martes, 17 mayo 2022

Tesla, a merced de un tuitero llamado Elon Musk

Los precios de las acciones en Bolsa ascienden o bajan en función de diversos factores. Los resultados empresariales, las expectativas de la compañía y analistas, los gurús tan seguidos por los inversores, los movimientos de los grandes fondos de inversión o por Twitter, entre otros. La red social se ha convertido en el altavoz de Elon Musk, technoking, director ejecutivo y cofundador de Tesla, para poder mover el precio de las acciones del gigante del vehículo eléctrico a su antojo.

Musk puede permitirse el lujo de hacer subir o bajar el precio de las acciones a golpe de tuit. Ostenta el 23% del capital total de este gigante, cuya capitalización alcanza el billón de dólares. La participación de Musk, a precios actuales, es de unos 230.000 millones de dólares. Hay formas de conseguir, con este capital, que una acción suba.

Como anunciar nuevas compras o importantes ‘hitos‘ antes de la apertura del mercado o al cierre del mismo. Lograr que bajen, y por tanto ir en contra de los propios intereses, es cosa de Elon Musk. Sus anuncios se realizan a través de Twitter, cuya cuenta ha cambiado recientemente de nombre.

UNA ENCUESTA PARA DESATAR UNA OLEADA DE VENTAS EN TESLA

El pasado sábado realizó una encuesta, que prometió ser vinculante, a sus más de 63 millones de seguidores. La pregunta era sencilla pero con fuertes implicaciones no sólo para los ejecutivos de la empresa, sino también a los miles de familias que han apostado por la empresa para invertir sus ahorros. «¿Debo vender el 10% de mis acciones de Tesla?». Esta fue su pregunta en respuesta a una medida planteada en el Congreso de Estados Unidos, con mayoría demócrata, para hacer pagar impuestos a las grandes fortunas.

¿Debo vender el 10% de mis acciones de Tesla?

La petición, que no ha salido adelante, exigía tributar por las plusvalías latentes, es decir, abonar impuestos por la revalorización de las acciones sin llegar a venderlas. Una forma más de esquilmar los ahorros de quienes han trabajado duro para convertir sus empresas en las más punteras del mundo. Con este gravamen se sufragaría el plan de Joe Biden para infraestructuras.

La mayoría de los 3,5 millones de seguidores de Musk respondieron que el directivo debía vender su 10%, desatando en el premarket una fuerte caída de las acciones de Tesla. El precio de los títulos del gigante del motor, la quinta compañía con mayor capitalización del mundo, cayó un 6% en la sesión del pasado lunes, y se ha derrumbado más de un 11% en la jornada de este martes. Así, ha pasado de los 1.221 a poco más de 1.000 dólares en tan sólo dos jornadas desde que Musk hiciera la fatídica pregunta. De esta forma, el valor de Tesla ha caído en 18.000 millones de dólares en apenas 48 horas.

TESLA PIERDE 18.000 MILLONES DESDE LA PREGUNTA DE ELON MUSK

Si Musk vendiera a mercado su 10% supondría casi el 80% del volumen de negociación de la compañía. En concreto, Tesla mueve cerca de 27 millones de títulos diarios. De hacerlo en una sola operación, la caída en Tesla sería muy pronunciada debido a que superaría a la demanda de títulos. De hecho, en la jornada de este martes, las acciones de este gigante han rondado en el nivel de los 1.026 dólares.

Para que el fisco estadounidense pueda percibir dinero contante y sonante de Musk, éste debe vender acciones. Y es que, su salario lo percibe en títulos de la compañía. «La única forma de pagar impuestos personalmente es vender acciones», ha asegurado Musk su perfil personal. Ni una sola de las empresas con las que tiene contrato paga en dólares, sino en acciones, incluso con SpaceX.

En el último año, las acciones de Tesla se han disparado un 43,5%, incluyendo las caídas de este martes. Los inversores apostaron por la compañía tras la publicación de sus cuentas y su acuerdo de venta de vehículos a Hertz. Asimismo, el plan de Biden también ayuda a la compañía, más cuando el objetivo fijado por la administración estadounidense es que el vehículo eléctrico alcance una cuota del 40% en 2030. Eso sí, sin imponer prohibiciones o restricciones como sí ha hecho la Unión Europea.

LA SEC ADVIRTIÓ A MUSK POR HABLAR MÁS DE LA CUENTA EN TWITTER

El peso de Tesla en el Nasdaq ha supuesto que este índice bata máximos tras máximos en las últimas semanas. El índice más importante a nivel tecnológico se codea con los 16.100 puntos, diez veces más de los niveles registrados en 2008 y cuatro veces por encima de los máximos alcanzados en la burbuja tecnológica del 2000.

No es la primera vez que Musk juega contra los intereses de los accionistas de Tesla. La SEC, el regulador bursátil estadounidense, le ha advertido por actuar de esta forma. De hecho, ahora sería un problema más grave al anunciar la venta del 10% de sus acciones, más cuando sus seguidores saben que su palabra es ley.

De hecho, tras estas advertencias de la SEC, Musk tendría que tener el visto bueno de un abogado antes de comunicar cualquier decisión de su inversión en Tesla. Aún no se ha aclarado si la encuesta ha tenido supervisión, pero sí ha tenido fuertes implicaciones en el precio de los títulos.

Cabe señalar, además, que Musk tiene aún opciones sobre acciones de Tesla, que no ha ejecutado por el momento. De hacerlo, incrementaría su posición en la automovilística de moda.

EL JUEGO DE MUSK EN TWITTER, DE TESLA AL DOGECOIN

Por otro lado, no es la primera vez que unas palabras de Musk interfieren en otros mercados, especialmente en las criptomonedas. Lo ha hecho con Dogecoin, elogiando la ‘moneda del pueblo’ por encima de otras opciones. Según sus propias declaraciones, el 33% de los propietarios de criptomonedas en Estados Unidos han invertido en Dogecoin, un sistema de pago en línea basado en el meme perruno más conocido de Internet. Lo comparó con Shiba Inu, cuyo valor se había disparado antes del tuit. De hecho, la subida de los shiba inu se ha disparado a lo largo de su corta historia un 73.820.923%. Este token está basado en Ethereum, la segunda criptomoneda más seguida en el mercado, y que aspira a convertirse en una alternativa al conocido Dogecoin.

«Mucha gente con la que hablé en las líneas de producción de Tesla han invertido en Dogecoin. No son expertos financieros ni tecnólogos de Silicon Valley. Por eso decidí apoyar a Doge, se siente como la criptomoneda de la gente», afirmó Musk. Asimismo, se atrevió a dar consejos para impulsar esta cripto, como un desarrollo para reducir las tarifas o el tiempo del bloque, e incluso aumentar el tamaño de éstos.

El tuit fue respondido por el creador de esta moneda, Billy Markus. «En mi opinión, Dogecoin es rápido, escalable y económico de enviar, es todo lo que necesita ser, no necesita ser otra cadena de bloques que aloje NFT u otros tokens o lo que sea, la tecnología para llegar allí es compleja, pero esa utilidad es simple y necesaria: belleza en la simplicidad«, dijo Markus.

Musk, por otra parte, ha mostrado su pasión por el bitcoin, ether y dogecoin. Aunque ha admitido no poseer esta última, quizá por la falta de efectivo.

Relacionados