lunes, 04 julio 2022

Acerinox tiene un potencial del 40%, es momento de comprar

Los resultados trimestrales de Acerinox presentados el pasado 3 de noviembre fueron muy buenos e impactantes frente al mercado, pero tristemente no lo suficiente de cara al movimiento de la acción que el mismo día se desvalorizó cerca de un -6%.

Acerinox incrementó la facturación en un 38% entre enero y septiembre alcanzando los 4.769 millones de euros gracias a la recuperación de la demanda y la mejora de los precios. El ebitda trimestral alcanzó 293 millones que corresponde a un incremento del 35%. Al mismo tiempo el ebitda registrado de enero a septiembre alcanzó 671 millones de euros, es decir, 2,7 veces superior que en 2020. Resultado de este trabajo, Acerinox presentó beneficios netos del 3T de 272 millones de euros, 6 veces más que el mismo periodo de 2020 para un total de 373 millones en los 9 meses de 2021, casi 11 veces más frente al mismo periodo de 2020.

Otro de los datos relevantes hace referencia a la disminución en 74 millones de euros en deuda financiera neta del grupo al tercer trimestre con respecto al 30 de junio de 2021. En definitiva, son resultados mejores que los esperados, los cuales, en el mediano y largo plazo, deberían impactar el precio de la acción arriba de los 15 euros.

Encontramos dos situaciones por las cuales el día de la presentación de resultados, las acciones de Acerinox, como de la mayoría de las empresas del sector presentaron retrocesos. El primero de ellos si recordamos, el 3 de noviembre se hizo oficial por parte de Estados Unidos, el inicio del tapering. Jerome Powell anunció en la reunión de FOMC, el inicio de la reducción de sus compras mensuales de bonos en 15.000 millones de dólares lo cual estimaría que el programa de compra de bonos terminaría para junio de 2022. Según la Fed, los estímulos creados para afrontar la pandemia con los cuales se lograron importantes avances en la economía se deben retirar. Es claro que los estímulos inyectan de liquidez el mercado que unido a los problemas de abastecimiento y a los sobrecostos de transporte, repercuten en el incremento porcentual del precio de las materias primas y por ende del acero lo que conlleva a una época transitoria inflacionaria. De esta forma, al eliminar los estímulos creados, el mercado entiende que los precios de materias primas, incluido el acero, deberían reducirse, frenar la inflación y, por ende, el comportamiento del acero como de las empresas del sector debería presentar retrocesos en el corto y mediano plazo.

Otra de las condiciones propias del movimiento de la acción de Acerinox para el pasado 3 de noviembre se debe a que técnicamente la acción se encuentra trabajando en una área de lateralización histórica la cual sirve de referencia técnica para impulsar el precio al alza.

Adicional a ello, encontramos un claro ejemplo de regularidad del mercado el cual, después de realizar movimientos ascendentes, toma beneficios (ventas), hasta dicha área que confluye con el 61,8 de retroceso de Fibonacci. Por lo cual técnicamente, una vez el precio llegue a dicho nivel en inmediaciones de los 10,6 euros que confluye con el nivel inferior del área de lateralización histórica y apoyado con el índice de fuerza relativa que está en niveles extremos de sobreventa, indicaría oportunidad inminente de compra en busca de un primer objetivo en los 12,5 euros y segundo objetivo en 15 euros operación con beneficio entre un 18 a un 40% a largo plazo.

Relacionados