lunes, 04 julio 2022

La lucha contra la inflación empuja las acciones de Santander al alza en busca de +30% a largo plazo

Mientras los bancos centrales se enfoquen en subir los tipos de interés para contrarrestar el incremento de la inflación, las acciones del sector bancario mantendrán camino al alza en el largo plazo.

Gracias a ello y justo después la última conferencia de Jerome Powell, director de la Reserva Federal de los Estados Unidos donde confirmó la reducción de compra de activos en 60.000 millones de dólares por lo cual 12 de los 18 diputados de política monetaria presionan y votan a favor de tres incrementos de las  tasas para 2022, la acción de Banco Santander se ha revalorizado hasta un +18,6% cuando al mismo tiempo realizaba un doble suelo en inmediaciones de los 2,65 euros por acción confirmado el 15 de diciembre de 2021..

Este movimiento ejerció la presión necesaria para realizar la ruptura de los 2,88 euros los cuales correspondían a la resistencia más importante que se registró para julio y septiembre de 2021, llevando al índice de fuerza relativa a niveles extremos de sobrecompra arriba de los 108 puntos, los cuales son síntoma de una acción sobrevalorada en el corto plazo.

Por otro lado, encontramos que en gráfico de marco mensual el precio viene desarrollando un canal bajista e incluso presenta una tendencia bajista interna adicional que se forma desde enero de 2018 la cual podría visitar nuevamente en inmediaciones de los 3,19 euros por acción. En ese nivel el precio, adicional a la directriz bajista, se encuentra con un área de pánico calculada entre el máximo anterior que data de junio de 2021 en inmediaciones de los 3,5 euros por acción hasta el mínimo previo en los 2,6 euros donde se realiza el doble suelo de marco diario. Ese nivel denominado pánico, está limitado por el 61,8 de retroceso de Fibonacci trazado a la baja, el cual de respetarlo y al mismo tiempo respetar la directriz bajista, podría retomar el camino a la baja apoyado del índice de fuerza relativa.

Este movimiento podría buscar los mínimos de enero de 202 en inmediaciones de los 2,4 euros por acción donde se encontraría el siguiente soporte macro. Esta operación en corto implicaría una desvalorización del precio de la acción de Banco Santander en el -23,7%. Por otro lado, si el precio logra realizar la ruptura al alza de la zona de pánico como de la directriz bajista y se logra ubicar nuevamente sobre la directriz alcista interna, de seguro podrá buscar como primer objetivo los máximos de mediados de junio de 2021 arriba de los 3,5 euros por acción para posteriormente visitar el nivel superior del canal bajista macro en inmediaciones de 4,2 euros por acción. Operación de compra que otorgaría cerca de un +30% de beneficio en el largo plazo.

Relacionados