sábado, 29 enero 2022

Fiebre cripto: España es el cuarto país del mundo con más cajeros de bitcoin

La fiebre por las criptomonedas ha calado hondo en España en los últimos meses. Si bien no es uno de los países con más tradición y cultura inversora entre sus ciudadanos, parece que la tendencia está cambiando y la culpa la tienen las criptomonedas. Con el bitcoin superando máximos históricos, la fe en este activo financiero sigue manteniéndose mes a mes y así se ve reflejado también en el aumento del número de máquinas que operan con criptodivisas. En este aspecto, España se sitúa como el cuarto país con mayor número de cajeros automáticos de bitcoin en todo el mundo.

Tras una espectacular subida del 40% en octubre y llegar a superar su máximo histórico de los 66.000 dólares, el bitcoin encamina noviembre con optimismo inversor, con alzas de más del 7% en lo que llevamos de mes. Algunas firmas como JP Morgan cree que puede llegar a los 73.000 dólares a finales de año e incluso que a largo plazo podría alcanzar la cifra de 146.000 dólares. De esta manera y con cada vez más público joven entre los inversores de los criptoactivos, la instalación de cajeros automáticos para operar con ellos sigue aumentando cada mes en todo el mundo y en España.

Si Estados Unidos se ha convertido en el principal país en minado de bitcoin después de que China prohibiera cualquier actividad relacionada con criptomonedas dentro del país, también ostenta la primera posición en cuanto a mayor número de cajeros automáticos de bitcoin instalados en su territorio. Así lo reflejan los datos de la web Coin ATM Radar, donde el país norteamericano aparece con 27.373 máquinas, seguido de Canadá con 2.071. En la tercera posición se encuentra El Salvador (205), país que ha estado en el centro de actualidad relacionada con la criptomoneda original, tras adoptarla como divisa oficial del país el pasado 7 de septiembre.

BARCELONA LIDERA EN CAJEROS

Por detrás de estos tres países se sitúa España, con una cifra de 185 cajeros automáticos para operar con bitcoin y otras criptomonedas repartidas por todo el territorio. Según los datos de Coin ATM Radar, la ciudad española que lidera el ránkin es Barcelona con un total de 44 máquinas, seguida de Madrid con 26, Palma de Mallorca con 16 y Málaga con 15. Se trata de una cifra, la de instalaciones de cajeros, que ha ido creciendo desde principios de año, tanto a a nivel global como nacional.

En el informe mensual que realiza la web, se indica que el pasado octubre el crecimiento continuó pero a una velocidad más lenta a comparación con el mes anterior, empezado el mes con 28.461 cajeros y cerrándolo en 30.290. Con 2119 nuevas aperturas y 287 cierres de máquinas, el crecimiento neto en la instalación de cajeros automáticos de bitcoin en los 80 países que recoge la lista se situó en un 6,4%.

En cuanto a los fabricantes de este tipo de instalaciones, el gran dominador de entre los más de 40 que operan en el mercado es Genesis Coin con 12.517 máquinas instaladas, seguido de General Bytes con 6.763 y BitAcces con 4.474. En España, el fabricante con más presencia en las 38 ciudades que cuentan con cajeros automáticos de bitcoin es BitBase, sumando 61 máquinas en total.

¿CÓMO FUNCIONA UN CAJERO BITCOIN?

Los cajeros de criptomonedas no funcionan de la misma manera que los convencionales, sino que se la gran diferencia adicional es su utilización como herramienta para invertir en activos. En este sentido, los usuarios que decidan usarlos tienen que seleccionar el tipo de moneda con la que quieran operar, ya sea para vender o bien para comprar criptodivisas, siguiendo las instrucciones que aparecen en la pantalla de la máquina.

En el caso de comprar criptodivisas a través del cajero, hay que introducir la cantidad que se quiera gastar en euros o dólares (u otra moneda dependiendo del país en el que se opere), tal y como si se hiciera un ingreso normal en un cajero corriente. De esta manera, los clientes recibirán sus criptomonedas en la cartera virtual que haya indicado o bien el cajero le generará una cartera nueva. Si se utilizan para sacar dinero (es decir, vender) el proceso en este caso es a la inversa, siendo los clientes los que deberán enviar sus criptomonedas al cajero y este les entregará euros descontando las comisiones.

Pero no todos los cajeros funcionan igual y algunos no funcionan como herramienta para sacar dinero, sino que solo permiten comprar criptomonedas. En cuanto a las comisiones, el precio que se paga por las criptodivisas dependerá de los costes que marque el propio cajero del terminal, por lo que antes de aceptar la operación es recomendable compararlo con el tipo de cambio real.

Relacionados