sábado, 03 diciembre 2022

La sentencia en contra de Sacyr representa una oportunidad técnica al alza por un +25%

Sacyr presentó resultados trimestrales el pasado 4 de noviembre los cuales son muestra de la fortaleza del negocio, el cual apalancado de su plan estratégico 2021-2025, la convierten en una compañía sólida.

Los ingresos de Sacyr ascendieron a 3.309,8 millones de euros lo que equivale a un incremento del 3,3% frente al mismo periodo del año anterior. El margen ebitda se incrementó un 19,4% alcanzando los 629,9 millones de euros lo que dio como resultado un beneficio neto atribuible de 60,2 millones de euros correspondiente a un incremento del 27,8%.

Estos resultados, los cuáles son buenos de cara al mercado deberían corresponder a un impacto al alza en el precio de la acción. Sin embargo, como podemos ver en el gráfico, justamente desde el 4 de noviembre el precio de la acción de Sacyr se desvalorizó cerca del -9,5% dado que el mismo día de rendición de cuentas, el juzgado 26 de Madrid condenó a Sacyr en compañía de ACS y Abertis, al pago de 450 millones de euros a favor de Haitong Bank por las radiales quebradas 3 y 5 de Madrid, las cuales finalmente tuvo que rescatar el gobierno.

De esta sentencia le correspondería pagar a Sacyr cerca de 141 millones de euros a lo cual, Manuel Manrique, presidente de Sacyr, ha dicho que llegará hasta las últimas instancias judiciales para evitar un impacto negativo futuro en sus cuentas, recordemos que el beneficio neto de lo corrido del año fue de 60,2 millones, es decir, que no se lo pueden permitir.

El modelo financiero y de gestión de Sacyr, genera la confianza de una inversión a mediano y largo plazo. Desde inicios de septiembre venimos realizando compras en las acciones de Sacyr con objetivo cumplido en 2,3 euros, pero al mismo tiempo hoy por hoy, muestran oportunidad de continuación alcista.

imagen 14 Inversion.es

Actualmente el precio se encuentra visitando el soporte más cercano de finales de septiembre en inmediaciones de los 2,23 euros el cual confluye con la directriz alcista macro que se ha desarrollado desde marzo de 2020 cuando el precio alcanzó los mínimos creados por la pandemia. Por lo cual, una acción que se ha valorizado más del 120% desde esos mínimos, es normal que presente un retroceso equivalente al -10% el cual, al mismo tiempo nos permitirá ingresar nuevamente.

Técnicamente, si vemos que el precio respeta el último soporte y realiza una formación de truco sobre dicho soporte que confluye con la directriz alcista que al mismo tiempo está apoyado del índice de fuerza relativa que se encuentra en niveles de sobreventa, nos indicaría el momento oportuno de comprar en busca de un primer objetivo en el máximo anterior en 2,52 euros. Posteriormente el precio deberá buscar un segundo objetivo en los máximos previos a la pandemia ubicados arriba de los 2,7 euros por acción, lo que equivale a una rentabilidad de entre el 12% y 25% a mediano y largo plazo.

Relacionados