jueves, 11 agosto 2022

Iberdrola y Telefónica, la cara y cruz de la inversión con la escalada de la inflación

La subida de la inflación con crecimiento es el escenario deseado para los inversores en la renta variable e incluso la fija. Sin embargo, los últimos repuntes de los precios traen consigo riesgos e incertidumbre para la renta variable. El crecimiento económico es lento, y aún lejos de los niveles previos a la crisis de la pandemia. Esta situación sería “pasajera“, según ha expuesto el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, y que por tanto no es necesaria una temprana subida de los tipos de interés.

El inmovilismo del BCE contrasta con la petición de los ‘halcones’ y de numerosos analistas que consideran que la inflación va a durar más tiempo del estimado. El mandato del BCE es mantener los precios cercanos al 2%, pero el órgano rector aprobó a finales de julio una flexibilización de este objetivo para impedir que una subida de tipos entorpeciera el crecimiento. Sin embargo, los precios se han disparado muy por encima de las expectativas. Según aquellas actas publicadas el 29 de julio, “implica que la inflación podría superar moderadamente el 2% durante un periodo transitorio”.

No obstante, en algunos países de la Eurozona se ha superado el 5%, como en el caso de España, y se ha alcanzado una media del 4% en el resto de las grandes economías de la Eurozona. Por entonces, se explicó que la subida de los precios se debía a un aumento del consumo de los hogares, pero los datos vuelven a demostrar que esta variable está en retroceso.

LA SUBIDA DE LOS PRECIOS VIENE POR LA OFERTA

Es decir, la subida de precios no se debe al lado de la demanda y por tanto tampoco responde a un crecimiento económico. Si bien, esta fulgurante subida de la cesta de la compra responde al incremento de la electricidad y otros productos energéticos, como el gas. Los materiales y las materias primas se han disparado, y las empresas están trasladando estos precios a sus productos. Es decir, el incremento se produce para que las empresas eviten entrar en pérdidas o reduzcan demasiado sus estrechos márgenes.

Evolución del IPC en España desde 2020. Fuente: INE

Al mismo tiempo, este repunte de la inflación está teniendo otros sobrecostes para las compañías. Por un lado, las más endeudadas tendrían un incremento en la refinanciación y aquellas que dependen directamente del consumo, como Inditex o Telefónica, mientras que por otra parte las hay que se benefician con el incremento de los precios, como las asociadas a la energía, como Iberdrola, Endesa o Naturgy.

VUELTA EN ‘V’ EN IBERDROLA TRAS SU H-C-H

Para beneficiarse de esta subida de los precios dentro del Ibex 35, Juan Enrique Cadiñanos, director en España de Admiral Markets, ha realizado para INVERSIÓN la estrategia a seguir en Iberdrola y Naturgy. A su juicio, la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán “ha cumplido su objetivo por el hombro-cabeza-hombro (una figura bajista) que formó entre junio de 2020 y el mismo mes de 2021“. En este sentido, ha considerado que una vez realizada esta figura, “se presta a volver a ver una recuperación de precios con intención de atacar máximos anteriores”. “La figura de cambio de tendencia es buena con la vuelta en V, por lo que aún le podría quedar mucho recorrido en el medio plazo”, ha indicado Cadiñanos desde el punto de vista técnico.

Iberdrola se puede seguir beneficiando del aumento de una inflación, para la que aún ni el BCE ni el Gobierno español han tomado medidas de impacto

Asimismo, por fundamentales, ha considerado que la eléctrica más grande de España “se puede seguir beneficiando del aumento de una inflación, para la que aún ni el BCE ni el Gobierno español han tomado medidas de impacto”. “Los precios podrían seguir aumentando y beneficiando sus balances de resultados”, ha destacado.

No obstante, ha indicado que el PER de Iberdrola es “algo elevado”, al situarse por encima de 19. Sin embargo, la Beta se sitúa en el 0,54 con respecto al Ibex 35, un valor que “no representa volatilidad negativa“; mientras que el beneficio por acción (BPA) de los últimos resultados de la eléctrica es “bueno”.

VOLATILIDAD EN AUMENTO PARA NATURGY

Respecto a Naturgy, Cadiñanos ha destacado que es una “compañía que sigue escalando posiciones y sigue manteniendo una estructura alcista muy limpia”. En este sentido, ha destacado que la entidad presidida por Francisco Reynés supera resistencias de corto y medio plazos y “marcando nuevos objetivos”. “La volatilidad está aumentando debido a la situación actual y el aumento de la inflación, pero es algo que se controla bastante bien”, ha considerado el alto ejecutivo de Admirals Markets.

A juicio de este experto, “mientras no se tomen medidas adicionales, los precios van a seguir aumentando y la volatilidad también”. La Beta de Naturgy, situada en 0,76, “representa un control importante”, mientras que “en sus últimos resultados presentó un BPA con pérdidas de -0,28”.

INDITEX, ESPECIALMENTE PERJUDICADA

Cadiñanos, por otro lado, ha indicado que una subida de la inflación “perjudica a muchos sectores“, entre los cuales ha destacado la parte de consumo. “Inditex sería una empresa que se podría ver especialmente perjudicada en esta situación, así como Telefónica“, ha considerado.

A su juicio, Inditex aguanta el tipo con una buena estructura técnica. “Y es que la situación actual no perjudica a la compañía, pero en el momento que siga aumentando la inflación, el IPC y se terminen los ERTES y ayudas, será entonces cuando pasemos a una situación en la que la gente reducirá de forma drástica el consumo”. En ese momento, “Inditex se vería muy perjudicada”. “Una estrategia que incluya posiciones cortas en la entidad no sería una locura para el medio o incluso largo plazo”, ha indicado. De esta forma, podrían verse precios cercanos a los 26 euros por acción de nuevo.

De cara al análisis fundamental, el BPA de Inditex fue de 0,62 en sus últimos resultados, pero “tiene un PER desorbitado para el sector al que pertenece”. La Beta de la entidad presidida por Pablo Isla alcanza el 1,05, cifra que indica que la “volatilidad se puede descontrolar en cualquier momento”. Al respecto ha destacado que habría que esperar “si el BCE y/o el Gobierno de España toman medidas adicionales” para conocer la deriva final de los precios.

DEBILIDAD EN TELEFÓNICA POR LA INFLACIÓN

En cuanto a Telefónica, ve “una debilidad importante” tras los últimos movimientos corporativos. “Ha perdido mucho protagonismo en el sector al que pertenece y eso se ve reflejado en las cifras de sus recientes resultados presentados, pero también han conseguido recortar mucho los gastos operativos y director, por lo que han conseguido compensar la pérdida de fuerza”, ha destacado Cadiñanos.

Con todo, “la tendencia en el largo y medio plazo sigue siendo bastante mala y si la situación actual en España y Sudamérica empeora, las cifras de Telefónica se verán especialmente perjudicadas“. “Los precios de la entidad podrían seguir reflejando recortes hacia niveles de soporte de largo plazo, como son los 2,60 euros por acción”, ha apuntado.

EL EURO, DEBILITADO FRENTE AL DÓLAR POR LA INFLACIÓN

El euro-dólar “sigue cumpliendo perfectamente los parámetros del hombro–cabeza –hombro formado entre julio de 2020 y junio de 2021”. El objetivo final sería cotizar en niveles cercanos al 1,12, “cifra muy complicada en el escenario actual, pero tampoco hay que olvidar que a principios de año cotizaba en el entorno de los 1,08“, ha analizado Cadiñanos. En este sentido, el experto ve como la situación macro “refleja mucha debilidad para el euro”. Un escenario que se complicaría aún más si no se producen cambios. Así, se ha fijado en las cifras de deuda, aumento de paro y subida del IPC, que repercutirán “negativamente en la evolución del euro”.

El dólar, por su parte, “no tiene una fortaleza importante que pueda reflejar un acompañamiento a esos movimientos”. En este punto ha recomendado “estar muy pendientes de la evolución de las medidas que se vayan tomando en las próximas semanas o meses”.

Relacionados