jueves, 30 junio 2022

Los problemas logísticos hunden la cotización de Boohoo

spot_img

Boohoo está marcando un año bursátil para el olvido. La compañía textil afincada en Reino Unido se convirtió en una de las revelaciones entre las marcas de moda hace un par de años. Muchos la vieron como la competencia directa de Asos, y hasta incluso de Zara (a nivel digital). Y lejos de las expectativas, Boohoo está firmando un año negativo tanto a nivel comercial como bursátil. 

La última noticia de la compañía es que ha recortado sus previsiones de ventas y de márgenes para el conjunto del año fiscal. Esto les ha valido para caer casi un 18% en Bolsa. La empresa ha justificado el recorte debido a los costes de las devoluciones. El otro escollo son los problemas para los envíos internacionales por los cuellos de botella logísticos.

La realidad de la empresa es complicada. Se ha hecho popular entre los más jóvenes en muy poco tiempo. Estados Unidos es uno de sus principales mercados, y se está viendo como los problemas logísticos están afectando a los clientes. Los pedidos pueden tardar hasta 10 días, lo que ha hecho que la demanda descienda de forma exponencial y los clientes se orienten por opciones más rápidas. 

Así, para el conjunto del ejercicio fiscal, Boohoo espera que el crecimiento de sus ventas netas sea del 12% al 14%, en comparación con la anterior previsión de un crecimiento del 20% al 25%. 

BOHOO RETROCEDE EN EL MERCADO DE VALORES CERCA DEL 66% DEDE INICIOS DE AÑO

BOOHOO PIERDE MÁS DE UN 65% EN BOLSA 

El deterioro logístico que sufre Boohoo, unido al escándalo por las condiciones de trabajo de los empleados del pasado año, ha provocado que la empresa textil retroceda casi un 66% durante 2021. Una depreciación insalvable para lo que resta de año. El mercado ha castigado a Boohoo, y el problema logístico de la compañía ha hundido la cotización de la textil hasta las 118,75 libras. 

La empresa ha explicado que “esto se debe a tasas significativamente más altas de devoluciones que afectan al crecimiento de las ventas netas y los costes, con tiempos de entrega prolongados que impactan sobre la demanda internacional, lo que genera menores rendimientos en los gastos de marketing y una inflación significativa en los costes de flete por la pandemia”. Este problema puede prorrogarse en los meses de enero y febrero.

Boohoo

LA CUOTA DE MERCADO NO ES SUFICIENTE 

Por otro lado, la firma prevé asumir un impacto adverso por factores excepcionales en efectivo durante el ejercicio. El importe será de unos 39 millones de euros, frente a la anterior expectativa de 26,4 millones de euros, principalmente debido a la reestructuración de la marca y de los almacenes.

“El grupo ha ganado una cuota de mercado significativa durante la pandemia”, subrayó John Lyttle, consejero delegado de Boohoo. Y es que según el ejecutivo, “los vientos en contra actuales son a corto plazo”. La empresa confía en que se atenúen cuando los problemas relacionados con la pandemia comiencen a amainar.

“Nuestro enfoque ahora pasa por mejorar la propuesta internacional a través de la inversión continua en nuestra red de distribución global para respaldar el crecimiento futuro”, añadió. Por el momento, Boohoo continúa descendiendo en la Bolsa de Londres.

Relacionados