martes, 05 julio 2022

El oro pierde su estatus ante ómicron y la FED

spot_img

El año está cerca de finalizar y lo que se creía que solo sería una desviación temporal con la inflación cada vez subiendo más empieza a convertirse en un tema de preocupación por su incidencia en el crecimiento. 

El metal precioso comenzó la sesión de esta semana perdiendo fuerza. Estamos ante un escenario en el que los inversores están apostando por activos de más riesgo y el dólar avanza. A pesar de que la primera reacción fue alcista ante la nueva crisis pandémica, esta situación está minando el interés en el oro. El mercado se encuentra en el limbo mientras la nueva variante ómicron y los esfuerzos de la Fed para combatir la inflación compiten por llamar la atención. Los inversores están a la espera de los datos de los precios al consumidor en Estados Unidos, en busca de pistas sobre la estrategia de política monetaria de la Reserva Federal. 

ESCENARIO DE INCERTIDUMBRE

Ómicron ha puesto nerviosos a los mercados. Desde que apareció en el tablero el pasado 26 de noviembre, los gobiernos han comenzado a imponer nuevas restricciones, se han cerrado algunas fronteras y se ha creado un nuevo escenario de incertidumbre en los mercados. 

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell ya alertó de que esta nueva variante entraña nuevos riesgos para las perspectivas económicas del país, para el mercado de trabajo y para la senda de inflación durante los próximos meses. “El reciente incremento en los casos de Covid-19 y el surgimiento de la variante ómicron plantea riesgos a la baja para el empleo y la actividad económica y eleva la incertidumbre por la inflación”.

gracias a esta nueva crisis,el oro consiguió una mejoría.

Pese a todo, Powell ha indicado recientemente que las estimaciones de la Fed todavía apuntan a que la inflación “bajará significativamente” durante el próximo año 2022 según se vayan resolviendo los desequilibrios de oferta y demanda. Aún así, y aunque ha indicado que es “difícil” predecir los problemas de suministro, ha señalado también que “parece que los factores que empujan al alza la inflación durarán hasta bien entrado el próximo año”.

EL ORO CONTINÚA SIENDO “UN COJÍN DE SEGURIDAD”

En situaciones de gran inflación, el resguardo en las materias primas y en metales preciosos como el oro, ha sido prácticamente siempre la opción favorita de los inversores. Y aunque este continúa ocupando el primer puesto como activo en inversión, desde hace unos días es la variante ómicron la encargada de establecer el patrón a seguir en los mercados financieros. 

Es verdad que gracias a esta nueva crisis, la nueva criptomoneda de los pobres había conseguido una leve mejoría. Sin embargo, no logró conservar la cota de los 1800 dólares, que es la resistencia básica, y ha vuelto a mínimos del último mes. 

A pesar de ello, Laure Peyranne, directora de ETFs de Invesco, señala que el oro continúa siendo “un cojín de seguridad en una cartera que tiene como objetivo proteger al inversor en escenarios catastróficos”. Subraya que “en momentos de mayor volatilidad, como por ejemplo el dado durante la pandemia, el oro da mucho valor y es un activo que puede ser seguro”. Afirma que “la demanda de oro tanto de forma física como a través de productos financieros sigue siendo muy superior a la oferta, lo que ayuda también a tensionar los precios hacia arriba”.

En cuanto a otros metales preciosos, según datos de Investing la plata al contado cedió un 0,9% a 22,31 dólares la onza. El platino, por su parte, subió un 0,6% a 937,58 dólares; y el paladio ganó un 1,6% a 1.838,66 dólares.

Relacionados