lunes, 28 noviembre 2022

Inditex encumbra a Marta Ortega y el mercado golpea a su hermana Sandra

Las dos hijas de Amancio Ortega han repartido sus acciones de Inditex en distintas sociedades. Marta Ortega, nueva presidenta del gigante textil a partir de abril del próximo año, sustituye a Pablo Isla, en un relevo «ordenado», con afines en el Consejo de Administración, especialmente venidos de Zara, la marca insignia del grupo gallego.

Marta Ortega tiene ante sí el reto de la transformación digital, para potenciar más las ventas online. Además, tendrá el reto de posicionar al grupo en cosmética y papelería, sin olvidarnos del sector de alimentación, aunque dicha implementación está aún en el aire. Con Pablo Isla al frente, la gestión de la compañía durante la pandemia ha sido muy eficiente, demostrando su capacidad diaria para reaccionar y adaptarse a un entorno tan difícil.

En los anteriores resultados, el ahora expresidente de la entidad pronosticó una mejora y fortaleza para los próximos dos años, con la intención de incrementar el negocio online con fuerza frente a los resultados anteriores. Por ahora, tendremos que esperar para conocer la dirección que puede dar Marta Ortega a la compañía. Eso sí, sin cambiar el objetivo del grupo: crecimiento y posicionamiento.

MARTA ORTEGA ESTABLECERÁ LA PRINCIPAL FUENTE DE INGRESOS DE PONTEGADEA

Marta Ortega tiene en sus manos las riendas de la inversión inmobiliaria y de otros negocios de esta empresa familiar. Y es que, la participación de se gestiona a través de su participación en Pontegadea, principal accionista de la textil y vehículo inversor de Amancio Ortega. La hija menor de Amancio Ortega ostenta también la presidencia del patronato de la Fundación familiar. Con Pontegadea Inversiones, Marta es partícipe de la sociedad que controla el 60% del mayor grupo textil de España, pero también el 100% de Pontegadea Inmobiliaria, una de las principales protagonistas en el sector.

De esta forma, Marta Ortega podrá tomar decisiones a la hora de invertir los más de 640 millones de euros que entrega cada año en dividendos Inditex. Con esta retribución, Amancio Ortega ha elaborado su propia cartera inmobiliaria, con una valoración de 14.000 millones de euros. Este imperio supera, por ejemplo, en un 50% a la la capitalización bursátil conjunta de Merlin Properties y Colonial.

Además, Pontegadea está diversificando el negocio. Su última inversión se centrado en el negocio de las renovables. La sociedad es socia Repsol en Delta, un gran parque eólico, tras invertir 245 millones de euros.

Por su parte, su hermana Sandra es accionista directa de Inditex, con más del 5,05% del capital, según los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aunque se especula que podría tener una mayor participación a través de otras sociedades.

LA SICAV DE SANDRA ORTEGA PIERDE PATRIMONIO

Sandra, por su parte, dirige su fortuna, estimada en unos 6.400 millones de euros, a través de Rosp Corunna Participaciones Empresariales SL. Esta sociedad se fundó en 2001 con el fin de gestionar el holding familiar. Por patrimonio, la primera hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera tendría un mayor peso en Inditex que Marta. A través de este vehículo familiar se administra el 5% de Inditex y también otro 5% de Pharmamar.

Sin contar con las participaciones en las cotizadas, Sandra Ortega también ostenta el 31% en la hotelera dirigida por Kike Sarasola, Room Mate. Este paquete está ahora buscando un comprador debido a los litigios a los que se enfrenta José Leyte, su antiguo socio. También tiene un notable peso en el mercado inmobiliario, hoteles y edificios de oficinas fundamentalmente.

Con la pandemia, Sandra se ha visto afectada por la situación del mercado. No sólo ha percibido menos ingresos por el descenso del dividendo de Inditex, sino también se ha visto afectada su propia sicav, Soandres de Activos. Según los últimos registros oficiales, la hija más discreta del imperio familiar ha visto descender su patrimonio neto más de un 20%, hasta alcanzar los 252 millones de euros, frente a los 322,8 millones registrados en 2020.

La rentabilidad de esta sicav es sensiblemente inferior a la registrada en el peor año de la pandemia. En el 2020, según los registros, la rentabilidad anual alcanzó el 5%, frente al 8,08% de 2019. En este 2021, la rentabilidad se sitúa desde enero en el 4,02%, siendo el tercer trimestre el mejor hasta ahora, con un 3,89%.

UNA INVERSIÓN CONSERVADORA Y EXPUESTA A CHINA

A cierre de septiembre, la cartera de la sicav se protegía de la crisis en China y del bajo riesgo de recesión con una política de inversión conservadora. La mayoría de sus inversiones se centraban en la renta fija y liquidez, con un peso del 47,2%, mientras que el 22,13% se ha destinado en distintos activos líquidos. El 30,65%, por su parte, se ha invertido en renta variable, con una mayor exposición a Estados Unidos y Europa, frente al 2,33% de Japón y el 2,62% en mercados emergentes. El 6,51% restante se ha mantenido en posiciones de renta variable global.

En cuanto a las divisas, la sicav usa mayoritariamente el euro, con un 83,68%. También tiene exposición en al yen, por su inversión en Japón; y un 12,11% en otras monedas, como la libra esterlina. La estrategia seguida por la sicav controlada por Sandra Ortega se ha centrado en reducir el riesgo en renta variable y rotar parcialmente su inversión hacia gestores de «long/short», mientras que está saliendo del sector energético estadounidense para centrarse en el europeo. Asimismo, también ha comprado bonos del gobierno chino, pese a la crisis de Evergrande, mientras que ha reducido su exposición a los bonos hipotecarios.

Con el cambio en la presidencia, Inditex ha perdido un 6% en Bolsa, hasta los 27,86 euros por acción. La mayoría de analistas consultados por INVERSIÓN.ES esperaban este cambio, una transición que sucede de forma «tranquila» y «organizada». De hecho, apuntan que la caída en Inditex se produce también por la variante ómicron.

NO SÓLO CAE INDITEX: EL RETAIL SUFRE POR LA NUEVA VARIANTE

«Las restricciones en los países golpean especialmente al sector del retail», ha destacado Pablo García, analista de ODDO en España en una conversación con este medio. De hecho, apunta que otras compañías del sector también han sufrido en Bolsa, como H&M, entre otras. En este sentido, ha destacado la valía de Marta Ortega para dirigir este transatlántico, al tiempo que ha indicado que Inditex podría dar una oportunidad de compra si prosiguen los descensos. Eso sí, ha apuntado que no está en su cartera.

Para Diego Morín, analista de IG Markets, la caída en el precio de los títulos de Inditex está originada «por el choque con la resistencia de los 32 euros», un movimiento que se produjo a inicios de noviembre. En este sentido, las ventas se incrementaron con el aumento de los contagios en Alemania y los países de Europa central. Según ha destacado el experto, «los inversores deben mantener la calma y esperar un suelo en Inditex«. Y es que, desde máximos mensuales, el valor se ha dejado más de un 10% debido a la aparición de Ómicron, «que podría poner en jaque las ventas en estas fechas tan señaladas».

inditex diario ig markets Inversion.es
Gráfico diario de Inditex. Fuente: IG Markets

De cara a una estrategia de inversión sobre Inditex, los inversores «pueden beneficiarse tanto de las subidas como de las bajadas de un valor, utilizando productos de cobertura como son los contratos por diferencia (CFD)». Estos instrumentos permiten ponerse bajista en un valor.

¿PONERSE BAJISTA O COMPRAR INDITEX?

«Ahora mismo, la clave en Inditex está en que el valor no pierda la zona de los 28,2 o 28 euros, porque un cierre diario y/o semanal por debajo de dicha cota podría ser atractivo para los bajistas, con el siguiente soporte en torno a los 27 euros«, ha destacado.

De hecho, los 28 euros era un soporte «psicológico» tras haber recuperado más del 50% desde los mínimos de marzo de 2020. Pese a las caídas de este martes, «las acciones de Inditex siguen inmersas en un plena tendencia alcista, aunque perdió el pasado viernes la directriz alcista de largo plazo». Además, ha cedido otro nivel psicológico como eran los 30 euros por título. De esta manera, «las acciones del gigante textil han perdido durante el mes de noviembre más de un 10%, cuando arrancaron el mismo negociando alrededor de los 32 euros».

Por último, ha considerado que Inditex no atacará más soportes si se mantiene entre los 28 y 27,2 euros. En caso de cotizar por encima de esta zona, «permitiría sujetar el rango de los últimos meses y retomar el giro alcista«. En caso contrario, si las ventas predominan, pondría en riesgo los soportes.

Relacionados