sábado, 25 junio 2022

Las renovables no levantan cabeza ante la amenaza de un atasco en el sector

Las mayoría de las compañías de energía renovable que cotizan en el parqué español no han cosechado un buen año bursátil y tampoco han empezado con buen pie el 2022. La burbuja que había disparado al sector en plena pandemia se deshinchó y con ella el valor de empresas que ahora buscan reponerse del golpe y volver a subirse a la ola de la transición energética. A esta situación se suman las perspectivas para el sector, que son de un verdadero atasco marcado por una competencia más feroz con las siguientes salidas a Bolsa que pueden darse en los próximos meses.

Las dos primeras semanas del año han traído caídas y repuntes para índices como el Ibex 35, que ha vuelto a echar el freno con las energéticas lastrando la cotización. Especialmente las renovables, encadenando pérdidas en torno al 5% de media y volviendo a reflejar la floja confianza inversora que ya se vio en 2021. Uno de los sectores que cuenta con mayor presencia de bajistas en el mercado español y cuya inversión estará más competida próximamente con los futuros debuts.

FRENO AL IBEX

En el caso de la mayor empresa por capitalización, la filial renovable de Acciona, fue protagonista en el ejercicio anterior por su gran desempeño en el parqué. Acciona Energías Renovables se anotó una revalorización del 13% en el acumulado desde su debut el 1 de julio hasta el cierre del ejercicio. Sin embargo, el arranque de enero ha sido bien diferente y la filial de la compañía que dirige José Manuel Entrecanales es la que más se deja, con un 12% en los primeros compases del año. Aún así, es una de las cotizadas del sector que cuenta con más respaldo de los analistas.

Pero, si hablamos de renovables que han sido protagonistas por su negativo reccorido en el Ibex y continúan perdiendo valor, los nombres a destacar son Solaria y Siemens Gamesa. La compañía de energía fotovoltaica finalizó el año con un descenso en sus títulos del 27,5% y en lo que llevamos de año sus acciones se dejan un 6,8%. En cuanto al fabricante de aerogeneradores, la situación es similar, habiendo perdido un 36% de su valor en 2021 y encadenando descensos de más del 9% en estas dos primeras semanas de 2022. Todo ello sumado a los rumores que acechan a la compañía de su exclusión de cotización mediante una OPA por parte de su matriz alemana.

Tampoco se salvan las cotizadas del Mercado Continuo Grenergy y Soltec. La primera, tras arrastrar pérdidas del 25% en los 12 meses del año anterior, ha arrancado enero acumulando un descenso superior al 3%. Por su parte, las acciones de Soltec perdieron hasta un 53% de su valor en 2021 y en lo que llevamos de mes no parece haber mejorado. Sus títulos caen algo más de un 2%, sumándose a los dos meses de pérdidas que acumula en el selectivo español.

ATASCO EN EL MERCADO

Las excepciones a la tendencia que está marcando el sector de energías renovables en Bolsa vienen de parte de Ecoener y de Audax Renovables, cuyos títulos suman en positivo desde el comienzo del año. Si bien es cierto que el 2021 de ambas compañías ha estado marcado por la caída de sus acciones, especialmente en la del empresario José Elías, una de las cotizadas que más presión bajista carga a sus espaldas.

Y en este contexto a la baja, las perspectivas para el sector reflejan un atasco por exceso de competencia en los próximos meses. Algunas de las compañías favoritas en las quinielas para salir a Bolsa este año son renovables, incluida la filial de Repsol con la que todavía no ha decidido qué hacer. Otra de las empresas que puede debutar este año es la asturiana Windar, perteneciente al Grupo Daniel Alonso, dedicada a la fabricación de torres y otras estructuras utilizadas en la industria de la energía eólica.

En la carrera por salir a competir en el mercado de valores español también se encuentra Opdenergy. Tras el fracaso en la operación de salida el año pasado, la compañía que opera en el mercado fotovoltaico y en el eólico ha emitido recientemente pagarés verdes en el Mercado de Renta Fija (MARF) para conseguir una financiación de hasta 100 millones de euros. Sin embargo, la entidad no ha rechazado todavía la idea de salir a cotizar y podría ser una de las nuevas incorporaciones este año.

También han llegado a copar informaciones sobre posibles salidas a Bolsa otras compañías relacionadas con las energías renovables como Capital Energy y Factor Energía. Los próximos meses serán decisivos para la industria de las energías limpias en el terreno bursátil, donde un exceso de competencia podría catapultar a las nuevas incorporaciones en detrimento de las que ya cotizan actualmente, especialmente si se trata de filiales de grandes multinacionales con su negocio más consolidado.

Relacionados