sábado, 26 noviembre 2022

Soltec pierde el 54% de su valor en un año mientras se refuerza en Latinoamérica

La compañía de energía fotovoltaica sigue pagando las consecuencias del desplome del mercado de energías renovables tras la burbuja que se vivió en 2020. El valor de las acciones de Soltec se disparó durante sus primeros meses en el Mercado Continuo, pero poco a poco se ha ido deshinchando, lastrada por el comportamiento del sector, los dificultades económicas coyunturales y las pérdidas que registró hasta septiembre del ejercicio anterior.

Desde noviembre la tendencia que han seguido los títulos de la firma renovable ha sido bajista, alcanzando un descenso del 32%. Una cifra que en el acumulado a 12 meses supera el 54%, dejando el precio de su acción en los 5,16 euros, lejos de los casi 15 euros de máximos que alcanzó en enero del año pasado. Su capitalización de mercado ha caído desde los 1.200 millones de euros que alcanzó al cierre del 2020 hasta los actuales 479 millones, aunque todavía por encima de los 440 millones de valoración que ostentaba en su debut bursátil.

A pesar de ello, las firmas de análisis que cubren a la compañía liderada por Raúl Morales son optimistas respecto al precio objetivo de la acción y la mayoría estiman que superará el valor actual. Así, Berenberg cree que Soltec puede llegar a los 10 euros por título y otra como Santander fija el precio de su acción por encima de los 7 euros.

AÑO DE TRANSICIÓN

Las fuertes disrupciones en el mercado global relacionadas con los problemas de la logística internacional y la escasez de recursos de personal en diferentes países fueron causantes de las malas cifras reflajadas en los resultados de la compañía. La firma registró pérdidas netas de 20 millones de euros hasta septiembre de 2021, un descenso de la cifra de negocio un 6,7% inferior y un ebitda ajustado negativo con 22,5 millones de euros frente a -1,2 millones del año anterior.

Por su parte, las ventas de Soltec en el mismo período alcanzaron los 188 millones de euros, aunque la estimación de la compañía es de finalizar el 2021 en unos 400 millones de euros. Para saber como ha evolucionado su negocio en los meses posteriores habrá que esperar al 24 de febrero, fecha en la que la compañía anunciará los próximos resultados. Aunque ya se sabe que este año será de transición y hasta el año que viene la firma no espera pasar de pérdidas a ebitdas positivos de entre el 5% y el 7%, tal y como señaló el consejero delegado en una entrevista con El País.

Esta mala situación bursátil se ha visto agravada también por la mala racha del sector de las energías renovables que se ha cebado con valores del Ibex 35 como Siemens Gamesa, cada vez más cerca de la opa de su matriz y quedar excluida de cotización, y la firma de energía fotovoltaica Solaria. Todo ello en un contexto incierto por la inflación y los elevados costes de las materias primas, así como el atasco que puede darse en el sector de las renovables con las próximas salidas a Bolsa.

REFUERZO EN LATINOAMÉRICA

Dificultades para las que Soltec ha estado buscando soluciones y una de ellas ha sido reforzar su posición en Latinoamérica a través de diferentes proyectos fotovoltaicos. Muestra de ello son los recientes contratos que ha firmado la empresa española en Chile y Colombia, a través de los cuales construirá dos plantas para suministrar su seguidor SF7 Bifacial.

La energética ha suministrado 420 MW de este seguidor y la finalización de dichas plantas terminará a finales de 2022. Soltec aterrizó en Chile en 2014, mientras que en Colombia su filial Powertis también se adjudicó 100 MW el pasado octubre en la subasta de energías renovables. Se trata de una estrategia de diversificación que la propia compañía tiene muy en cuenta para prevenirse de la saturación del mercado español y que no les pase factura la competencia entre las compañías de energía renovable.

Relacionados