jueves, 29 septiembre 2022

Coinbase se deshincha en Wall Street: el gran acierto de BBVA que pudo ser más rentable

La plataforma de compraventa de criptomonedas Coinbase se deshincha en el Nasdaq desde su debut el pasado abril. Al furor por su salida al parqué neoyorquino, disparando enormemente su capitalización de mercado, le han seguido meses de altibajos en los que sus acciones han acumulado pérdidas superiores al 23%. La firma es uno de los grandes aciertos en la estrategia de inversión en empresas emergentes de BBVA, habiendo reportado grandes ganancias en plusvalías al banco, aunque el beneficio pudo haber sido mayor.

El 14 de abril la compañía comenzó su andadura en el mercado de valores de Estados Unidos con la mirada de los inversores puesta en la que sería la primera plataforma de compraventa de criptomonedas en salir a Bolsa. Tras las últimas rondas de financiación que Coinbase captó, la valoración de la empresa se situaba en los 8.000 millones de dólares. Esta cifra se elevó casi a los 100.000 millones de dólares de tasación en su debut bursátil, con el que el banco español se embolsó plusvalías entre los 200 y 250 millones de euros, según confirmó posteriormente el propio consejero delegado de BBVA, Onur Genç.

Pero, tras meses en los que sus acciones ya han descendido un 20,39%, desde los 381 dólares de apertura hasta los actuales 252, el valor de mercado de la exchange se ha reducido casi a la mitad, situándose en los 54.000 millones de dólares. Las razones principales tienen que ver con la correlación entre el camino que recorre la cotización de las principales criptomonedas, en especial el bitcoin, y el de la propia plataforma, así como de los últimos resultados trimestrales, que reflejaron unas ganancias decepcionantes tras las obtenidas meses antes.

De esta manera, se puede observar como el pasado octubre el rally alcista del bitcoin que le llevó a alcanzar los máximos historicos superando los 66.000 dólares también benefició de manera notable a la cotización de Coinbase, que acumuló en el mes una subida del 40% en sus títulos. Y del mismo modo se refleja en los datos de noviembre y diciembre, meses en los que bitcoin cotiza a la baja, descendiendo hasta los 47.000 dólares y arrastrando también a otras criptomonedas y firmas cuya actividad principal se centra en este mercado como Coinbase.

FE EN EL LARGO PLAZO

El descenso de la plataforma de criptoactivos liderada por Brian Armstrong en el Nasdaq tiene que ver también con el descenso en las ganancias del tercer trimestre de 2021 que reportó la compañía en noviembre. Los ingresos netos totales se situaron en los 1.235 millones de dólares en el tercer trimestre, lo que supuso un 75% menos que en el trimestre anterior en el que alcanzaron los 1.600 millones de dólares. En cuanto a los beneficios, la cotizada consiguió ingresar 406 millones de dólares, un descenso del 74,7% en comparación con el trimestre anterior.

Unos resultados que en seguida se reflejaron en la cotización de las acciones de Coinbase, con descensos del 8%. A pesar de la decepción, en el informe de resultados dirigido a los accionistas la firma aseguró que había sido un «trimestre fuerte» para la empresa. También quiso hacer hincapié en no considerar a Coinbase como «una inversión trimestre a trimestre, sino más bien una inversión a largo plazo en el crecimiento de la criptoeconomía y nuestra capacidad para atender a los usuarios a través de nuestros productos y servicios», por lo que animó a los inversores a tomar este punto de vista.

Se trata de una situación similar a la que ocurrió con otras compañías que comercializan con criptomonedas como Square, que anunció una caída del 23% en los ingresos relacionados con bitcoin en el tercer trimestre, o Robinhood, cuyos ingresos por criptomonedas descendieron hasta un 78% en el mismo período. Circunstancia que confirma la dependencia de este tipo de compañías al volumen de intercambios y la alta volatilidad del mercado criptográfico.

UNA ACIERTO QUE PUDO SER MÁS RENTABLE

BBVA entró en el capital de Coinbase en el año 2015 a través de su brazo inversor Propel, cuya actividad se centra en las empresas emergentes del mercado fintech. La compañía con sede en San Francisco comenzó su andadura en 2012, con la máxima de que cualquier persona pudiera compar y vender bitcoin de forma fácil y segura desde cualquier parte del mundo a través de su sistema. La idea de negocio llamó la atención del fondo de capital riesgo del banco español y, tres años después, participó en una ronda de financiación de 75 millones de dólares (unos 65 millones de euros por aquel entonces).

Con esta ronda la plataforma se situó en los 400 millones de dólares de valoración. Seis años después, y el ‘boom’ de las criptomonedas de por medio, Coinbase acapara el 12% del mercado mundial a través de su plataforma, según declaró la directora financiera de la firma Alesia Haas recientemente en el Congreso de Estados Unidos, y su valor de mercado supera los 54.000 millones de dólares (unos 49.000 millones de euros al cambio actual). Aunque cabe destacar que hasta el año 2020 la compañía no presentó beneficios.

Sin duda ha sido una de las operaciones más rentables de BBVA en cuanto a inversión de capital riesgo, cuyas ganancias en plusvalías cifró Genç entre los 200 y los 250 millones de euros. Pero esta cifra pudo ser más elevada, dado que el banco español solamente participó en una ronda de financiación a través de la cual se hizo con un porcentaje que figuraba por aquel entonces entre el 2,5% y el 4%, cifra que se fue diluyendo al no aportar más capital en las siguientes rondas de financiación hasta situarse significativamente por debajo del 1% en el capital de Coinbase.

Relacionados