jueves, 01 diciembre 2022

Robinhood: ¿excepción o advertencia para las demás apps de ‘trading’?

spot_img

Robinhood sigue firmando un tramo final de año lejos de lo esperado. La compañía de ‘trading’, una de las más populares entre los inversores minoristas, ha visto como poco a poco ha ido perdiendo valor en la Bolsa estadounidense. Robinhood Markets debutó en el Nasdaq a finales de junio, y en lo que en su momento era una de las revelaciones del mercado de valores, se ha convertido en un «chasco» bursátil, al menos en lo que va de año. 

Y es que la compañía capitaneada por Vlad Tenev y Baiju Bhatt se ha visto sacudida por diferentes motivos. Las apps de ‘trading’ se han puesto de moda durante este año. Han comenzado a ganar adeptos e interesados en la inversión. Estos inversores minoritarios ven en apps como Robinhood facilidad y sencillez a la hora de apostar por una empresa, o por criptomonedas. Y poco a poco, la compañía estadounidense ha ido perdiendo la confianza de los inversores. 

DEVALUACIÓN PROLONGADA EN NASDAQ

La mejor prueba de ello es observar la evolución bursátil de Robinhood a lo largo de estos seis primeros meses como cotizada. Tras la revalorización inicial de más del 102% en apenas días, las acciones de la compañía han ido descendiendo de forma continua hasta los 23,72 dólares actuales. Es decir, desde el 4 de agosto, momento en el que alcanzaron los 70 dólares por título, la compañía se ha desplomado más de un 66% en apenas cinco meses

Robinhood reveló que tenían unas pérdidas de 501,6 millones de dólares entre abril y junio

Y es que hay varios motivos que han arrastrado a la empresa estadounidense en el mercado de valores. Uno de los más determinantes fueron los malos resultados presentados a mediados de agosto. Robinhood reveló que tenían unas pérdidas de 501,6 millones de dólares, a pesar de que los ingresos crecieron un 131%, entre abril y junio. 

ROBINHOOD, VÍCTIMA DE HACKEO

Otro de los grandes escollos a los que se ha enfrentado la empresa fue el ciberataque sufrido a principios de noviembre. El hackeo puso en jaque a Robinhood, que desde ese momento ha estado en el ojo del huracán y cuestionada por cientos de inversores. Y no es para menos ya que 7 millones de usuarios se vieron perjudicados. Dicho de otro modo, el ataque afectó a un tercio de los clientes. Nombres completos, datos personales, cuentas bancarias, transacciones, emails…salieron a la luz y estuvieron expuestos en la ‘deep web’. Aunque Robinhood lo solucionó rápidamente, el ataque ha dejado mermada a la compañía en Bolsa. En apenas un mes, la aplicación de trading ha retrocedido más de un 37%. 

CON EL CIBERATAQUE, ROBINHOOD HA RETROCEDIDO MÁS DE UN 37% EN TAN SÓLO UN MES

MAL MOMENTO DEL MERCADO CRIPTO

Robinhood es una de las apps que mayor reputación tiene entre los inversores que desean apostar por el mercado criptográfico. Y lo cierto es que las criptomonedas, aunque siguen siendo uno de los activos de inversión preferidos para los usuarios, se han devaluado en el último mes. El bitcoin ha descendido un 25% en el último mes. Ethereum pierde más de un 7%. Cardano retrocede un 39,15% desde mediados de noviembre. Son tres de las criptomonedas más conocidas. Robinhood se ha contagiado del mal momento del mercado criptográfico.

Por otro lado, Robinhood siempre ha sido cuestionada por sus prácticas. Cuando los inversores adquieren criptos a través de estas plataformas no tienen posesión de las claves. El almacenamiento y protección de las claves quedan en manos de Robinhood a cambio de un entorno de operación amigable.

Robinhood
Robinhood en la Gran Manzana

ROBINHOOD QUIERE CRECER

Lo cierto es que Robinhood no ha logrado el efecto deseado. Sus CEO mantienen los planes de expansión de la compañía, aunque la situación actual no es la mejor, al menos en Bolsa. Quizás ofrecer más servicios y productos les vale para llamar la atención de nuevos inversores, y, sobre todo, de convencer a los más escépticos. La empresa viene sumida en una tendencia bajista desde hace más de cinco meses. Por otro lado, los inversores estarán pendientes de los resultados de la compañía, y a partir de ahí, decidirán si apostar por Robinhood, o mantenerse al margen. 

Lejos de todo ello, Robinhood es un ejemplo de plataforma de trading cotizada a la que no le está yendo bien. Quizás sólo sea una excepción, pero sí es un ejemplo de app de trading a la que, por ahora, no le está funcionando su aventura en el mercado de valores

Relacionados