sábado, 26 noviembre 2022

Francisco Arregui (Catalana Occidente): «Debemos estar protegidos en un mundo cada vez más digital»

Tras un año marcado por la pandemia, el sector asegurador se prepara para un futuro esperanzador pese a estar lleno de incertidumbres. Las duras condiciones actuales del mercado, con un crecimiento limitado que ha complicado la renovación de las pólizas, sitúan a la industria frente a un importante proceso de transformación en el que es imprescindible apostar por la digitalización. El objetivo es mantener la competitividad, generar valor a través de los datos, atraer y retener el talento, así como minimizar riesgos a la vez que se garantiza la permanencia de los clientes ofreciendo servicios a medida. Dar el paso no es sencillo. Sobre todo cuando la crisis provocada por la covid-19 ha hecho mella. Una de las aseguradoras que está sabiendo adaptarse a este camino es Grupo Catalana Occidente, que ocupa el quinto puesto en el sector y el segundo a nivel mundial en el seguro de crédito.

INVERSION.es ha hablado con el director general de Grupo Catalana Occidente, Francisco Arregui. Ha destacado que el propósito de la compañía es «ser líderes en la protección de riesgos y la previsión a largo plazo del mercado familiar y de la pequeña y mediana empresa».

Grupo Catalana Occidente trabaja en dos líneas de actividad diferenciadas: negocio tradicional y el negocio del seguro de crédito. Con cada ejercicio la aseguradora se plantea objetivos en torno al crecimiento, la rentabilidad y la solvencia. 

Los orígenes de Catalana Occidente se remontan a la constitución de la Sociedad Catalana de Seguros Contra Incendios a Prima Fija en 1864, conocida como La Catalana. A día de hoy, cuenta con 7.400 empleados y tiene presencia en más de 50 países

Con la idea de que el cliente debe ser el epicentro de la estrategia, la firma se enfrenta a un sector que en un futuro cercano estará marcado por el envejecimiento de la población, la adopción del internet de las cosas, la ciberseguridad y los cambios que se producirán en materia de movilidad. «Es importante trasladar a nivel de la sociedad la importancia de estar protegidos en un mundo cada vez más digital».

CRECIMIENTO INORGÁNICO EN EL ADN

El crecimiento inorgánico forma parte del ADN de Grupo Catalana Occidente. Desde este punto de vista, su consolidación como uno de los mayores grupos aseguradores de capital español es en buena parte consecuencia de su modelo de adquisiciones. A través de él ha integrado varias compañías líderes en su negocio o área geográfica.

Esta trayectoria se inició en 1999 con la adquisición de Multinacional Aseguradora (MNA), que más tarde se convirtió en Seguros Catalana Occidente. Continuó en el 2000 con la compra de Crédito y Caución, operación que llevó al grupo a postularse como líder en España en el negocio de seguro de crédito. Un año después la compañía entró en el ramo de decesos de la mano de Lepanto y NorteHispana; y tres años más tarde, en 2004, la adquisición de Seguros Bilbao le permitió aumentar notablemente su presencia en la zona norte de España.

Grupo Catalana Occidente no se plantea un salto al Ibex 35. «Estamos satisfechos cotizando en el mercado continuo»

En 2007, con la integración de Atradius, el Grupo pasó a convertirse en uno de los mayores operadores mundiales de seguros de crédito. Otra de sus adquisiciones fue la de Groupama Seguros (hoy Plus Ultra Seguros). En 2019, cerró la adquisición de Antares, entrando en el top 10 de las aseguradoras del ramo de salud. «Como puede comprobarse a través de nuestra trayectoria, estamos abiertos permanentemente a las oportunidades que puedan surgir en el mercado. Nuestra estrategia de crecimiento tiene su principal foco en España, pero no desestimamos oportunidades de internacionalización que puedan encajar».

BUENAS SENSACIONES EN EL TERCER TRIMESTRE

Las acciones de Grupo Catalana Occidente cotizan en el parqué de la Bolsa de Barcelona desde 1878 y desde 1997 forma parte del mercado continuo. La aseguradora cerró los nueve primeros meses del 2021 con un resultado atribuido de 361 millones de euros y con un volumen de negocio que aumentó un 7%. «Esto refleja el crecimiento sostenido que está experimentando el negocio tradicional y el incremento del negocio del seguro de crédito». De esta manera, la compañía se ha llevado buenas sensaciones con los resultados del tercer trimestre en sus dos ramas de actividad. Aunque este último sigue sujeto a la evolución de la crisis sanitaria del Covid-19, «ha mejorado notablemente los resultados gracias a las acciones de gestión de los riesgos que hemos realizado», añade Francisco Arregui. 

El de 2020 fue un ejercicio atípico. Aún así, entre sus planes a corto plazo, Catalana Occidente pretende impulsar el desarrollo de las redes de distribución y profundizar en la gestión técnica del negocio. Ser capaces de gestionar los riesgos y las inversiones para mantener una holgada posición de solvencia, y fomentar la digitalización y adopción de las nuevas tecnologías para mejorar en eficiencia y soluciones ofrecidas a clientes. El grupo continuará su camino para cumplir con los objetivos cuantitativos de crecimiento, rentabilidad y solvencia que se propongan. En este sentido, «somos conscientes de que debemos prepararnos para los retos que ya se nos están planteando. Debemos evolucionar al ritmo que lo hace la sociedad, como hemos hecho a lo largo de nuestros más de 150 años de historia». 

En cuanto a un posible salto al Ibex, la compañía no lo contempla. Destaca que «estamos satisfechos cotizando en el mercado continuo, donde nuestra evolución es positiva».

Relacionados