domingo, 27 noviembre 2022

IAG sigue escalando hacia los dos euros por acción rodeada de incertidumbres y bajistas

Los valores relacionados con el turismo y la movilidad han sido los más perjudicados este año por las consecuencias de la pandemia por coronavirus. En España, IAG ha sido una de las cotizadas que más ha sufrido la volatilidad del mercado fruto del miedo a las nuevas variantes del covid-19 y las restricciones impuestas por los diferentes gobiernos relacionadas con los vuelos internacionales. Pero la aerolínea ha vuelto a remontar el vuelo y el precio de sus títulos avanza en el Ibex 35 en torno a los 1,7 euros, camino de recuperar la barrera psicológica de los 2 euros por acción.

Las numerosas incertidumbres que rodean al sector, desde la la evolución de contagios por ómicron hasta el precio que pueda alcanzar el petróleo en 2022, marcan todavía un escenario poco estable para vaticinar con claridad un desempeño favorable que haga recuperar a IAG los niveles previos a la pandemia. Aún así, los analistas son positivos respecto al potencial del holding británico-español para los próximos meses, fijando el precio de su acción significativamente por encima de los 2 euros.

Tras las pérdidas sufridas por el ‘viernes negro’ que produjo la aparición de la nueva variante ómicron y tocar mínimos anuales en los 1,48 euros hace a penas dos semanas, las acciones de la aerolínea encadenan un pequeño rally alcista recuperando parte de su valor. Y es que debido al aumento significativo de los casos por esta variante más contagiosa, aunque provocando menos casos graves en la población, una parte importante de los vuelos se están viendo resentidos.

VUELOS CANCELADOS

De esta manera lo confirmó el gestor de aeropuertos ACI Europe, señalando en una nota que entre el 24 de noviembre y el 15 de diciembre el tráfico de pasajeros en los aeropuertos de Europa se redujo en un 20%. Una situación que también afectó a los viajes en los días de Nochebuena y Navidad, con hasta 6.000 vuelos cancelados en estos días por contagios en las tripulaciones. Circunstancia que puede repetirse tanto el 31 de diciembre como en la entrada al nuevo año.

Aunque desde el organismo europeo de comercio de aeropuertos destacaron que la flexibilización de las restricciones para viajar a América del Norte (uno de los principales mercados de IAG) durante el mes de noviembre benefició claramente a los cinco aeropuertos europeos más importantes, entre los que se volvió a incorporar el de Londres-Heathrow por primera vez desde mayo de 2020.

Cabe destacar también que a esta situación de incertidumbre se suma el contexto internacional inflacionista agravado por la volatilidad del precio del petróleo. Los barriles de referencia cotizan en torno a los 79 (Brent) y los 76 (West texas) dólares, un precio que podría alcanzar los 100 dólares en 2022 según la predicción de Goldman Sachs. Lo que elevaría el precio de los carburantes y supondría otra mala noticia para la compañía presidida por Luis Gallego.

LOS BAJISTAS NO SE RETIRAN

Y aprovechando la inestabilidad en su comportamiento bursátil, los diferentes ‘hedge funds’ que apuestan contra la compañía mantienen todavía sus posiciones en corto, o parte de ellas, en el capital social de IAG. De este modo, los bajistas tienen bajo control un porcentaje del 4,13% dentro de la aerolínea. Destaca Citadel que mantiene posiciones en corto que suman un 1,67% a través de Citadel Advisor (0,74%) y Citadel Europe (0,93
%).

Una apuesta contra IAG que el fondo de cobertura de Kenneth C. Griffin ha mantenido durante meses con ligeras variaciones. A la firma con sede en Chicago se suman otros fondos como Kintbury Capital (0,68%), Pictet Asset Management (0,69%), Sandbar Asset Management (0,58) y el gigante financiero Black Rock (0,51%), que irrumpió en el capital de la aerolínea el pasado 7 de diciembre.

Todo ello en un contexto de recuperación para la compañía que puede que no llegue en 2022, tal y como ya contamos en INVERSION.ES, sino que haya que esperar un año más para que IAG vuelva a obtener los niveles anteriores a la pandemia. Así lo estiman los analistas de Bloomberg Intelligence, quienes temen que el aumento de los contagios y la incertidumbre provocada por la variante ómicron supongan un comienzo de año complicado para la aerolínea, cuya cifra de negocio no se acerque a niveles de 2019 hasta el año 2023.

Pero los analistas son optimistas respecto al potencial de la aerolínea y la mayoría espera que los títulos de IAG remonten en los próximos meses y se sitúen por encima de los 2 euros. En este sentido, el consenso de mercado recogido por Bloomberg otorga un precio objetivo por acción de 2,45 euros, frente a los 1,7 euros a los que cotiza la compañía actualmente. Un potencial superior al que estiman para el resto de las aerolíneas europeas que compiten contra el holding formado por Iberia y British Airways.

Relacionados