miércoles, 17 agosto 2022

Enric Asunción, de Tesla a ‘nuevo rico’ Forbes

spot_img

Enric Asunción se ha colado en la lista de las personas más ricas de España que elabora Forbes cada año. Su caso es novedoso, pues debe su patrimonio al éxito de una startup creada a penas hace seis años, el fabricante de cargadores para coches eléctricos Wallbox. Con 325 millones de euros de patrimonio, el empresario catalán se ubica en el puesto 82 de la lista gracias a los buenos resultados de la compañía, que cotiza en la bolsa de Nueva York desde el pasado octubre y ha aumentado casi un 300% su facturación hasta septiembre.

La mayor parte de la fortuna del CEO de Wallbox proviene de la particiapación accionarial que ostenta dentro de la compañía, controlándola con 18,6 millones de acciones a través de la sociedad Kariega Ventures. La firma empezó a cotizar en Estados Unidos el mes pasado a través de la SPAC (Compañía de Adquisiciones de Propósito Especial) Kensington Capital Partners, mediante la cual pudo obtener una liquidez de 217 millones de euros para invertir en su expansión. Con este acuerdo, pretende superar los 1.000 millones de euros en ventas para el año 2025.

En este período, sus títulos han alcanzado a cotizar por encima de los 19 dólares, habiendo más que duplicado su valor. El caso de Asunción es el de un “nuevo rico” que se ha instalado entre las 100 mayores fortunas del país, proviniendo del mundo de las startups y el emprendimiento, una situación que parece estar cambiando. De hecho, en la lista Forbes de este año también se encuentra Marta Santacana en el puesto 89, accionista minoritaria de Wallbox mediante Anangu Grup.

DE TESLA AL UNICORNIO DE ORO

Asunción comenzó sus estudios en la Universidad Politécnica de Catalunya, pasando por el Institut de Robòtica i Informàtica Industrial que el centro tiene junto al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Sus inicios en la empresa privada fueron en la firma catalana Applus+ IDIADA, especializada en ingeniería para el sector automovilístico y más tarde daría el salto a una de las empresas más grandes del mundo.

Trabajó para Tesla, el fabricante de vehículos eléctricos de Elon Musk, en el programa de instalaciones de carga europeo que la compañía californiana estaba llevando a cabo en Países Bajos. Fue en este período de trabajo y aprendizaje donde comprobó que una de las claves para el crecimiento y futuro del coche eléctrico pasaba por la carga del vehículo en el domicilio. De su periplo en la compañía del multimillonario sudafricano sacó la idea para crear Wallbox y en 2015 se lanzó a crear lo que se convertiría en uno de los unicornios españoles con más potencial.

De esta manera, fundó la compañía junto a su socio Eduard Castañeda y desde entonces los inversores no han dejado de poner el foco en la firma catalana. Tal es así, que en los últimos tres años ha captado millones de euros en capital a través de diferentes rondas de financiación. La última, en febrero de este año, fue la segunda mayor ronda de una startup en 2021, con 33 millones de euros a través de los fondos Cathay Innovation y Wind Ventures.

RÉCORD DE FACTURACIÓN Y EXPANSIÓN

Seis años después de su creación y una salida a bolsa internacional, el crecimiento de la compañía sigue con éxito. Con un valor de capitalización de 1.500 millones de dólares (unos 1.300 millones de euros), Wallbox está inmersa en su expansión en el país norteamericano, donde se ha convertido en uno de los mayores vendedores de cargadores para los vehículos eléctricos que utiliza Amazon. En este sentido, los resultados trimestrales publicados por la compañía el pasado jueves revelan que el mercado estadounidense es una pieza fundamental, habiendo aportado 3,2 millones de euros del total de la facturación.

La cifra de negocio total desde enero a septiembre ha sido de 48 millones de euros, cifra que supone un aumento del 280% respecto al mismo período del año anterior y que, según ha indicado la empresa, ha estado un 16% por encima de las expectativas que mantenían. A pesar de ello, sostienen la previsión de generar unas ventas de 68 millones de euros al término del año.

Se trata del trimestre “más exitoso de la historia de Wallbox” habiendo logrado 22 millones de euros en ingresos (un 250% más). En cuanto a su estrategia para el mercado norteamericano, Wallbox también anunció recientemente la construcción de una nueva planta de fabricación situada en Arlington (Texas), donde comenzará a producir el año que viene. Con esta, el fabricante de cargadores tendrá su cuarta planta en todo el mundo.

Relacionados