lunes, 04 julio 2022

La ley de ordenación de los transportes terrestres impide que la acción de Aena se dispare

Una de cal y otra de arena para AENA. Mientras el pasado 29 de octubre se regocijaba con la entrega de los resultados financieros del tercer trimestre, por otro lado, se enfrenta al difícil proceso de la enmienda que interpone la ley de ordenación de los transportes terrestres mediante la cual, AENA tiene que suprimir las rentas mínimas anuales garantizadas que debían pagar los arrendatarios durante los meses de confinamiento.

Como es conocido, AENA acordó con los inquilinos la eliminación del pago de alquiler por los tres primeros meses del estado de alarma, así como un descuento del 50% de la renta mínima desde el fin del estado de alarma hasta el pasado 30 de septiembre. Por lo tanto, todos los inquilinos deberían comenzar a pagar a partir del primero de octubre el 100% de las rentas, situación que no se ha cumplido en especial por algunos de los más grandes inquilinos los cuales son Dufry, Areas y SSP, quienes han decidido llevar a Aena a los tribunales por el incumplimiento de la ley impuesta.

La ley de ordenación de los transportes terrestres indica que el costo del alquiler debe ser facturado de acuerdo con el tráfico de pasajeros el cual para el año 2020 descendió cerca de un 70%. Aunque ha mejorado el tráfico de pasajeros, aún se mantiene por debajo del 60% respecto al registrado en 2019 previo a la pandemia.

Esta situación tomará tiempo en resolver para llegar a un acuerdo que de seguro necesitará la mano del congreso, quien de una u otra forma dejará de percibir cerca de 1500 millones de euros en pérdidas debido a la medida teniendo en cuenta que de los principales accionistas de la compañía encontramos al propio Estado.

Mientras tanto, estamos muy interesados en continuaciones alcistas para el precio de la acción de AENA el cual posterior a los resultados trimestrales, con lo cual impulsó el precio cerca de un 7,5% al alza, presenta un retroceso que ha respetado perfectamente el soporte más importante en gráfico de marcos semanal del primero de junio de 2020 en inmediaciones de los 144,7 euros por acción.

Por lo tanto y de acuerdo con la estructura macro, estaremos pendientes de la apertura de la acción para el próximo lunes de manera tal que, ubicándose sobre los 151,10 euros, indicaría una alta probabilidad de movimiento alcista. Allí realizaremos compras para buscar como objetivo total los máximos previos a la pandemia ubicados arriba de los 178 euros por acción lo que corresponde a un beneficio del 18% para el mediano plazo.

Relacionados