jueves, 30 junio 2022

Nike se acerca al olimpo de la eternidad

spot_img

Una gráfica de las acciones de Nike muestra que, desde el precio de registro en 1981 hasta el nivel actual, se ha valorizado más de un 99.000%, cifra astronómica que parece intensificarse después de cada crisis como ocurrió en el año 2000, posteriormente en 2008 y actualmente en la postpandemia. En esta última ocasión, desde el precio mínimo registrado hasta el máximo del mes pasado, alcanzó más de un 197% de incremento.

Casi todo el mundo conoce Nike, esta multinacional norteamericana y líder del sector de artículos deportivos históricamente presenta beneficios, sus beneficios se incrementan periodo a periodo, paga dividendos y presenta un buen y sólido manejo administrativo y financiero con lo cual, dentro del grupo de las empresas constantes, representa una de las inversiones que vale la pena tener en su portafolio.

Los últimos resultados entregados por Nike que corresponden al primer trimestre del nuevo ejercicio entre 2021 a 2022. registraron una facturación total de 12,248 millones de dólares lo que equivale a un +15,6% de incremento respecto al mismo periodo del año anterior. Los beneficios netos se incrementaron el +23,45% alcanzando 1.874 millones de dólares que al mismo tiempo comparándolos con el ejercicio de 2019 a 2020 representó un +37% de incremento tal como si no hubiera pasado la pandemia por las narices de Nike.

John Donahoe, su presidente y director ejecutivo, hace alarde de los buenos resultados registrados por Nike indicando que mantiene una profunda conexión con sus clientes a través de la innovación y la digitalización del mercado lo que les ha permitido generar ventas directas al consumidor final y de esta forma incrementar ingresos.

Su mayor mercado lo representa Norteamérica que como todo el mundo lo sabe, allí se vende, pero no se produce al igual que sucede en Europa Occidental. Las principales plantas de producción de la compañía se ubican en Asia, donde la mano de obra no calificada alcanza a ser hasta un 96% más barata que en Estados Unidos y Europa. Indonesia, China, Taiwán, India, Tailandia y Vietnam, son los lugares donde Nike como la mayoría de las grandes empresas del mismo sector, fabrica un producto terminado para distribuir al mundo entero a precio de coste risible comparado al precio de venta.

Por causa de la pandemia, Nike tuvo que afrontar disminución en suministros y reemplazo de gran parte de su plantilla, especialmente en las fábricas de Vietnam con lo cual Nike decidió enfocarse en proveer de productos a sus propias tiendas antes de proveer a los mayoristas lo que le daría mayor beneficio, aunque sus ingresos totales se disminuyeran y problema resuelto.

Nike indiscutiblemente es el líder del mercado en su sector, sus competidores directos Adidas y Puma se encuentran relativamente lejos en facturación y beneficios. Sin embargo, si comparamos el beneficio por acción de las tres empresas frente al precio de su acción, encontramos un PER promedio de 44 veces del sector el cual se encuentra un punto por debajo del PER 45 de Nike. Pareciera que el precio de la acción de Nike se encuentra ajustado incluso llegando a pasar a niveles de sobrevaloración. No obstante, así viene siendo desde hace más de 20 años atrás.

Todo sería perfecto, si Nike pudiese producir los mismos beneficios mejorando las condiciones miserables en sus fábricas de producción asiáticas las cuales rozan con la esclavitud. Allí priman los pequeños sueldos, la presión laboral con largas jornadas que ni para tomar alimento alcanza el tiempo, produciendo enfermedades tanto leves como graves en sus trabajadores a quienes, en caso de faltar a su lugar de trabajo, se les ejecutará la carta de renuncia voluntaria que dejaron firmada el mismo día en que firmaron su contrato de inicio. Esperamos por lo menos que las demandas contra Nike que se presentaron desde el año 2003 por explotación infantil surtan efecto y por lo menos esta compañía no se siga lucrando de la necesidad e ingenuidad de los pequeños.

Técnicamente todo apunta a continuaciones alcistas del precio de la acción que desde abril de 2020 estructura la directriz alcista la cual, de visitar nuevamente y respetar, indicaría oportunidad de compra. No obstante, un mejor precio de compra institucional oscila en los 144 dólares donde confluye el área de regularidad en 61,8 de retroceso de Fibonacci con el siguiente nivel de soporte macro que se configura desde el 21 de diciembre de 2020 hasta el 18 de marzo de 2021. Este movimiento estaría apoyado del índice de fuerza relativa que se encuentra en niveles extremos de sobreventa. No obstante, de perder dicho nivel de soporte, el precio podría lastrarse inicialmente hasta los 125 dólares por acción con lo cual, de seguro, representará una nueva oportunidad al alza.

Relacionados