domingo, 03 julio 2022

El fin del fenómeno Ubisoft, que arrastra a sus acciones a niveles de 2017

spot_img

Ubisoft Entertainment es una compañía francesa desarrolladora y distribuidora de videojuegos, fundada en 1986 en Carentoir, en Bretaña. Yves Guillemot, uno de los fundadores, es el actual director ejecutivo y presidente de la compañía.​

Los mejores años para la compañía empezaron en el 2009 con la salida de unos de sus títulos estrella Assassin’s Creed II. Su anterior título fue lanzado en 2007, teniendo buena acogida, ya que ofrecía al público unas mecánicas nuevas, nunca vistas en un videojuego. En 2010 salía la tercera parte de una franquicia que seguía pisando fuerte; contenía una historia profunda, una buena estructura narrativa y una jugabilidad completa. Entonces, empezó a salir un título cada año, hasta 2015, que debido a las críticas que tuvieron los dos últimos títulos (2014 y 2015), la compañía tomaba la decisión de dar un descanso de un año. En 2017 volvía con un nuevo título, totalmente renovado, ofreciendo mecánicas nuevas y teniendo buena aceptación. Pero en 2018 volvía a cometer el mismo error, reciclar todo lo del 2017 con otro aspecto.

De forma paralela, lanzaron la saga Tom Clancy’s o Far Cry, que fueron títulos innovadores con mecánicas que cada año mejoraban. Todo esto llevó las acciones de Ubisoft a crecer desmesuradamente, amasando millones de ventas en todo el mundo. Sin embargo, empezaron cada año a reciclar lo del anterior, sin ofrecer realmente algo nuevo y ansiosos por mantener a sus clientes.

Tras crear una de las comunidades de fans y coleccionistas del sector más grande del mundo, las expectativas eran muy altas, y Ubisoft seguía exprimiendo la gallina los huevos de oro, reciclando lo que ya había hecho para seguir vendiendo. Esta dinámica les ha llevado a ser una de las desarrolladoras de videojuegos más criticadas de todos los tiempos, ofreciendo sus títulos sin terminar, solo por cumplir con las fechas de lanzamientos.

Esto empujó a sus acciones a empezar a caer desde 2018. Con la pandemia, sus acciones parecían volver a alcista, pero Ubisoft continúa en su línea con la misma práctica, llevando a su comunidad a perder el interés en sus títulos.

Durante todo 2021 sus acciones han caído un 55%, pasando de los 88 euros hasta los 39 euros. A pesar de continuar obteniendo beneficios, sus títulos estrella se están viendo mermados año tras año, reduciendo significativamente las ventas.

A pesar de obtener buenos resultados en sus cierres de ejercicios fiscales, el fenómeno Ubisoft ha llegado a su fin, y los accionistas lo saben. Ubisoft es la compañía del sector que ostenta el número más alto de fuga de empleados a empresas de la competencia.

Ubisoft en gráfico

GRÁFICO DIARIO PERSPECTIVA 22

A nivel técnico, desde 2011 hasta 2018 las acciones de Ubisoft fueron alcista, creciendo un 2748%. Desde su máximo histórico en los 100 euros, alcanzados en 2018, sus acciones empezaron a ir bajistas. Caída que aún continua y que actualmente sitúa el precio en los 42 euros, siendo estos niveles de 2017. La proyección para el precio es ambigua. Situado en un soporte clave, el precio podría salir de la tendencia bajista, pero la presión sobre la empresa la empuja a continuar bajista. Si no pierde al soporte clave de los 40 euros, el precio irá a buscar los 45 euros. De lo contario si pierde los 40 euros, el precio continuará bajista hasta los 30 euros.

Relacionados