lunes, 04 julio 2022

Cautela sobre IAG: la recuperación se retrasa y no volverá a niveles prepandemia en 2022

Berenberg la tiene tomada con IAG, gigante europeo de la aviación. La casa de análisis alemana cambió su apuesta por IAG hace apenas un mes, de ‘comprar’ a ‘mantener’, y ahora mantiene la misma idea, pero advierte de los riesgos a los que se enfrenta la matriz de Iberia y de Vueling.

“La recuperación de IAG se ha retrasado“, ha advertido Berenberg en un reciente análisis sobre el holding formado por British Airways, Iberia y Vueling, entre otras empresas. A su juicio, las operaciones en Reino Unido se han visto afectadas con mayor intensidad debido a las restricciones. No obstante, ha considerado que sólo la reapertura de sus rutas hacia el Atlántico, frente a las de Asia-Pacífico, pueden revertir este bajo rendimiento de cara al próximo ejercicio.

Pese a las advertencias, los bajistas en IAG se repliegan. Citadel ostenta ahora el 0,999% del capital, frente al 1,2% que ha llegado a inicios de noviembre de este mismo año.

Las acciones de IAG continúan estando caras

Los analistas estiman, por el momento, una pérdida operativa cercana a los 325 millones de euros en el cuarto trimestre del año, frente a los 403 millones estimados en octubre. La reducción de los números rojos se debe principalmente a la mejora en la tendencia de las reservas. Pero aún así, las “acciones de IAG continúan estando caras” y por tanto limita el potencial alcista. El precio objetivo de Berenberg en este momento es de 2 libras por título, frente a los 1,62 registrados a cierre de este lunes. De esta forma, le da un potencial alcista respecto al cierre del mercado del 18%.

IAG, PENDIENTE DE LOS VUELOS AL OTRO LADO DEL ATLÁNTICO

Según los cálculos de la casa de análisis, IAG tendría una mejora si se abren las rutas del Atlántico. Los niveles de reservas actuales suponen un 80% respecto a los niveles de 2019, principalmente las de largo recorrido. Hacia Estados Unidos y Canadá, “los niveles de reservas han alcanzado el 100% respecto al 2019“, según ha apuntado la firma, mientras que para Latinoamérica han superado estos niveles.

La aerolínea “espera restaurar completamente su capacidad en el Atlántico Norte para verano de 2022”, pero tan sólo ha incrementado su capacidad en seis puntos de cara al cuarto trimestre de este año, hasta el 60% respecto a los niveles de 2019. De cara al próximo ejercicio fiscal, Berenberg ha aumentado las estimaciones de las reservas hasta el 80% respecto al 2019.

Aún así, la firma alemana continúa cuestionando el futuro del holding. Los ingresos del negocio premium fueron del 15% y del 40% en relación a los niveles alcanzados en 2019 para British Airways e Iberia, respectivamente. A juicio de la firma, la demanda empresarial está mejorando, pero la recuperación “es incipiente”. No obstante, “persiste una incertidumbre significativa sobre el nivel en el que se normalizará”.

REDUCCIÓN DE LA FLOTA Y POR TANTO DE COSTES

Según los datos de IAG, este segmento sería entre un 10% y el 15% más baja respecto a los niveles previos a la pandemia. Y es que, durante la crisis sanitaria, el holding ha prescindido de su flota premium, compuesta por los 747-400. En su opinión, el tamaño de la aerolínea es ahora el adecuado.

Para afrontar la recuperación, IAG debe poner el foco en los precios, especialmente en el destinado al ocio premium. Y es que, según la agencia alemana, si el holding no logra alcanzar los niveles previos a la pandemia en los próximos dos o tres años, tendrá que confiar en los viajes destinados al viajero de mayor valor.

En octubre, este segmento del negocio alcanzó el 47% del total registrado en 2019, apenas siete puntos más respecto a los números de septiembre. Este exiguo crecimiento se debe a la exposición del grupo a Reino Unido. En Iberia, las cifras de este negocio alcanzan el 80%

Así, mantiene la cautela con los ingresos unitarios de IAG dada la “incertidumbre” sobre la recuperación de la demanda corporativa y la capacidad del ocio premium para cubrir esta brecha. En este sentido, los ingresos de este negocio serán un 4% inferior a los registrados en 2019 de cara al próximo ejercicio.

INCERTIDUMBRE DE CARA A LA RECUPERACIÓN DE LA DEMANDA

Por otro lado, el flujo de caja no muestra la suficiente fuerza para impulsar el desapalancamiento de la compañía. La deuda se ha disparado en un 26,6% y se sitúa por encima de los 12.350 millones de euros. La nueva estimación de Berenberg apunta a un gasto de capital de 2.200 millones de euros frente a los 400 millones de hace apenas un mes. Por este motivo, no descarta que el grupo acometa una nueva ampliación de capital, que permita rebajar su apalancamiento de cara a 2023.

El grupo ha reducido sus gastos operativos en un 40,6% hasta septiembre, para situarlos en 7.408 millones de euros. Los gastos de personal han caído un 27,5%, hasta un total de 2.100 millones, mientras los slots de aterrizaje y de navegación han caído un 19%, hasta rondar los 600 millones.

El grupo IAG se ve afectado por los elevados precios del combustible y los tipos de cambio en las divisas. De esta forma, las pérdidas afectarían en 3.000 millones de euros, eso sí, espera volver a la rentabilidad en 2022.

Relacionados