martes, 17 mayo 2022

Grifols se consolida como una de las peores e inicia su descenso a los mínimos de 2016

Grifols no logra detener su hemorragia bursátil. Los títulos de la líder de hemoderivados muestran un feo aspecto técnico, con la posible formación de un hombro-cabeza-hombro de largo plazo. La posible figura tremendamente bajista está borrado de un plumazo las ganancias en Bolsa de los últimos años, dando pie a caídas más pronunciadas, como tratar de coger un cuchillo afilado en plena caída desde la mesa.

Grifols es la tercera peor empresa del Ibex 35 desde enero. Las caídas acumuladas hasta ahora superan el 23% y ha perforado importantes soportes, incluyendo sus propios mínimos anuales, situados hasta este jueves en los 18,21 euros. El principal soporte al que podría dirigirse se encuentra un 15% por debajo de los precios actuales, hacia la zona de los 15,5 euros. Este nivel no se ha visto en Grifols desde 2016 y es más factible que fuera a visitarlo que volver a reconquistar máximos anuales.

No lo hará de forma vertical, sino con los retrocesos de Finonacci, rebotes del gato muerto para cazar a los incautos. Y es que, su tendencia es claramente bajista desde los máximos. Cada uno de los niveles más elevados es inferior a su inmediato precedente, mientras que los mínimos son cada vez más bajos. El valor no ha vuelto a tratar de alcanzar resistencias y está aún a un 7% por debajo de su resistencia de corto plazo.

APARICIÓN DE LOS BAJISTAS EN GRIFOLS

La estrategia, en caso de ir a favor de la tendencia, sería abrir posiciones en zonas de soporte que han pasado a convertirse en resistencias, con una protección cercana al 3% para cortar la posición en caso de que haya un rebote más fiable y que indique un cambio de tendencia. El objetivo sería buscar los 16,7 euros por título o zonas cercanas a ese precio. Esta operativa la ha iniciado AKO Capital, que ha aflorado un 0,64% a la baja en el valor.

Los motivos por los que los inversores han huido de Grifols son varios. El primero de ellos es la eliminación de su dividendo en efectivo hasta cumplir con un objetivo de endeudamiento inferior a 4 veces. Según ha asegurado este jueves Grifols, este objetivo no se alcanzaría hasta 2023. Por tanto, la remuneración al accionista no se retomaría a 2024. En el Ibex 35, los inversores buscan dividendos para obtener rentabilidad en sus inversiones. En este momento, la líder de los hemoderivados estudia distintas fórmulas alternativas para abonar a sus inversores.

Asimismo, otra de los motivos de los descensos es la falta de visibilidad de su negocio. La empresa controlada por Victor Grifols no dará a conocer sus cuentas correspondientes al tercer trimestre, un hecho permitido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Y es que, el cambio normativo sólo exige la rendición de cuentas anuales y semestrales a las empresas cotizadas. Todas las grandes entidades del Ibex 35 continúan publicando sus números, cifras e informes en un ejercicio de transparencia, pero Grifols se ha descolgado. Sin conocer la evolución de sus cuentas es muy complejo poder tomar decisiones de inversión en base a un criterio riguroso y serio.

GRIFOLS, SIN DIVIDENDO EN EFECTIVO HASTA AL MENOS 2024

En vez de dar a conocer sus cuentas, Grifols ha repasado algunos de los hitos y dado previsiones tras el tercer trimestre. Entre los compromisos de la compañía está la de contener el endeudamiento, que espera reducir en 4 veces en 2023 y a 3,5 veces en 2024.

Asimismo, ha destacado que el cierre del acuerdo con el fondo soberano de Singapur (GIC), que realizará una inversión de unos 1.000 millones de dólares en Biomat USA, supondrá la entrada de un inversor estratégico para Grifols, que destinará la totalidad de los fondos obtenidos para amortizar deuda. Además, la compañía continuará con su plan de desinversiones en activos no estratégicos, como ha hecho con su negocio de hemostasia por un importe de 25 millones de dólares en efectivo. En esta operación se han incluido todos los activos relacionados con el diagnóstico de los trastornos de la hemostasia, la totalidad de la I+D dedicada a este negocio, junto con los 25 empleados vinculados con la actividad.

CONTENCIÓN DE GASTOS TRAS EL ENCAJE DE GIC

Según ha anunciado la compañía, Grifols sigue trabajando activamente en este plan de desinversiones no estratégicas evaluando su cartera de productos y priorizando el crecimiento y la rentabilidad de acuerdo con su estrategia de creación de valor a largo plazo. En esta estrategia de reducir la deuda, Grifols contendrá sus gastos operativos en unos 100 millones de euros anuales que, sin impactar en los esfuerzos en innovación, permitirá seguir favoreciendo la gestión de su desempeño económico.

Por otro lado, la compañía vio afectado su negocio de recolección de plasma debido a las restricciones por la pandemia. Asimismo, los estadounidenses recibían el apoyo de la administración para paliar los efectos de la pandemia. La administración de Joe Biden aprobó un paquete de medidas consistentes en el envío de cheques de 1.400 dólares por persona para quienes se encontraran por debajo de un límite, con el fin de completar los 600 dólares que habían percibido en diciembre estas mismas personas. Asimismo, los parados tenían un suplemento de 400 dólares semanales hasta este mes de septiembre. Estos estímulos han terminado, por lo que Grifols espera que aumenten las donaciones de plasma en sus casi 300 centros en Estados Unidos.

Relacionados