jueves, 18 agosto 2022

Indra y Google se unen para dominar la seguridad digital española

Las últimas noticias sobre Indra la vinculan directamente con Google y eso son palabras mayores. Google ha diseñado un producto llamado Google Cloud Assure Workloads a través del cual los clientes pueden controlar la seguridad a su entorno de Google Cloud como, por ejemplo, el control de la residencia de los datos para una región específica y el cifrado de la información con claves externas a las de Google Cloud. Esta herramienta también permite tener control del personal con lo cual Indra (Minsait), podrá administrar la supervisión y control de acceso legítimo de los clientes.

Estos servicios han sido diseñados para las entidades públicas y privadas que quieran mejorar su nivel de seguridad en la nube. Servicios que han sido bien recibidos por parte del Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial del gobierno español.

LA ACCIÓN DE INDRA ESTÁ EN EL ÁREA DE SOPORTE MÁS IMPORTANTE DESDE ABRIL DE 2021

Son buenas noticias de cara a un futuro próximo ya que cada vez más las empresas se deben enfocar en la seguridad digital que proteja la información, sus clientes y, por ende, su negocio.

Si revisamos el gráfico técnico semanal de Indra, encontramos una estructura macro bajista que a su paso desarrolló varias secuencias alcistas. La segunda secuencia ha culminado sus objetivos justamente en la directriz bajista mensual por lo cual puede ser indicativo de la continuación de la directriz alcista con objetivos en el inicio de la segunda secuencia arriba de los 13,5 euros por acción.

El precio se encuentra actualmente visitando el área de soporte más importante que data de abril de 2021 en inmediaciones de los 8,7 euros por acción. De respetar dicho soporte con vela de gráfico semanal que confluye al mismo tiempo con la directriz alcista creada desde el 26 de octubre de 2020 y realizando la debida ruptura al alza de las medias móviles exponenciales de 50 y de 250 periodos, tomará el impulso necesario para visitar un primer objetivo en el máximo de enero de 2020 en 11,3 euros por acción lo que corresponde a un 24% de beneficio estimado en el corto plazo. Este movimiento estaría apoyado del índice de fuerza relativa que se encuentra en niveles extremos de sobreventa y que al mismo tiempo respeta el nivel de regularidad en el 61,8 de retroceso de Fibonacci. 

Una vez el precio visite el primer objetivo, se podrá apoyar en dicho nivel para tomar impulso en busca del segundo objetivo ubicado en 14 euros por acción donde inició la segunda secuencia alcista macro lo que lo pagaría cerca de un 50% de beneficio para el largo plazo.

Relacionados