sábado, 26 noviembre 2022

Manuel Agudo (OpenWebinars): “El trabajador del futuro deberá tener la mente abierta al cambio continuo”

spot_img

La sociedad se mueve rápido. Los cambios producidos por el avance de las nuevas tecnologías hacen que haya una necesidad mayor de especializarse y formarse para poder encajar en el mercado laboral presente, así como desempeñar los trabajos del futuro. En este contexto, donde un mundo hiperconectado e instantáneo se mueve velozmente hacia una transición protagonizada por conceptos como el Metaverso o la tecnología blockchain, se abren nuevas puertas de conocimiento.

Para cubrir los nuevos huecos que demanda el avance tecnológico y retener el talento, las empresas buscan formar a sus empleados a través de cursos de formación que vayan más allá de lo tradicional. Ahí es donde entran en juego startups españolas como Open Webinars, una plataforma de e-learning tecnológico que provee de este tipo de cursos y servicios a compañías como Telefónica, Mapfre o Accenture y también a organismos públicos como el Banco de España.

Manuel Agudo creó un blog de contenido tecnológico en 2013 junto con su socio Jesús Lucas y, dos años más tarde, cuando ya tenían una comunidad amplia, se lanzaron a crear la compañía. “Los dos venimos del mundo de la tecnología. Siempre pensamos que había mucho contenido tecnológico de calidad en inglés, pero no tanto en español. En cambio, había muy buenos profesionales de la industria en España, por lo que nos pusimos el reto de encontrar los mejores expertos en cada tecnología y hacer posible que llegara al máximo de profesionales posibles”, comenta Manuel Agudo, cofundador y CEO de OpenWebinars a inversion.es.

«Es fundamental tener dos herramientas muy bien afinadas: información fresca sobre tendencias y formación personalizada que se adecúe a nuestro estilo de vida»

El equipo está formado actualmente por 40 personas y cuenta con más de 100 expertos especializados en las diferentes materias que tratan. Los planes de crecimiento de la empresa son ambiciosos, una característica que ha llamado la atención de fondos de capital riesgo como Wayra, perteneciente a Telefónica, que eligió a la firma andaluza como una de las 49 startups que financió en 2021. Las cifras de facturación rondan los 1,5 millones de euros, pero las perspectivas para este año es duplicar lo obtenido.

“Este año que viene esperamos un crecimiento de alrededor del 100% en facturación. En cuanto a financiación, somos una empresa rentable con unos planes de expansión muy agresivos. Aunque actualmente no estamos buscando activamente inversión, si surge una buena oportunidad, la estudiaremos”, asegura el empresario. Tampoco descarta la posibilidad de una salida a Bolsa algún día, a través de mercados pequeños como el BME Growth, no obstante, es un objetivo que a día de hoy no se plantea.

TRABAJADOR DEL FUTURO Y RECICLAJE PROFESIONAL

La firma andaluza cuenta con un catálogo formado por 650 cursos que provee a más de 20.000 trabajadores de más de 200 empresas. “La idea es llegar a más de 1.000 cursos en este año. Nosotros lo que hacemos es ajustar la oferta formativa lo máximo posible a las necesidades de cada profesional”. Asimismo, la compañía está presente en una treintena de países, con especial foco en los territorios hispanohablantes.

El trabajador del futuro deberá tener una mente abierta al cambio continuo y a los ciclos cortos en productos y servicios. Lo que hoy funciona puede que no exista en cuatro o cinco años. Es algo que vemos continuamente con empresas que pensábamos consolidadas y desaparecen del mapa sin dejar rastro porque no se adaptan a la nueva ola”, afirma el CEO de la empresa.

«HAY COLECTIVOS QUE NO HAN PODIDO ALCANZAR LA DIGITALIZACIÓN QUE ESTÁN EN RIESGO CLARO DE AISLAMIENTO»

Se trata de cambios que pueden generar frustración, por lo que desde la compañía consideran “fundamental tener dos herramientas muy bien afinadas: información fresca sobre tendencias y formación personalizada que se adecúe a nuestro estilo de vida”. Y esto se debe realizar, según Manuel Agudo, a través del ‘reskilling’ y del ‘upskilling’, conceptos que definen el reciclaje profesional y la adquisición de nuevas competencias laborales. “Cuando las empresas favorecen formación adaptada y flexibilidad para aprender todos ganamos. El trabajador del futuro también debería ir acompañado de la empresa del futuro, que comprenda que no puede ignorar esta realidad”, asegura Agudo.

EL PROBLEMA DE LA BRECHA DIGITAL

Además, otro de los problemas que se pueden encontrar determinados trabajadores en el entorno laboral es la brecha digital por la falta de formación ante los avances tecnológicos. «La pandemia ha acelerado la creación de un modelo de convivencia e interacción laboral híbrido (virtual y real), pero no toda la población ha avanzado hacia ese nuevo paradigma donde la digitalización facilita y acelera muchos trámites. Al contrario, hay colectivos muy numerosos que no han podido abrazar la digitalización, bien por falta de formación, de recursos que están en riesgo claro de aislamiento«, señala el CEO.

Y la brecha se hace más notoria entre las nuevas generaciones y gente de la tercera edad, como se ha visto recientemente con la polémica por la poca accesibilidad de los cajeros y las sucursales bancarias. «Es el ejemplo más claro. Para esas personas es frustrante acercarse a un banco solo bajo ciertas condiciones restrictivas, en horarios reducidos y demás. Tienen en su bolsillo un ordenador muy potente que les permite gestionar su dinero como quieran, pero les da miedo utilizarlo. En nuestra experiencia propia, esto se soluciona con formación muy personalizada. Después estarán las campañas de concienciación, que son necesarias, pero para reducir la brecha digital no hace falta solo con asimilar que uno está fuera de la onda. Hay que hacer un camino formativo y recorrerlo con la compañía adecuada», destaca.

«LA TECNOLOGÍA QUE HOY ES MUY RELEVANTE PUEDE NO SERLO EN DOS O TRES AÑOS»

En cuanto a las diferencias y los límites de las nuevas formaciones con la tradicional, Agudo sostiene que, aunque la formación reglada tiene un «valor innegable», no es suficiente para que alumnos recién egresados de la universidad puedan involucrarse de manera totalmente eficiente en el mercado laboral. «Hay profesores haciendo un trabajo excelente por mantener una ventana abierta a la empresa, realizando tareas voluntarias de puesta al día de temarios o invitando a profesionales a compartir experiencias, pero el sistema reglado no está diseñado para actualizarse a la velocidad que requiere el mercado. Es importante que los estudiantes sepan, además, que el reciclaje y la formación complementaria los acompañarán durante toda su carrera profesional en el sector IT», cuenta Agudo.

Y son esos ritmos en los que hace hincapié el CEO de la startup que pretende cubrir el espacio al que no llega la formación universitaria: “los planes de estudio tardan demasiado tiempo en validarse. La tecnología que hoy es muy relevante puede no serlo en dos o tres años, cuando al fin sea incluida en los temarios oficiales en la universidad o en los centros de formación profesional. En OpenWebinars detectamos una tendencia, analizamos la demanda y podemos producir un nuevo curso en cuestión de pocas semanas». 

Relacionados