lunes, 04 julio 2022

BBVA: la vaca lechera de la que Merlin se quiere deshacer

Merlin comenzó la venta de 693 sucursales de BBVA con las que genera una rentabilidad anual promedio de 80 millones de euros un activo rentable que se incrementa 1,5 veces la inflación lo que supondría una decisión poco acertada frente al escenario inflacionario que se respira a nivel mundial. Aunque la decisión de salir de las oficinas de BBVA da liquidez y caja a la empresa, la noticia generó un impacto bajista que la llevó a perder cerca del -6,33% en los días posteriores. Algunos analistas consideran que la noticia ya se había descontado y otros aseguran que no es la mejor decisión de acuerdo con el escenario que se proyecta a nivel macro.

Sin embargo, Ismael Clemente consejero delegado de Merlin Properties comunicaba a los medios que el objetivo de la venta de este activo estaba trazado en 2.000 millones de euros con lo cual se pretende financiar inversiones en centros de datos en lo cual centrará su estrategia a 2023. Desde ya empezó con la apertura de su segunda nave en Lisboa y la conversión del parque logístico portugués en un centro de datos. Adicional a ello, Ismael Clemente dirigirá esfuerzos para imponerse en Valencia y desde Málaga a Sevilla.

Algo muy importante para tener en cuenta es que la venta de las oficinas de BBVA pretende dejar de beneficio un valor cercano a los 200 millones de euros ya que el monto bruto actual ronda los 1.850 millones. Este beneficio a su vez supondrá posibles dividendos extraordinarios para sus accionistas lo que en un corto plazo podría incurrir en el alza del precio de la acción.

El 14 de noviembre compartimos a través de nuestra web un artículo que presentaba un doble patrón alcista el cual incluía una estructura de hombro, cabeza, hombro invertido y apuntaba a buscar máximos de septiembre en niveles cercanos a los 10,2 euros. Adicional a ello, el objetivo total del patrón que se ubicaría en inmediaciones de los 10,36 euros como podemos ver el precio de desarrollo del impacto inicial, pero por la noticia de la venta de las oficinas de BBVA ha dado retrocesos que actualmente muestran una nueva oportunidad.

El precio ha llegado nuevamente a visitar la línea de cuello del patrón donde confluyen con una nueva directriz alcista creada desde el pasado 26 de octubre. Al mismo tiempo confluye con la media móvil exponencial de corto plazo y con el nivel 61,8 de retroceso de Fibonacci que, apoyado del índice de fuerza relativa que se encuentra en niveles de sobreventa, indica continuación inminente al alza. Operación que pueda impulsar el precio al primer objetivo en 10,4 euros establecido por el patrón hombro, cabeza, hombro y probablemente a un segundo objetivo arriba de los 11 euros correspondiente al nivel superior del canal alcista que el precio viene estructurando desde finales de 2020 lo que corresponde a más de un 15% de beneficio.

Relacionados