martes, 05 julio 2022

Jugada maestra de Santander con emisión de bonos por 1.500 M€ antes de presentar resultados

Santander se puso al mismo ritmo de BBVA y Unicaja en la emisión de bonos sénior preferente, la cual ha cerrado por valor de 1.500 millones de euros con un precio inicial de referencia de 50 y 55 puntos básicos que finalmente cerró en 35 puntos básicos por la demanda sustancial que alcanzó cerca de 3.000 millones de euros. Estos bonos pagarán un cupón anual del 0,10% con plazo de vencimiento a 3 años.

Ana Botín su presidenta, ha aprovechado la colocación de los bonos previo al black-out donde se impide la realización de este tipo de operaciones. Es una jugada estratégica que de la misma manera se hace previo a la presentación de los resultados trimestrales y con cierre a 2021 los cuales tienen cita el próximo 2 de febrero.

Hay varios factores que pueden incurrir tanto en los resultados financieros de Banco Santander como en el comportamiento de su acción. Por un lado, tenemos una inflación en crecimiento que, aunque amenaza la economía mundial, incrementa el precio de las acciones, específicamente hablando del sector bancario dado que, al corregir la inflación al alza en función de una subida de tipos de interés, beneficiará los ingresos del sector financiero por lo cual sus acciones se vuelven atractivas.

Otro factor está relacionado a los problemas en las cadenas de suministro a nivel mundial que, en varios sectores todavía presentan cuello de botella lo cual puede incurrir en el retraso de la producción, de la oferta y así sucesivamente hasta llegar al impago de deuda afectando los resultados del sector financiero, situación que presionaría el precio de la acción de Santander a la baja.

Finalmente, el sector energético se encuentra en un momento coyuntural que atado a los compromisos en favor del cambio climático a través del incremento en los precios de derechos de emisión de CO2+ y la renovación de la producción energética con energía renovable, seguirá presionando la inflación al alza.

Este panorama nos deja un sin sabor que de cara al comportamiento de la acción de Banco Santander para 2022, presiona el precio a la baja desde el nivel actual dado que se mantiene trabajando por debajo de las áreas de pánico institucionales en 3,17 euros. Allí confluyen la visita y respeto de la directriz bajista interna que se ha formado desde enero de 2018. Esto es un movimiento que puede generar una desvalorización del precio de la acción de Santander hasta en un -22%.

Si, por otro lado, los resultados de Banco Santander sorprenden al mercado y el precio logra ubicarse por encima de 3,2 euros realizando la ruptura del área de pánico y al mismo tiempo de la directriz bajista interna, estaría en disposición de ir a buscar el máximo anterior de mayo de 2021 arriba de 3,5 euros. Lo que corresponde a una revalorización cercana al +11%.

Relacionados