jueves, 11 agosto 2022

ACS trata de ahuyentar a sus bajistas con la ayuda de Biden y Australia

La situación bursátil de la compañía de Florentino Pérez ha hecho que diferentes fondos bajistas presionen durante todo el año, algo que ACS pretende soliviantar a golpe de contratos en Estados Unidos y Australia. Tras recuperarse del canal bajista que encadenó durante varios meses, sumando agosto y septiembre en positivo, ACS volvió a cerrar octubre en pérdidas en el selectivo madrileño. La multinacional se mantiene en los 23 euros por acción y encamina noviembre con un avance del 2%, aunque con más correcciones que subidas.

La constructora del presidente del Real Madrid es el sexto valor del Ibex 35 con peor desempeño en bolsa en lo que va de 2021 (-8,43%). Esta circunstancia ha provocado que varios ‘hedge founds’ hayan mantenido durante gran parte del año posiciones en corto en contra de ACS. Desde marzo hasta hoy, grandes fondos han llevado a cabo estos ataques a la compañía de Florentino Pérez, empezando por AKO Capital. La firma de inversión londinense comenzó con una posición del 0,7%, que ha ido elevando hasta el 1,2% obtenido el pasado 13 de octubre, según consta en los registros de la CNMV.

Otra de las grandes firmas que han tenido como presa favorita a ACS es el fondo estadounidense liderado por el ex de Goldman Sachs, Cliff Asness, AQR Capital. Atacó el pasado julio con una posición en corto del 0,5% y actualmente mantiene su posición bajista en el 0,89%. Del único bajista que se ha librado la constructora es del fondo de cobertura Marshall Wace, que ha mantenido posiciones en corto de entorno al 5% hasta el pasado octubre. Es la primera piedra que Florentino Pérez se ha quitado del camino, gracias a las adjudicaciones de las que se está beneficiando a nivel internacional.

PLAN BIDEN

La estrategia internacional de la empresa cotizada pasa por los numerosos contratos que se está adjudicando a través de su filial Cimic en Australia, así como por el plan de infraestructuras que Joe Biden ha logrado aprobar en el Congreso de Estados Unidos, que incluye la mayor dotación en 65 años a este propósito. Analistas y expertos coinciden en que ACS será una de las grandes compañías españolas beneficiadas en el reparto de los contratos millonarios que adjudique el gobierno estadounidense.

Aunque el desembolso de la administración Biden no será tan grande como se esperaba en un principio, pues de los 2,25 billones que anunciaron en marzo finalmente solo serán 1,2 billones de dólares, la inversión en infraestructuras supondrán una oportunidad única para ACS. El país destinará 555.000 millones de dólares (unos 480.000 millones de euros) en gasto nuevo de aquí a 2030.

El paquete incluye 110.000 millones de dólares para carreteras, puentes y otros grandes proyectos, además de 66.000 millones para mejoras en el transporte ferroviario, tanto de pasajeros como de mercancías y 39.000 millones para el transporte público. Además, recientemente ACS y OHLA anunciaron el refuerzo de su cartera en Estados Unidos con un proyecto ferroviario conjunto de 2.600 millones de dólares (unos 2.250 millones de euros).

SE HACE DE ORO EN AUSTRALIA

La otra gran baza de ACS este año se encuentra en Australia. A través de sus filiales, principalmente de Cimic, encadena meses adjudicándose contratos millonarios en este territorio y continúa en negociaciones para cerrar otros jugosos contratos. Y es que, desde el pasado marzo, ha cerrado hasta 15 contratos en el país oceánico por un valor de 8.575 millones de euros. El último, nada menos que por un importe de 2.460 millones de euros para la construcción de unos túneles en Melbourne.

Actualmente la compañía de Florentino Pérez se encuentra en negociaciones para cerrar otro contrato en Australia. Tres consorcios formados por empresas como Acciona, ACS y FCC han entrado en un concurso para hacerse con las obras de ampliación del metro de Sídney, proyecto cuyo presupuesto asciende a 6.700 millones de euros.

Con la intensa actividad internacional en Estados Unidos y Australia, así como el proceso de desindustrialización que está llevando a cabo con la venta de su filial Cobra a Vinci, ACS busca deshacerse de sus bajistas y poder mirar hacia arriba en la bolsa española. Con la vista puesta en los resultados trimestrales que presenta este jueves, los inversores esperan que la estrategia de Florentino Pérez repercuta en el comportamiento de las acciones de la compañía.

Relacionados