martes, 17 mayo 2022

Holaluz se desmarca de las prácticas de las grandes eléctricas en plena crisis

La luz sigue siendo una de las mayores preocupaciones para la sociedad española. No es para menos, ya que sigue a niveles salvajes. Las eléctricas están bajo la lupa de quienes piensan que son las culpables de los elevados precios de la luz. Sin embargo, y lejos de ese pensamiento general de que todas las eléctricas se están lucrando del precio de luz utilizando combustibles fósiles, aparece Holaluz. 

La compañía eléctrica se desmarca de las demás empresas del sector. Carlota Pi ha atendido a Inversión.es, y ella define a Holaluz como “una compañía que nació con el firme propósito de conseguir un planeta 100% verde”. Una apuesta clara que conjuga dos cuestiones que, en un primer momento, pueden parecer alejadas. Es decir, asociar luz y energía verde, hoy en día parece algo insostenible. Pero la energética con sede en Barcelona mantiene un propósito “trascendente y genuino”, tal y como dice su presidenta, de acercar la energía verde a la gente a través de la distribución de la luz. 

Carlota Pi considera que “el gran valor diferencial de Holaluz es que nosotros tenemos genuinamente un propósito de conseguir un planeta 100% verde”. Para ella, ese es el “para qué” de la compañía. “Ponemos en el mercado productos que se traducen en ahorro en tu factura de la luz, la energía es verde, y, además, ponemos a la gente en el centro. Esto es lo que nos hace una compañía única”. 

«NUESTRO PROPÓSITO ES ALCANZAR UN MILLÓN DE CLIENTES PARA 2023»

A pesar de que Holaluz es una empresa en crecimiento, ha implantado un modelo disruptivo dentro del sector energético, con el firme propósito de acerar a los clientes a un mundo verde. Un modelo sostenible respaldado por ser “la compañía número 1 del mundo en términos de ESG”, tal y como apunta Carlota Pi. 

PARA HOLALUZ, LA SOLUCIÓN PASA POR LAS RENOVABLES

Una de las dudas que surgen a la hora de asociar la luz con la energía limpia es si realmente las renovables tienen el potencial suficiente como para satisfacer la enorme demanda de luz que existe. La presidenta considera que “no es que sea posible, sino que es la solución”. “España es una isla eléctrica. Todo el consumo eléctrico que se necesita en la península tiene que generarse internamente”, opina Carlota Pi. Y es que España es un país que no aprovecha al 100% todos sus recursos, especialmente el sol. 

“Tener paneles fotovoltaicos en el tejado de casa se va a convertir en un estándar de vida»

“Tener paneles fotovoltaicos en el tejado de casa se va a convertir en un estándar de vida. No sólo resuelve nuestros problemas ambientales, sino que además se termina el problema de los precios”, explica la cofundadora de Holaluz. 

El compromiso de las energéticas con el medio ambiente debe ser una obligación. A pesar de esto, estamos lejos de un mundo descarbonizado, y las eléctricas siguen recurriendo a los combustibles fósiles para producir luz. Aunque sí que existen compañías energéticas verdes, el sector es uno de los que peor percepción tiene de cara a la sociedad. Carlota Pi considera que “generalmente, la gente opina muy mal del sector, sin embargo, el 99% de nuestros clientes tienen una buena opinión sobre el sector”. “Haciendo las cosas alineadas, con unos valores, con el propósito de alcanzar un mundo verde…son puntos que dan credibilidad a Holaluz”, considera la presidenta.

“QUEREMOS ALCANZAR UN MILLÓN DE CLIENTES”

Holaluz, además de ser la cabeza visible de la energéticas verdes, es una compañía cotizada. La eléctrica saltó al BME a finales de noviembre del 2019, en lo que fue la mayor salida a Bolsa de la historia. Tras dos años, “Holaluz mantiene sus objetivos a pesar de que ha habido una pandemia y de que estamos en niveles récord de precios de electricidad”, explica Carlota Pi. La eléctrica debutó en bolsa “con el propósito de alcanzar un millón de clientes para 2023”, añade la presidenta.

Debut bursátil de Holaluz
Debut en Bolsa de Holaluz

“Nuestro objetivo no era salir al BME para quedarnos aquí para siempre, nosotros tenemos una vocación de transitar al mercado principal. Lo haremos cuando corresponda”, añade Carlota Pi.

La empresa barcelonesa crece a un ritmo del 50% interanual, y además lograron aumentar las ventas en un 51,9% en el tercer trimestre, hasta alcanzar los 186,8 millones de euros. Cifras positivas que acercan a la compañía a sus objetivos. 

Si nos basamos en las estadísticas, Holaluz avanza en el mercado de valores casi un 40% desde inicios de año. Pero si estrechamos el cerco, se puede observar un descenso de un 10,86% en los últimos seis meses. “La verdad es que muchas veces no le vemos ninguna coherencia a nuestro recorrido en bolsa con la incursión del negocio”, opina la presidenta. Y es que, el mercado no está reconociendo las buenas cifras y la amplia cartera de negocio de la eléctrica. 

HOLALUZ CON VISTAS A 2023

La compañía mira a largo plazo. Por el momento siguen con su plan de expansión. “No somos una compañía que esté buscando Ebitda por ahora, lo buscaremos en 2023. Ahora estamos buscando crecimiento, y estamos convencidos de que esto se traducirá en un crecimiento en nuestro valor”, concluye Carlota Pi.

Holaluz es la muestra de que se puede ser una eléctrica verde. Las intenciones de la empresa son crecer con el firme propósito de alcanzar un mundo sostenible, en el que además tiene cabida una reducción en la factura de la luz. Por el momento, la compañía se muestra convencida de que alcanzarán su objetivo de un millón de clientes. Hoy por hoy, son más de 378.000 los que “luchan por una luz justa”, tal y como detalla la propia empresa. 

Relacionados