viernes, 01 julio 2022

El temor a otro ‘calciopoli’ hunde a mínimos de cinco años a una Juventus ahogada por las deudas

spot_img

El club italiano está pasando por su peor momento desde . Las investigaciones de la Fiscalía de Turín sobre un posible fraude fiscal y otras operaciones ilegales relacionadas con la compraventa de jugadores ‘hipervalorados’ han dejado a la Juventus hundida en la Bolsa de Milán. Desde Italia ya califican este posible caso de corrupción como el más grave desde el ‘calciopoli’, el sonado escándalo deportivo de fraudes arbitrales en los años 2005 y 2006 por el que el club bianconero terminó descendiendo de categoría y le fueron arrebatados los títulos nacionales conseguidos en ese período.

La nueva trama que azota al fútbol italiano ha terminado por hundir a la Juventus en el mercado de valores, agravando su mal desempeño bursátil desde 2020. La cotización de sus acciones se desplomó tras conocerse el escándalo y llegó a descender a mínimos de cinco años, por debajo de los 0,4 euros, nivel al que no descendían desde marzo de 2017. Con una reciente ampliación de capital para sofocar las millonarias deudas que arrastra, el club turinés se aferra a salir medianamente airoso del nuevo escándalo que protagoniza y a la creación de la Superliga Europea, impulsada por el presidente del Real Madrid y la constructora ACS, Florentino Pérez.

Si 2020 fue un año olvidable para la Juventus por la crisis del covid-19, este año se le ha puesto cuesta arriba a pocas semanas de que finalice. La situación financiera del club turinés, ligada al mal desempeño del equipo en lo deportivo, hace que el club dirigido por la familia Agnelli pierda cerca del 50% de su valor desde enero. El anuncio de las condiciones de la ampliación de capital realizado la semana pasada y las nuevas investigaciones por fraude agravan la situación. De hecho, desde que salieron a la luz sus presuntas corruptelas, la caída en Bolsa rozó el 30% en tan solo cinco sesiones, aunque posteriormente ha ido corrigiendo posiciones y su precio actual supera los 0,42 euros por acción.

PLUSVALÍAS PARA OCULTAR PÉRDIDAS

De esta manera, tras varios registros en las oficinas del equipo, el Ministerio Público de Turín está investigando si la Juventus utilizó plusvalías millonarias más elevadas de lo normal para así encubrir las pérdidas de la compañía en las cuentas de resultados. Concretamente, la justicia sospecha de una plusvalía por 282 millones de euros en un período de tres años, que presuntamente dividieron en los balances de 2019, 2020 y 2021 ocultando parte del dinero de cada período.

A través de este sistema de plusvalía en la compra-venta de jugadores, el club habría generado ingresos “ficticios” para encubrir pérdidas y para realizar inversiones por encima de las previsiones presupuestarias, entre las que se incluyen salarios excesivamente altos, según confirman fuentes de la investigación a la agencia de noticias italiana Ansa. En la investigación se está indagando en las posibles ilegalidades cometidas mediante este sistema en la compraventa de más de 40 jugadores, entre los que se incluyen el fichaje de Miralem Pjanic por el Barcelona FC y la compra al equipo culé de Arthur Melo. Pero sin duda, el premio gordo ha sido conocido recientemente.

Y es que, la Fiscalía también ha puesto bajo sospecha por el mismo método un acuerdo firmado entre Cristiano Ronaldo y el club bianconero. En este sentido, la justicia italiana investiga la existencia de este presunto documento firmado por ambas partes durante el parón futbolístico en Italia entre marzo y junio del año pasado, por el confinamiento a causa del Covid -19. Este presunto contrato, redactado por los directivos del equipo, comprometía a la Juventus a pagar 10,3 millones de euros al delantero portugués por los salarios correspondientes entre dichos meses. Un contrato que era la parte proporcional de lo que el Cristiano Ronaldo ganaba en la Juventus al año, es decir, un total de 31 millones de euros.

AMPLIACIÓN DE CAPITAL Y DEUDA MILLONARIA

De confirmarse finalmente que la Juventus habría cometido las irregularidades mencionadas, confirmaría también que los responsables del club, del que es propietario la familia Agnelli con un 63% del capital, están tratando de salvar a toda costa las cuentas de una compañía que arrastra deudas y pérdidas millonarias. La Juventus fue uno de los clubes de fútbol de la élite más afectados por la pandemia y así lo demuestran las pérdidas que ha acumulado en el curso 2020-2021, que ascienden hasta los 209,9 millones de euros.

Y del mismo modo ocurre con la deuda financiera de la compañía italiana. Según los datos a 30 de junio este año, la deuda de la Juventus alcanzó los 389,2 millones de euros, de los cuales 56 son para cubrir a corto plazo y el resto a largo. La cuantía a deber se divide en 175 millones de un bono emitido en febrero de 2019 que pueden amortizar hasta 2024, 83 millones en préstamos bancarios y 96 millones en anticipos de factoring. Los otros 35 millones restantes se corresponden con préstamos para su estadio de fútbol, el Allianz Stadium. Es por ello que el club italiano ha decidido llevar a cabo una ampliación de capital de 399 millones de euros, la segunda desde 2019.

La medida para hacer frente a la situación financiera se tomó en agosto, pero no fue hasta hace pocos días cuando se conocieron las condiciones en las que se llevaría a cabo. Así, la nueva ampliación prevé emitir un máximo de 1.197.226.782 acciones ordinarias con una relación de nueve títulos nuevos por cada diez antiguos, por un precio de 0,334 euros por cada nueva acción. De esta cuantía, 0,01 euros formarán parte del capital social, mientras que 0,324 representarán un coste adicional que permitirá alcanzar un máximo de 399,87 millones de euros. Tras conocerse las condiciones, las acciones de la compañía descendieron más de un 7%.

Una situación financiera complicada que, sumada al mal desempeño en lo deportivo este año (actualmente quintos en la Serie A) y al nuevo escándalo por presunto fraude, dibuja un futuro no muy prometedor para uno de los clubes con más prestigio tanto de Italia como a nivel mundial. La esperanza de la Juventus pasa por salir airoso de los frentes judiciales que se le presentan, así como apostar por la creación de la Superliga Europea para conseguir una mayor financiación que aplaque su complicada situación financiera.

Relacionados