martes, 05 julio 2022

El negocio de las criptomonedas está en las comisiones

Las criptomonedas están en auge. Algunos las denominan “las nuevas apuestas deportivas”, otros en cambio ven una “verdadera transformación” por las aplicaciones que puede tener su tecnología e incluso no descartan su regularización en un futuro no muy lejano. Estas monedas virtuales, con el bitcoin y ethereum como máximos exponentes, se pueden intercambiar entre sí, pero la primera operación es necesaria hacerla con moneda de uso corriente y regularizada, habitualmente con dólares. Y esta operación es la más beneficiosa para los brókeres.

En los últimos años, los brókeres de este mercado, casi exclusivamente online, ofrecen diversas formas de atraer al público, generalmente joven. Las promesas pasan por “cero comisiones”, como está ocurriendo desde 2020 y coincidiendo con el inicio de la pandemia. Sin embargo, esta promesa no es del todo cierta. Los brókeres invierten grandes cantidades en publicidad, ya sea cambiando nombres de estadios, luciendo en las camisetas de equipos deportivos de primer nivel o en torneos mundiales de ajedrez.

También insertan sus anuncios en las televisiones, contratando caras conocidas como Matt Damon, Andrés Iniesta o el laureado entrenador José Mourinho. Estos intermediarios también han utilizado a ‘influencers’ para darse a conocer en las redes sociales. Algunos de estos contratos publicitarios alcanzan cifras muy elevadas.

EL COBRO DE COMISIONES EN CRITPOMONEDAS, MÁS ELEVADAS QUE EN ACCIONES

Para abonarlos, los brókeres aplican comisiones y no las tradicionales. Cualquier movimiento es susceptible de cobro y los precios de los servicios son más elevados que en las tradicionales acciones de empresas. De hecho, los porcentajes son sobre el principal en la mayoría de las operaciones con las monedas virtuales, mientras que con las participaciones empresariales no existen o son prácticamente ínfimas.

Los brókeres no ocultan las comisiones, en esto son muy transparentes debido a la feroz competencia. Eso sí, utilizan productos no aptos para todos los inversores, como los CFD, un contrato por diferencias y con el que se puede perder más del capital invertido. Por esta razón, aquellos que se adentren en este mercado deben conocer y entender en qué consisten estos productos y su funcionamiento.

Los mejores brókeres para operar en criptodivisas son los de eToro y XTB, si bien también se incluyen en esta lista los CFD de IG Markets, entre otros. eToro utiliza para las criptomonedas su monedero virtual, cobrando una comisión de 0,005 unidades de la criptodivisa para realizar la transferencia del bróker a la cartera virtual. También aplica una tarifa de cadena de bloques y otra por la conversión de la moneda regulada (fiat) a la criptomoneda, que alcanza el 1%. De esta forma, la comisión podría alcanzar el 5%, siendo una de las más bajas.

En el caso del bróker británico XTB, las comisiones son por operación, de entre 3,5 euros o 4 dólares, dependiendo del lote y la criptomoneda en cuestión.

EL CAMBIO DE DIVISAS, LA COMISIÓN MÁS REPETIDA EN LAS CRIPTOMONEDAS

El volumen en el caso del bitcoin es de 1, pero asciende a 10 en el caso del ethereum. En el Ripple, alcanza los 10.000 lotes, por ejemplo. Asimismo, si no hay operatividad en la cuenta, el cliente pagará una “comisión de inactividad”. Esta firma da el plazo de un año para realizar el cierre o apertura de posiciones. También cobra 10 euros si no hay depósito en efectivo en los últimos 90 días. Si no hubiera fondos, la comisión se carga por la totalidad de los fondos restantes de la cuenta del cliente, convirtiendo la cantidad a la divisa de la cuenta, por el que se cobra la comisión del 0,5%.

Con estos brókeres, el inversor puede realizar sus operaciones con un mínimo de capital. El acceso a estos mercados se facilita, pero entrañan riesgos, como pedir dinero prestado -uno de los mayores errores-, o realizar inversiones con un total desconocimiento del mercado -otro de los grandes errores-. Asimismo, con estos productos se arriesga a tener fuertes pérdidas.

Los ingresos reales de estos brókeres se encuentran en los cambios de divisas, el mercado más líquido del mundo y donde las comisiones son lo más habitual. También se cobra por retirar fondos de la propia cuenta, mientras se paga por tener abierta la posición durante las horas nocturnas, incluidos los festivos.

COMISIÓN POR MANTENER ABIERTA LA POSICIÓN POR LA NOCHE

IG Markets, por su parte, advierte de que las comisiones se calculan en función de la volatilidad del mercado subyacente, es decir, al que están referidos los productos. Los spreads de este bróker -la diferencia entre los precios de compra y venta- son mínimos, pero cuando los precios de los mercados fluctúen más rápidamente, su spread podría aumentar. Asimismo, la posición larga en bitcoin, el coste de financiación alcanza los 0,0694%, el 25% anual, por cualquier posición abierta a las 23.00 horas. Para los cruces de ethereum con bitcoin y bitcoin cash con bitcoin, se aplica un 0,0625%, es decir, el 22,5% anual. Por el resto de posiciones en otras criptomonedas se cobra el 0,0764%, un 27,5% por año.

También se puede invertir a favor de una caída del bitcoin. Aquí, las comisiones son menores. Del 5% anual para el bitcoin o bien 0,0139% por día si se ha abierto a las 23.00 horas. Para los cruces, es del 7,5%; mientras que para el resto de criptomonedas alcanza el 12,5% anual. Además, se cargará un ajuste de débito o de crédito de interés diario de lunes a domingo. De esta forma, una posición larga en bitcoin al precio actual, de 41.758 dólares, habrá que pagar por lote cerca de unos 29 dólares por día de financiación.

Por otro lado, las posiciones en estos mercados están limitadas al efectivo en la cuenta. En algunos brókers se imposibilitará poder realizar transacciones u operaciones cuando se ha alcanzado dicho límite.

COBROS POR RETIRADA DE CARTERA DE CRIPTOMONEDAS

Binance, por otra parte, es otro de los brókeres que más empuje tienen en estos momentos. Esta firma ha utilizado a Andrés Iniesta como su imagen, desatando la alerta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Para mantenerse en pie, aplica una comisión por transacción y otra por el cambio de divisa, también cobra por retirada a otra cartera, que alcanza los 0,0005 bitcoins. Es decir, unos 19 dólares en este momento debido al cambio actual. Asimismo, aplica otros cobros que van desde el 1,45% para la compraventa de criptomonedas; y añade un extra del 4% si se compra directamente con tarjeta bancaria.

Otros brókeres tienen reparten la comisión propia del exchange y la conversión de divisas. Para quien tiene el mercado, Kraken cobra el 0,16%, mientras que el taker obtiene el 0,26%. Todo ello, sobre el capital. Es decir, unos 40 céntimos por cada 100 euros de inversión.

La comisión de Maker se paga cuando se realiza una operación y esta no se ejecute de forma inmediata. Solo se casará la operación cuando el precio alcance los requisitos exigidos al lanzarla. Es decir, comprar a futuro, cuando se llegue a un determinado nivel y haya una venta en ese nivel. También se cobra si la operación se realiza de forma inmediata. Esta comisión en criptomonedas varía en función del bróker, algunos como XTB, la calculan a partir del volumen total de criptomonedas negociado en los últimos 30 días, en dólares equivalentes y a partir de las 00.50 horas de cada día.

Robinhood es uno de los brókeres que no puede actuar en Europa debido a la normativa Mifid 2. Se trata de un mero intermediario, al enviar las órdenes de los usuarios a los creadores del mercado a cambio de una comisión. No es más que un reembolso por transacción. Su negocio reside en sus servicios de pago.

Relacionados