martes, 28 junio 2022

Fluidra y Grifols, cara y cruz tras el ‘crash’ de Ómicron

La nueva variante del coronavirus, denominada Ómicron, ha provocado un ‘crash’ en el Ibex 35 en la jornada del pasado viernes. El castigo, sin embargo, ha continuado en algunos valores durante la jornada de este lunes, especialmente en Grifols, que ha cerrado la jornada como el segundo peor valor del selectivo español, tan solo superado por Melià. No obstante, dentro de un debilitado Ibex 35 destaca Fluidra, que sube con fuerza al calor de las fuertes restricciones en Australia, uno de sus principales países.

Australia lucha con España para convertirse en el segundo país con mayor peso en Fluidra. Todo el continente está en alerta por esta nueva variante que está sacudiendo el mundo. Por esta razón, se han endurecido los controles en la frontera, especialmente en el aeropuerto. El país ha puesto en cuarentena a los pasajeros llegados no sólo desde Suráfrica, sino también otros siete países africanos. Por este motivo, el mercado entiende que las restricciones severas podrían imponerse en pleno verano. Y Fluidra, en este contexto, sería una de las grandes beneficiadas con la petición de instalación de piscinas.

FLUIDRA, A POR LOS MÁXIMOS HISTÓRICOS

De cara al análisis técnico, las acciones de Fluidra mantienen una sólida tendencia alcista. Según Diego Morín, analista de IG Markets, los títulos de la líder de piscinas y wellness “marcan nuevos máximos históricos desde el pasado mes de septiembre, superando así la cota de los 38 euros por acción”.

Los títulos recuperan nuevamente el giro al alza y es probable que alcancen en próximas sesiones los máximos cosechados el pasado mes de octubre

Todo ello, tras un año de nuevas subidas, con un ascenso cercano al 70% y algunas correcciones posteriores. Las caídas se registraron después de su presentación de resultados empresariales, y encontraron “un apoyo en el soporte psicológico de los 32 euros“.

Desde esa rendición de cuentas, “los títulos recuperan nuevamente el giro al alza y es probable que alcancen en próximas sesiones los máximos cosechados el pasado mes de octubre“, ha destacado. Además, el analista de IG Markets no ha descartado que Fluidra registre “nuevos máximos históricos antes de finales de año”. En este sentido, apunta a los 40,5 euros por título “si las compras vuelven al valor”.

LA INCERTIDUMBRE DEFINE A GRIFOLS

Grifols, por su parte, se vio afectada durante las fuertes restricciones de las primeras olas. Sus centros de captación de plasma sufrieron una bajada en el número de donantes, especialmente los llegados de México. Con las nuevas alarmas disparadas en Nueva York, el mercado espera una actuación contundente de Estados Unidos para evitar los contagios con la variante Ómicron. Por este motivo, el castigo continúa en Grifols, al menos a nivel fundamental.

La incertidumbre define el aspecto técnico de Grifols. La compañía liderada por Víctor Grifols se ha convertido en una empresa presa de la especulación, “ante el revuelo que se genera alrededor del sector farmacéutico, especialmente en el desarrollo de nuevos fármacos”.

GRIFOLS, A POR LOS MÍNIMOS DE 2016

“En las últimas semanas, algunas noticias alrededor del valor fueron positivas, creando cierto optimismo entre los inversores que provocaban un cierto rebote hacia la zona de los 18 euros”, ha destacado Morín. Sin embargo, “el rechazo de dicha zona provocó la continuidad bajista en el valor, siendo esta con mayor intensidad en el mismo“.

Podríamos ver mayores ventas de los inversores que generen un impulso a sus acciones a cotas más bajas

Al respecto, ha considerado que “podríamos ver mayores ventas de los inversores que generen un impulso a sus acciones a cotas más bajas”, volviendo de nuevo al soporte de los 16,32 euros, un “nivel que no visitaba el valor desde noviembre de 2016“. Así, “tendremos que esperar el apoyo en dicha zona, buscando la posibilidad de crear un suelo y posteriormente, ver la reacción de la demanda, aunque podría continuar con debilidad”, ha zanjado.

Respecto a la variante, Morín ha señalado que el mercado se encuentra en una fase de incertidumbre ante la aparición de esta nueva cepa. Así, ha aconsejado esperar a “la reacción de las instituciones para hacer frente con las vacunas actuales”. Una acción decidida para tratar de calmar a los inversores. Sin embargo, “no podemos negar que la mayor preocupación de los inversores sigue siendo la desaceleración económica junto con el incremento de precios“, ha apuntado. De hecho, el principal riesgo latente sería un escenario que pueda “desencadenar una estanflación en la economía”.

LAS VARIANTES CONTINUARÁN EXTENDIÉNDOSE

Para Bankinter, la aparición de la nueva variante era solo “cuestión de tiempo“. Según indica el departamento de análisis dirigido por Ramón Forcada, las caídas en las Bolsas se produjeron por la aparición de esta cepa y por el delicada situación debido al avance del coronavirus en Europa, con rebrotes en Alemania y otros países cercanos. “Volvieron los temores sobre la implantación de nuevos confinamientos y el consiguiente freno en la actividad económica”, ha destacado.

A su juicio, estas mutaciones del Sars-Cov-2 “seguirán apareciendo, en tanto en cuanto no esté vacunada la población mundial adulta”, un escenario “que no se espera que sea antes de 2023”. Asimismo, ha destacado la importancia de continuar vigilando los efectos en los vacunados, que en este momento es “bajo” y “que se sigue cumpliendo la máxima de que un elevado porcentaje de la población vacunada suele conllevar un menor número de fallecimientos y personas ingresadas en hospitales”.

A su juicio, esta variante “parece fácil de detectar y es probable que el número de casos reportados en las próximas semanas pueda ser elevado”. No obstante, aún es pronto para poder sacar conclusiones “sobre la rapidez de contagio y sobre todo saber si la nueva variante podrá evadir la inmunidad de la vacuna”. Sin embargo, la OMS ha asegurado que será dominante en todo el mundo, mientras diversos estudios apuntan que la capacidad de contagio es un 500% más potente que la variante afincada en la mayoría de países. De esta forma, espera que en dos o tres meses pueda encontrarse una vacuna mediante modificación del ARN.

Relacionados