domingo, 03 julio 2022

La incertidumbre se apodera de Meliá ante las incógnitas del sector turístico

Meliá sigue siendo una de las incógnitas del Ibex 35. La compañía hotelera ha sido uno de los valores más sacudidos por las variaciones pandémicas. Meliá pertenece al sector hotelero, el cual va de la mano con el sector turístico, y este ha sido el más perjudicado por la Covid-19. La empresa balear se ha visto limitada por las restricciones gubernamentales, dentro de las cuáles están las restricciones de movilidad. Esto ha hecho que sea el turismo nacional la principal baza de las hoteleras.

Todo ello ha mermado los intereses tanto comerciales como bursátiles de Meliá. Aunque la empresa presidida por Gabriel Escarrer Julia ha crecido significativamente con respecto a 2020, Meliá sigue en pleno camino hacia la recuperación total. 

La cadena hotelera ha arrancado 2022 con un ligero ascenso del 3,59%. Además de ello, Meliá no cerró el pasado año de mala manera. Y es que, desde mediados de diciembre de 2021, la empresa española se ha revalorizado más de un 21%. De esta forma, la compañía balear fue una de las firmas que mejor cierre marcó. Darío García, analista de XTB, considera que “la compañía cuenta con el beneplácito de una valoración de ‘mantener’ por parte de las grandes casas de análisis. XTB está alineado con esa valoración”.

“MELIÁ VOLVERÁ A TENER BENEFICIO NETO EN 2022”

Por el momento, esa tendencia alcista se mantiene. A pesar de ello, Meliá sigue estando sujetas a las variaciones pandémicas, que continuan siendo su principal enemigo. La cadena hotelera, además, pertenece a un sector cíclico. Es decir, Meliá no tiene una demanda estable o fija de clientes a lo largo del año. La firma hotelera tendrá más volumen de clientes en temporadas de verano o épocas vacacionales. 

El Observatorio Nacional del Turismo Emisor sitúa en 2023 el momento de la recuperación total del sector

El inversor es consciente de ello, y más teniendo en cuenta que el valor de Meliá ha sido una montaña rusa a lo largo del último año y medio. La volatilidad se ha apoderado del valor de la compañía. Por ejemplo, durante el pasado ejercicio, Meliá marcó su valor máximo anual en marzo con 7,30 euros por título. En diciembre, las acciones de la compañía pasaron a valer 5,36. Además de ello, fue entre julio y septiembre cuando, paradójicamente, el valor de Meliá estuvo más depreciado. 

Atendiendo a todo esto, Meliá deja varias incógnitas. Los analistas consideran que puede mantener la tendencia alcista a corto plazo. La empresa se anota una revalorización del 12% en los últimos seis meses. Además, la compañía mantiene el optimismo y ven más cerca la recuperación total del sector. Tanto es así que Meliá tiene planes de expansión durante 2022. También, la empresa balear ha dado un salto al negocio de lujo, y Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá ha afirmado que “el volumen de reservas para verano ya está un 11% por encima de 2019”. El propio consejero delegado afirma que “Meliá volverá a tener beneficio neto en 2022”. 

No hay dudas de que la empresa mantiene el optimismo aún sabiendo que la pandemia no ha finalizado y que están sujetos a las variaciones de esta. Aún esto, no hay garantías de que vaya a ser un buen año para el turismo. 

Meliá
Meliá Tenerife

LA INFLACIÓN PUEDE JUGAR UNA MALA PASADA

La inflación puede ser otro gran escollo para Meliá. La situación económica es delicada ya que la inflación sigue creciendo, y todavñia está por ellgar la subida de tipos de interés. Darío García considera que todo esto “podría hacer sucumbir a una demanda que se descuenta muy afectada, entre otros factores, por la capacidad de rentas y la caída del poder adquisitivo de los consumidores”.

MELIÁ SE AGARRA AL TURISMO NACIONAL

El turismo es uno de los sectores más importantes para las economías nacionales. Las previsiones apuntan a que el turismo nacional será el principal motor del sector. Las variaciones pandémicas pueden provocar la instauración de nuevas restricciones de movilidad en varios países, y por lo pronto, todo apunta a que el turismo nacional será el que sostenga al sector

El Observatorio Nacional del Turismo Emisor mantienen el optimismo de cara a 2022, aunque ponen la mirada en 2023 como el momento de la reactivación total del sector. A fin de cuentas, esto son previsiones, ya que nadie sabe como va a evolucionar la pandemia. Si se cumplen, y el turismo nacional es el principal activo del sector, Meliá cuenta con más de un centenar de hoteles en toda España, por lo que podrá amortiguar la carencia de turistas extranjeros. 

A PESAR DE QUE LAS PERSPECTIVAS SON FAVORABLES, NADIE PUEDE ASEGURAR UN BUEN AÑO PARA EL TURISMO

Ante la situación del sector, Darío García, analista de XTB piensa que “los plazos de recuperación se están dilatando. En 2021 la consideración era un año de transición hacia la recuperación para en 2022 dar el proceso por terminado. Pero, quizás este año siga manteniéndose en esa perspectiva”. 

Meliá tiene ante sí varios frentes abiertos. Aunque la cadena hotelera mantiene la confianza y sigue trabajando en sus planes de expansión, la empresa balear debe afrontar la creciente inflación que condicionará a los clientes. Por otro lado, debe tener en cuenta las posibles restricciones gubernamentales provocadas por las variaciones pandémicas. Varias incógnitas que generan incertidumbre en la cotización de la hotelera.

Relacionados