probable que logren ganancias récord este año, a pesar del aumento de los precios de las materias primas, los retrasos en las entregas y los cuellos de botella en el suministro de chips.

Como actor importante de la industria, BASF se beneficia de una red global de ubicaciones. 

En el sector de bienes de consumo, los aumentos de precios fueron difíciles de implementar durante mucho tiempo, en parte debido al poder de la industria minorista. Empresas como Nestlé compensaron esto con aumentos de eficiencia en años anteriores. Su tamaño es útil durante las negociaciones de precios con los proveedores. 

Las empresas de tecnología, especialmente de software, sufren menos la inflación. A lo sumo, el aumento de los precios de la electricidad y, con un rezago, los mayores gastos de personal tendrán un efecto negativo aquí. Según el informe, el costo de la electricidad para el negocio de la nube probablemente sea de alrededor del dos por ciento de los ingresos de Alphabet, Amazon y Microsoft. Por lo tanto, incluso los objetivos ambiciosos de descarbonización deberían ser alcanzables sin pérdidas significativas de ganancias.

Por lo tanto, las recientes reducciones de precios de las acciones en el sector de la tecnología no son el resultado de un aumento de la inflación o de los cuellos de botella de la oferta. Se deben al temor derivado de un aumento de las tasas de interés y, en algunos casos, a la preocupación por regulaciones más estrictas.

Debido al progreso continuo en la digitalización, el sector de la tecnología ofrece el mayor potencial de crecimiento. Sin embargo, el área es más extensa hoy que en el pasado. Además de los proveedores y plataformas tradicionales de software y hardware, la categoría ahora también incluye empresas del sector industrial y de tecnología médica, proveedores de servicios de pago y algunos fabricantes de bienes de consumo duraderos. Las empresas de estos sectores contribuyen a la productividad económica. Además, ayudan a enfrentar los desafíos de la descarbonización y el cambio demográfico y ofrecen a sus accionistas la perspectiva de crecimiento en el valor real de su capital invertido.

Relacionados