lunes, 04 julio 2022

Banco Santander apunta a romper máximos anuales pese a la demora del BCE en subir tipos

Banco Santander pone rumbo a los 3,5 euros por título, coincidiendo con los máximos anuales. El anuncio de las tres subidas de tipos de interés en EE UU y la efectiva en Reino Unido han levantado los precios en la banca comercial con intereses en esos países.

Banco Santander ha sido el más beneficiado debido al peso que tiene en EE UU, con el 15% de su negocio, prácticamente el mismo porcentaje que el que obtiene en España; mientras de Reino Unido proviene el 8%. En Brasil, con el 28% y una inflación desbocada, es el principal país para la entidad financiera.

Con la subida de tipos, la banca puramente comercial se beneficiaría al incrementar los intereses de los créditos. Banco Santander sería el más beneficiado de España dentro de la economía estadounidense, mientras que Sabadell y la propia entidad del rojo Pantone 032C serían las que mejor rindieran por la subida del precio de la libra esterlina en Reino Unido.

BANCO SANTANDER, BENEFICIADO POR SU NATURALEZA COMERCIAL

El Banco de Inglaterra ha incrementado los precios desde el 0,1% al 0,25%, es el primer incremento en los últimos cuatros años. Su mandato, como el de la Reserva Federal, es el control de precios y la inflación en Reino Unido alcanza el 5,1%. Durante la pandemia, el Banco de Inglaterra situó los precios en el 0,1%, tras haberlos subido en 2018. La última vez que lo hizo fue en 2008, con el estallido de la crisis.

Con este escenario, Deutsche Bank ha reiterado su recomendación de compra sobre Banco Santander, al que otorga un precio objetivo de 3,9 euros por acción. El potencial sobre los precios del viernes alcanza el 40%. La entidad presidida por Ana Botín, según el banco germano, acumula un crecimiento sostenido en la concesión del crédito, así como la confirmación de sus expectativas para el próximo año para mejorar su rentabilidad.

ANA BOTÍN APUESTA AL ALZA EN BANCO SANTANDER

Asimismo, advierten de la inflación en los países emergentes, que tendría un efecto negativo, pero se contrarrestaría con una mejor marcha del negocio en países maduros y consolidados, como Reino Unido y EE UU. Así, Santander incrementaría su rentabilidad en América del Norte y en las islas, mientras en la Eurozona los precios continuarían al alza sin una intervención del BCE.

Dos días antes de este análisis, Ana Botín había mostrado su confianza por la entidad en una operación con derivados y vencimiento a finales del primer semestre del próximo año. El pasado 15 de diciembre firmó el contrato de compra de 500.000 acciones del Santander con una inversión de 1,33 millones de euros. El precio del contrato por cada título es de 2,66 euros, según la comunicación remitida este viernes a la CNMV. De esta forma, la máxima mandataría de la entidad espera un crecimiento cercano al 26% en tan sólo seis meses, a razón de 3,25 euros por cada papel.

POR QUÉ NO ACTÚA EL BCE ANTE LA DESBOCADA INFLACIÓN: EL PROBLEMA ES LA MORA

El anuncio de la Reserva Federal de incrementar los tipos de interés no obedece a un mandato concreto, como sí tiene el Banco Central Europeo, que debería mantener los precios en tasas cercanas al 2%. Actualmente, varios países de la Eurozona duplican este nivel, especialmente en España, con el 5,6%. Pero el organismo comandado por Christine Lagarde se resiste a ello pese a tener una inflación en noviembre del 6,8%. No sólo el índice general de precios se ha disparado por la energía, sino también la inflación subyacente, que descuenta el ascenso de la energía. Y es que, las empresas están incrementando los precios para mantener los márgenes, mientras que los salarios se han estancado en la mayoría de ellas

La razón principal es que subir los tipos podría crear problemas serios y graves no sólo a las empresas más endeudadas, sino también a los países con mayor deuda, como España, y además generar tensiones en el propio balance del BCE, debido a que un incremento de los tipos de interés haría reducir el precio de los bonos.

Y de este tipo de productos se ha cargado el BCE en la última década. Por este motivo, el BCE trata de apuntalar el relato de una inflación transitoria, pero nada apunta a ese escenario. Los cuellos de botella en el tráfico marítimo continuarán hasta bien entrado el 2022, mientras que la demanda prosigue robusta. Actuar tarde, como está haciendo el BCE, podría provocar un fuerte terremoto económico como la entrada en un escenario de estanflación.

SUBIDAS DE TIPOS DESIGUALES

Los tipos a largo plazo van a repuntar“, ha asegurado Pablo García, de Divacons Alphavalue, desde Mónaco a preguntas de INVERSIÓN. “Si hay subidas de tipos por la inflación, los diferenciales en la banca comercial se pueden ampliar y será positivo”, ha indicado. “Al Santander le vendría bien este movimiento”, ha indicado, como también sucedería en la banca de Italia y Portugal, tradicionalmente comerciales. A su juicio, los bancos comerciales lo harán bien, aunque advierte de la morosidad que está por venir una vez se incrementen los tipos de interés y se retiren los planes de estímulo.

Al Santander le vendría bien este movimiento

Pero García ha advertido de la situación actual. “Las subidas de tipos de interés no son tan homogéneas”, ha comentado. No son pocos los países que han incrementado el precio de sus divisas, como Hungría, México, Brasil, Polonia o Noruega, entre otros. Caso aparte, ha incidido, es el de Turquía, cuyas tasas de interés las impone el máximo mandatario, independientemente de los efectos que tenga en la economía.

LAGARDE SE ESTÁ ENGAÑANDO A SÍ MISMA

EE UU ha apostado por un giro alcista y una política restrictiva para controlar el crecimiento de los precios frente a quienes prefieren una mayor laxitud y medidas de relajación para la economía, como ocurre en Europa, pese a que la inflación armonizada en Alemania alcance el 6%, como ocurre en la actualidad. “Lagarde se está engañando a sí misma“, ha afirmado. “Si los tipos de interés no suben con una mayor fuerza podemos entrar en el caos económico”, ha destacado. “En España, la inflación está en el 5,6% y la única empresa que ha subido salarios es Mercadona”, que ha evitado así la pérdida de capacidad de compra de sus empleados. De hecho, las empresas, según apunta, deberían realizar este mismo movimiento porque no aumentar los salarios es sinónimo de pérdida de competitividad.

Además, ha hecho hincapié en la tardanza del BCE para subir los tipos de interés. “Se creará aún una mayor morosidad“, ha indicado. Para zanjar acto seguido: “Los tipos deben ir con la inflación. No hay que darle más vueltas”. Y ha avisado que España está en una de las peores situaciones en cuanto a la subida de tipos, con altos precios de la luz.

Relacionados