miércoles, 17 agosto 2022

Zion Williamson y Nike: un romance de 75 millones convertido en tortura

spot_img

Zion Williamson tiene algo especial que me recuerda a Michael Jordan“. Estas palabras son del vicepresidente de Jordan Brand (Nike), Howard White. Y ese recuerdo sobre la figura más importante en la historia del baloncesto cada vez resulta menos evocador. Aunque para su descargo hay que confesar que, efectivamente, hubo un momento en la corta trayectoria de Zion en la que muchas piezas del puzle encajaban. Se veía en él un icono. La cara perfecta en la gran manzana de Nueva York anunciando zapatillas. Finalmente todo ha quedado reducido a un jugador que es objeto de mofas en las calles de Nueva Orleans debido a su sobrepeso. Pero Nike ha invertido 75 millones en el jugador, y no dejará morir el ‘hype’ que generó en 2019.

Y precisamente hay que empezar en ese año para saber por qué Nike no quiere perder ni un dólar más en la inversión sobre Zion Williamson. De hecho, la historia sobre el patrocinio deportivo de Zion se inició con una disputa frente a Puma. La mítica firma de ropa deportiva se había fijado en el jugador de la Universidad de Duke para retomar su asalto a la élite de baloncesto.

Pese a estar en la fase universitaria, Zion ya era un icono en Estados Unidos. Y los contactos con esta marca y otras, eran una realidad. Finalmente, tras un periplo que también tuvo de por medio a Adidas, el que sería número uno del Draft de la NBA firmó por Jordan Brand, una de las marcas de Nike. El contrato, con una duración de 7 años, mantenía un fijo de 75 millones de dólares y otros variables.

Todos se las prometían felices, y eso que Nike y Zion Williamson no empezaron con bien pie, debido a la mítica rotura de zapatilla meses antes en un partido universitario que le costó 1.000 M$ a Nike en Bolsa. Pero empezaba un nuevo tiempo. Cierto que no lo hacía en Nueva York, sueño inconfesable de la marca de ropa, pero al menos parecía que físicamente llegaba apto, y que todo funcionaría.

Costó arrancar. Zion Williamson no empezó el ejercicio 2019/20 debido a una lesión en la pretemporada. Pero la atención mediática sobre su retorno estaba activa. Ya avanzada la temporada empezó a jugar y el impacto fue inmediato. Debut en el mes de enero frente a San Antonio Spurs, 22 puntos, y de nuevo el ‘hype’ desatado. Ese enero de 2020 lo cerró con cinco partidos, tres victorias y 19,2 puntos de promedio. Zion estaba de vuelta.

En la temporada rara del covid, la NBA decidió incluir a New Orleans Pelicans en la burbuja de final de temporada que se celebró en verano. La joya de Nike no se podía quedar en tierra. No se consiguió el objetivo de entrar en play offs, pero las sensaciones no fueron malas. Luego llegó la campaña 2020/21. Zion Williamson brillaba, y pese a que el equipo no estaba donde se esperaba, la portada del videojuego NBA2K proyectaba su figura como la del jugador mediático que todos esperaban.

DE REPENTE, TODO SE ROMPIÓ

Pero en verano de 2021 todo se ha truncado. Una misteriosa lesión, de cuyo conocimiento se enteraron muy tarde los Pelicans, hacían saltar todas las alarmas: Zion Williamson no empezaría la temporada.

Y poco a poco todo se ha ido complicando. Zion se ha convertido en carne de meme. Su peso, siempre cuestionado, ha sido asunto de debate tras unas sesiones de entrenamiento que se hicieron públicas donde se le veía muy pasado de forma. Además, su presunta vuelta a las canchas se ha convertido en una incógnita.

En estas que Nike ha dicho “basta”. El jugador de New Orelans Pelicans se ha traslado al estado de Oregón para seguir con su recuperación. ¿Pero por qué este destino? A poco más de 15 km de distancia de Beaverton se encuentra la sede mundial de Nike. La compañía quiere ser parte directa del proceso de recuperación y de cómo volver hacer que Zion sea una rentable máquina de generar impacto publicitario.

No es extraño que los jugadores de alto nivel realicen tratamientos médicos con profesional externo a su plantilla, aunque sí es curioso que lo haga con una compañía de ropa. No obstante, Nike es algo más. En las instalaciones de Beaverton tiene un centro de investigación dedicado al entrenamiento deportivo; así como el centro de innovación Lebron James y el Nike Sports Research Lab.

Con toda esta maquinaria se espera poner a punto una de las inversiones más importantes en la historia de Nike. De hecho, la más acaudala desde la irrupción de LeBron James en la NBA. Por eso no querrán que pase más tiempo sin que Zion sea la portada de la información deportiva, y no el meme del nuevo número uno del Draft fracasado.

Relacionados