lunes, 16 mayo 2022

Merlin saca beneficio gracias a la actual inflación del mercado

A finales de diciembre de 2021, Merlin Properties era noticia por causa de la asamblea extraordinaria del consejo de administración en la que se establecía el nuevo director (CEO)y equipo gestor de la compañía.

La fuerte rivalidad entre Ismael Clemente el actualCEO y Javier García-Carranza, representante de Santander y máximo accionista de Merlin, se volvió tan álgida que decidieron tomar una standby ya que la situación estaba repercutiendo directamente en el comportamiento bajista de la acción que alcanzó a desvalorizarse cerca de un -7% justo para la foto de fin de año.

Esta situación traduce varias condiciones, la primera de ellas es la experiencia de Ismael Clemente a cargo de la compañía quien tiene el apoyo de su equipo gestor, así como de los empleados de esta. Sin embargo, Santander posee una participación del 22% del capital total de la Socimi con lo cual representa una amenaza para la acción en caso dadod e que quisieran salir de su participación al no poder tener control de la compañía.

Mientras esto se define, Ismael Clemente, quien continúa a cargo de momento, anuncia con optimismo los resultados que la compañía puede presentar a 2022 y que tienen relación con el comportamiento típico de la economía en estas situaciones que para el caso particular hablamos de inflación.

Es claro que la mayoría de los contratos de alquiler que compañías como Merlin tiene firmados y que generalmente son a largo plazo, tienen sujeción de su valor en relación con la inflación la cual generalmente se hace a inicio de año, por lo tanto, un comportamiento alcista de la inflación repercutirá en beneficios para la compañía de mediano y largo plazo. De ser así, seguramente Merlin podrá incrementar el pago de dividendo a niveles previos a la pandemia en 0,52 euros dado que de momento paga 0,40 euros.

A inicios de 2021 compartimos una publicación en la que hacíamos explicación de un patrón psicológico alcista el cual nos estaba dando área de compra arriba de los 9,5 euros por acción. El precio ha logrado avanzar hasta nuestro primer objetivo ubicado en inmediaciones de los 10,2 euros que corresponden a los máximos previos de mediados de noviembre.

Sin embargo, ante un posible retroceso de acuerdo a la sobrecompra que presenta el índice de fuerza relativa, podríamos esperar el precio nuevamente en inmediaciones de 9,7 a 9,8 euros por acción o inclusive hasta los 9,6 euros desde donde podemos adherir posición de compra en busca de un objetivo en los 10,5 euros que corresponden al nivel medio del canal alcista macro para posteriormente y como segundo objetivo, atacar el nivel superior del canal alcista arriba de los 12 euros por acción, operación que equivale a entre un +10 y +20% de beneficio para lo que viene de 2022.

Relacionados