miércoles, 17 agosto 2022

El bitcoin se juega su tendencia en un peligroso triángulo

El bitcoin, la criptomoneda por excelencia, dibuja un triángulo de continuación bajista. Cada sesión que pasa es más peligrosa la inversión al alza, al respetar el importante soporte de los 45.500 dólares por unidad. Esta figura está aún por confirmarse, pero cuanto más cerca esté del vértice, más cerca está también la ruptura.

El siguiente soporte se sitúa en los 41.000 dólares. Según fuentes del mercado, la volatilidad en este activo se encuentra en niveles mínimos, pero la demanda no es tan elevada. “Es un compás de espera para quienes buscan la entrada“, han señalado.

En este sentido, han recomendado mantenerse a la espera y ver qué sucede una vez se confirme la ruptura, ya sea al alza o a la baja. En caso de irse hacia niveles, inferiores, como apuntan todos los indicadores, podría verse de nuevo el mismo patrón que el pasado mes de septiembre. No obstante, las mismas fuentes muestran su prudencia y se mantienen cautelosas. “Se han dado casos de falsas rupturas”, han recordado.

EL BITCOIN, ANTE MÁS CAÍDAS O UNA RUPTURA AL ALZA

Para algunos analistas en criptomonedas, el bitcoin ha encontrado su suelo en el mercado tras una dura corrección desde los más de 56.000 dólares. Sin embargo, todos los indicadores apuntan justo lo contrario. En caso de romper a la baja, rompería la línea de tendencia alcista, así como la media de las últimas 50 sesiones. La resistencia más importante a la que se enfrenta la criptodivisa se sitúa en los 52.000 dólares.

Sin una bola de cristal, las predicciones se hacen prácticamente imposibles. Nadie sabe que ocurrirá mañana, pero lo cierto es que el triángulo se estrecha cada vez más y el bitcoin tiene que escoger su propia tendencia. La casa Glassnode ha analizado las partidas de oferta y demanda del bitcoin en su último informe, publicado el pasado lunes.

Es un compás de espera para quienes buscan la entrada

A su juicio, la criptodivisa muestra un movimiento lateral desde el inicio del año, pero se ha vuelto más ilíquido. Es decir, los inversores no están dispuestos a vender, al menos un 76% del total de la oferta en circulación. Es decir, son criptodivisas que se mantienen en monederos virtuales y que no han realizado transacción alguna.

LA DEMANDA, CRUCIAL PARA LAS SUBIDAS

Todo ello, mientras el bitcoin ha corregido en los últimos meses. De esta forma, se estaría acumulando en las carteras, sin que haya movimientos grandes. Por el momento, descarta ventas masivas, pese a la cercanía de los soportes. Dependerá de la demanda activa si hay o no ruptura a la baja.

Por otro lado, Goldman Sachs ha desatado el optimismo entre los inversores que se quedan únicamente en los grandes titulares. El banco de inversión no descarta que el bitcoin no sólo rompa sus máximos históricos, sino que alcance la barrera de los 100.000 dólares por unidad de cara al 2025.

El análisis apunta que tan sólo debe actuar como el mayor activo refugio de la historia: el oro. ¿Son equiparables ambos activos? El oro tiene milenios de historia detrás y en todo el mundo es conocida su actuación ante eventuales escenarios de alta inflación. La onza del metal preciado se sitúa por encima de los 1.825 dólares, aún cerca de su máximo histórico en septiembre de 2020, cuando superó los 2.000 dólares por onza.

¿COMPARABLE EL ORO CON EL BITCOIN? MILENIOS DE HISTORIA FRENTE A SÓLO 13 AÑOS

El bitcoin, en cambio, tiene apenas 13 años y no ha sido hasta mediados de 2014 cuando empezó su auge. En los últimos años comenzó su apogeo máximo debido a los nuevos inversores que han llegado al mercado de las criptodivisas, en su mayoría jóvenes sin experiencia anterior en mercados.

Por el momento, el banco estadounidense indica que el bitcoin tiene valor de reserva, como si de un depósito se tratara. En este sentido, actuaría como el oro en un 20% de su capitalización total, estimada en unos 700.000 millones de dólares. El oro, cuyo valor de reserva es de 2,6 billones, podría ser un rival a batir, siempre y cuando la confianza en las criptos no se pierda.

De esta forma, si Goldman Sachs estuviera en lo cierto, el bitcoin debería subir cerca de un 117% en los próximos años. Es decir, a razón de casi un 20% de forma anualizada. El bitcoin viene de registrar otro año de ensueño, con una revalorización del 60%. Uno de los riesgos a los que se enfrentan las criptos es el consumo de recursos, y el bitcoin no está exento de ello. Pero Goldman Sachs cree que la demanda será fuerte. Por el momento, ningún gran banco ha entrado en la inversión directa en bitcoins, mientras afloran casos de fraudes. Eso sí, países como El Salvador han puesto cimientos para conseguir atraer a los inversores en criptomonedas, que siguen fuera de toda regulación.

Relacionados