miércoles, 29 junio 2022

Si Unicaja pierde los 0,80 se arriesga a perder el -20% en el corto plazo

Cuando Unicaja y Liberbank cerraron su fusión, comenzaron una serie de eventos desafortunados entre los cuales se encontraron con una huelga de empleados, la primera del Banco desde su creación apoyada por el 90% de los empleados en contra de un ERE que afectaría a cerca de 1.500 personas.

Adicional a ello el Banco Unicaja afrontaba juzgamientos por el poder que Manuel Menéndez, consejero delegado proveniente de Liberbank, tendría sobre Unicaja que, entre otras cosas, cuestionaba el traslado de Unicaja desde Málaga a Madrid a sabiendas de que el Banco era propiamente Andaluz.

Hace apenas unos días, varios exdirectivos del Banco Unicaja se reunieron para hacer público un manifiesto en el que acusan y cuestionan la idoneidad Braulio Medel como presidente de la Fundación Unicaja quien según sus acusadores ha dañado la reputación de la entidad.

Las repercusiones de todas las noticias que involucran a Unicaja no podían esperar y se vieron directamente afectando el movimiento del precio de la acción de Unicaja la cual, desde los máximos logrados para el primero de noviembre, Unicaja ha perdido cerca del -21,3% del valor.

Más preocupante es, que la directriz alcista macro que el precio venia construyendo desde los mínimos creados por la pandemia en mayo de 2020, ha sido quebrada con solidez justamente entre el 26 y 27 de noviembre llevándose a su paso la media móvil exponencial de 250 periodos de largo plazo.

Este sólido movimiento indica desde el punto de vista técnico la posibilidad de mayores retrocesos en busca de un primer soporte macro el cual lo ubicamos el 5 de octubre de 2020 en inmediaciones de los 0,73 euros por acción, movimiento que implicaría una desvalorización adicional del -7,8%.

Para mayor presión, el precio muestra una amplia probabilidad de que si quiebra el soporte anteriormente mencionado con un sólido movimiento a la baja en busca del área de regularidad de mercado que equivale al 61,8 de retroceso de Fibonacci de toda la medición desde el mínimo creado por la pandemia hasta el máximo logrado a mediados de 2021 en el cual confluyen diferentes áreas de soporte en niveles de 0,64 euros por acción, tendrá una pérdida del valor cercana al -20% establecida para un corto plazo.

No obstante, una vez el precio llegue a dichos niveles, se estaría formando una estructura de cambio de tendencia, es decir, de movimiento alcista en busca de los máximos de junio de 2021 para lo cual haríamos una próxima actualización.

Relacionados