jueves, 29 septiembre 2022

Máxima cautela en Grifols en plena presión bajista

Máxima cautela en Grifols. La líder de hemoderivados ha frenado el rebote del 10% desde los mínimos del pasado año en el inicio de este 2022. La entidad controlada por la familia Grifols cerró el 2021 como el ‘patito feo’ del Ibex 35 y se espera una gran remontada, según el consenso de analistas, para los próximos 12 meses. Sin embargo, el valor se enfrenta a una gran presión bajista debido a los problemas con su deuda, la entrada del fondo soberano de Singapur (GIC) y la emisión de bonos, que han penalizado al valor desde la segunda mitad del pasado ejercicio.

Para tratar de dar visibilidad al futuro, Grifols ha iniciado el año con compras de centros en Canadá y la apertura del primero de sus cinco centros de donación de plasma en Egipto. Estos movimientos no contrarrestan la opinión de algunos analistas, como Diego Morín, de IG Group

Grifols, un valor especulativo en manos de los hedge funds

A su juicio, la deuda pesa como una losa en Grifols y los posteriores movimientos con GIC «no gustaron a los inversores«. Ahora mismo, según ha apuntado, es un «valor especulativo en manos de los hedge funds».

GRIFOLS, UN POTENCIAL DEL 12%, PERO CON CAUTELA

Por esta razón, ha mostrado su «cautela», si bien «parece que ha realizado un suelo alrededor de los 15,50 y 16 euros por título», tras el testeo de los mínimos de enero de 2015, los cuales se ubican alrededor de los 15,25 euros. Pese al rebote de las últimas semanas, incide el analista, «es cierto que podrían darse ciertos rebotes a testear zonas perdidas, como podrían ser los 17,25 euros, máximos de enero de 2022 y donde un cierre diario y/o semanal sobre dicha zona podría crear una extensión hacia los 18 euros«.

Este nivel sería otra de las importantes referencias en Grifols y no se descarta «un acercamiento sobre los 19 euros». Es decir, un potencial respecto a los niveles de este martes del 12%. Sin embargo, «la tendencia principal continua siendo bajista y se tercia complicado entrar en estos niveles«, ha advertido.

Grifols

Grifols ha sido un valor muy castigado por la irrupción de la pandemia del Covid-19. Su negocio se vio afectado por las continuas restricciones que impedían cruzar la frontera entre México y Estados Unidos para donar plasma sanguíneo. Durante la primera ola de la crisis sanitaria, los resultados de la compañía se vieron dañados durante la primera mitad del pasado año.

Según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tan sólo hay un bajista en Grifols. Se trata de Ako Capital, un viejo conocido del Ibex 35 y que también tiene presencia en otros valores. Hasta ahora, ostenta el 0,58% del capital, un paquete que tendría un valor actual de 56,7 millones de euros.

GRIFOLS RECIBE UN DURO CASTIGO CON LA CRISIS SANITARIA

Fue entonces cuando las casas de análisis retiraron su recomendación de comprar o neutral para decantarse por poner en venta sus acciones.

No obstante, el castigo fue muy excesivo. De hecho, Bankinter, una de las firmas que sigue este valor, cambió en cuestión de meses de parecer. De «neutral» a «vender» y de «vender» a «neutral». La modificación de esta corrección situó el precio objetivo en los 17 euros por título, un nivel que ha alcanzado ahora el valor. Sin embargo, persiste la tendencia bajista.

La compañía, además, anunció que dejaría de facilitar la evolución de su negocio de forma trimestral. Es decir, tan sólo dará a conocer las obligatorias cuentas semestrales, a cierre de año y a cierre de junio. La última comunicación de la firma de hemoderivados versó sobre sus propias perspectivas de negocio para el último tramo del año.

GRIFOLS SUBE PRECIOS

En concreto, aseguró que la demanda de productos y soluciones de todas las divisiones se mantiene «muy sólida» a 30 de septiembre. Así, habría una mayor petición de las proteínas plasmáticas principales, incluyendo inmunoglobulinas (IGIV y IGSC), albúmina, alfa-1 y proteínas especiales. Eso sí, ha incrementado los precios, especialmente de las inmunoglobulinas. Esta estrategia se ha consolidado también para este año 2022, según la propia empresa y a tenor del incremento de los precios de las materias primas, la electricidad y los cuellos de botella.

Por otro lado, la compañía se ha fijado como objetivo reducir su ratio de endeudamiento a 4 veces para el próximo año, para volver a bajarlo en 2024 a solo 3,5 veces. No es la primera vez que Grifols ha anunciado objetivos en esta ratio y habrá que esperar si finalmente se cumple. Para ello, Grifols cuenta ahora con los 1.000 millones del fondo de Singapur, que se ha convertido en un socio estratégico.

Asimismo, Grifols ha realizado varias desinversiones en las líneas no estratégicas, como la venta de Hemostasia por 25 millones de dólares en efectivo. La venta incluye todos los activos relacionados con esta división, así como los trabajos de I+D y los empleados, unos 25 efectivos.

Relacionados