jueves, 11 agosto 2022

Repsol, en el foco de la inversión tras iniciar su recompra de acciones

Repsol ha anunciado un potente programa de recompra de acciones. En total, 35 millones de títulos desde este miércoles, aproximadamente el 2,29% del capital de la compañía, y las operaciones se realizarán entre el 10 de noviembre y hasta el cierre del próximo 2022. El importe máximo autorizado por la compañía alcanza los 756,7 millones de euros, y las adquisiciones se realizarán bajo dos condiciones.

Teniendo en cuenta el precio actual de la cotización, las compras de Repsol en este programa serían a una media de 21,62 euros por título, siempre y cuando invierta el máximo autorizado. Sin embargo, este precio supone un incremento del 95% respecto a la actual cotización de la empresa energética. Las condiciones del programa son muy claras y podrían variar significativamente este precio medio.

Según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la adquisición de las acciones se realizará a precio de mercado, pero el precio no podrá superar al de la última operación independiente, ni tampoco a la oferta independiente más elevada en ese momento en los centros de negociación. Asimismo, el volumen de las compras no podrá superar en ningún momento el 25% del volumen medio diario, calculado sobre los últimos veinte días hábiles de cotización.

LA CANTIDAD MÁXIMA AUTORIZADA POR REPSOL: 756,7 MILLONES

La firma presidida por Antoni Brufau ha indicado que solo se ha tenido en cuenta el precio de mercado de las acciones para fijar el máximo del programa. De esta forma, tanto las comisiones como los gastos de corretaje no computarán en esos 756,7 millones de euros.

De esta forma, la petrolera tendrá hasta el 31 de diciembre de 2022 para realizar las recompras de acciones. Eso sí, este programa podría terminar antes del plazo previsto si se alcanzan los objetivos o bien si Repsol hubiera cubierto el máximo del programa o bien si concurriera otra circunstancia que así lo aconsejara o exigiera.

Los inversores han dado una cálida bienvenida a este programa. No es para menos al dar un potencial de subida de casi el 100% en apenas un año. No obstante, el precio de las acciones aún no ha alcanzado niveles clave. Si bien este anuncio ha sentado muy bien al mercado, Repsol deberá cerrar por encima de los 11,24 euros para dar pie al interés comprador por parte de los inversores y volver a confiar en un testeo a los máximos anuales, en los 11,78 euros por título. Este miércoles, Repsol ha cerrado en los 11,06 euros por título.

OJO A LOS 10,25 EUROS. SI REPSOL PIERDE ESTE NIVEL PODRÍA VOLVER A LOS 9,8

Si consigue afianzar esos 11,24 euros, tendría el camino despejado para atacar esos máximos anuales. Para ello, tendría que respetar la pauta de mínimos crecientes, y no romperla bajo ningún concepto. De esta forma, el precio de la acción de Repsol debería situarse por encima de los 10,55 euros en todo momento. En caso de perder este nivel, existe un alto riesgo de bajar hasta la zona cercana a los 9,80 euros, un nivel no visto desde mediados de septiembre de este año.

Repsol ha dado un fuerte empujón desde los mínimos del tercer trimestre del año. Las subidas acumuladas desde los 8,75 euros son del 35% y sin apenas correcciones de intensidad. Por los retrocesos de Fibonacci, la caída más plausible sería hacia la zona de los 10,25 euros, coincidiendo con el 50% del retroceso. Este nivel abriría la puerta a subir de nuevo a Repsol y comprar. Si respeta las pautas mencionadas, Repsol podría volver a conquistar los máximos no vistos en tres años, sobre los 14 euros, aunque por el momento es un objetivo a medio plazo y con la recompra de acciones podría animarse a cogerlos antes de lo esperado.

El mercado, por otro lado, también ha dado la bienvenida a los resultados del tercer trimestre. La compañía ha obtenido 1.939 millones entre enero y septiembre de este año, un incremento del 32% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio. Asimismo, ha propuesto mejorar el dividendo en efectivo en un 5%, hasta los 0,63 euros por acción.

LOS RESULTADOS Y LA SUBIDA DEL DIVIDENDO, CLAVE EN LOS ASCENSOS EN BOLSA

El consejo de administración ha acordado someter a la aprobación de la próxima junta el pago en 2022 de una retribución complementaria a los accionistas de 0,33 euros brutos por acción, que se sumaría a la retribución de 0,30 euros brutos por acción (con cargo a reservas libres) cuyo pago está previsto tenga lugar en enero de 2022. 

Además, ha propuesto y aprobado una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,9%, y por el que se ha iniciado esta recompra de acciones.

El resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, ha alcanzado los 1.582 millones de euros. Todos los segmentos han aportado ganancias, mientras mantiene su meta de emisión neta en 2050. Estas cuentas superaron las expectativas del mercado, debido principalmente al incremento del precio de los combustibles.

Relacionados