miércoles, 30 noviembre 2022

Bitstartups, la plataforma de crowdfunding que une la tecnología blockchain y los ‘business angels’

spot_img

Bitstartups se lanzó hace a penas cinco meses al mercado pero en su corta vida como startup ya ha cerrado su primera ronda de financiación por un importe superior a los 170.000 euros. Se trata de una empresa que utiliza la tecnología blockchain de las criptomonedas para su plataforma de financiación de proyectos, una manera de unir una tecnología en auge por el ‘boom’ de los criptoactivos y la inversión de capital riesgo a la que se dedican los ‘business angels’.

«Lo que hemos creado es una herramienta para el ecosistema startup que ayuda a los proyectos en fase de validación a través de una financiación colaborativa, es decir, un crowdfunding por recompensas. La persona que se financia ofrece recompensas a esas personas que le ayudan», explica Benjamín Sanchis a INVERSION. De esta manera, según explica el emprendedor, las recompensas dependen de la capacidad y creatividad del promotor, «por ejemplo, si me ayudas a financiar mis zapatillas, cuando tenga el producto desarrollado te las dejaré a mitad de precio o te regalaré un par».

TRAZABILIDAD Y LEGITIMIDAD

Desde la firma tecnológica han cogido el modelo de crowdfunding que ya existía y lo han adaptado con la tecnología blockchain para «ofrecer otro tipo de valores que no existían. Entre ellos, hay dos principalmente: trazabilidad y legitimidad. La primera, porque la cadena de bloques verifica a todos los poseedores, quién ha tenido el producto y cómo ha ido pasando de mano a mano. En cuanto a la legitimidad, Bitstartups, a través de la tokenización del producto, lo que hace es legitimar el derecho de la persona sobre dicho producto. Derecho que se puede transferir entre los inversores a través de la plataforma en cualquier momento», asegura Sanchis.

Se trata de una plataforma para startups que todavía se encuentren en fases tempranas, con el objetivo de obtener el capital inicial necesario para desarrollar su producto y a través de la comunidad formada por los inversores privados y ‘business angels’. «Ayudamos a que se pueda validar el producto, que se puedan impulsar y ver que tiene una comunidad detrás que lo va a respaldar si es atractivo para los clientes«, destaca.

MENOS RIESGO PARA EL ‘BUSINESS ANGEL

En este sentido, el CEO asegura que la ventaja para el emprendedor es que «no es necesario hacer todo el desarrollo del producto, sobre todo en el ecosistema startup, donde a veces es difícil llegar a obtener recursos iniciales. Además, es una forma de ver si tu producto le gusta al mercado porque ya tienes una cifras de una comunidad a la que le interesa».

En cuanto al papel del inversor de capital riesgo, desde Bitstartups destacan que la principal ventaja es el menor riesgo al que se expone a la hora de apostar por determinados proyectos. «Al inversor para lo que le sirve es para entrar dentro del seguimiento de esa empresa hasta que cumpla su tesis de inversión y luego poder entrar por equity. Digamos que es una herramienta puente para que el ‘business angel’ no asuma un riesgo tan líquido como es adquirir equity y que el proyecto realmente tenga un pequeño período de validación antes de venderse».

«Queremos listar unos 60 proyectos este año y tener la máxima tasa de éxito«.

Asimismo, también supone una oportunidad para tener derechos sobre el producto que la startup se encuentre desarrollando antes de poder entrar al capital de la empresa a través de rondas de financiación. «Cuando firman con nosotros, las startups se comprometen a mantener al día la evolución de su proyecto. Ya no solo por los ‘business angels’ sino también por otros inversores que también ayudan porque en el futuro querrán el producto», agrega Sanchis.

TOKEN ROSETA

Además de la tecnología blockchain para la validación y financiación de proyectos, la plataforma de Bitstartups cuenta con su propio token, que ofrece ventajas a sus poseedores respecto de aquellos miembros de la comunidad que no lo tienen. Para ello, Bitstartups emite una cantidad limitada de tokens y «luego ya es la comunidad la que negocia la compraventa de Roseta y se regula por si misma», señala.

«Es una herramienta más de financiación que tenemos. De momento las ventajas para los poseedores son tres: cashback en los proyectos que inviertes, es decir que inviertes más barato, un descuento en el mercado secundario por una reducción en la comisión, y otra relacionada con el filtro de la comunidad que tienen que pasar los proyectos, pues todos los miembros poseedores del token votan y deciden por mayoría si un proyecto se lista o no», destaca el CEO.

«LA IDEA ES AVANZAR UNA RONDA PARA FINALES DE ESTE AÑO O PRINCIPIOS DEL AÑO QUE VIENE»

Pese a los pocos meses de Bitstartups en el mercado, la financiación por parte del capital riesgo ha llegado de forma rápida y Sanchis cree que tanto la tecnología blockchain como la escalabilidad de su startup han tenido mucho que ver. «Conseguimos hitos muy importantes, los primeros proyectos que lanzamos facturaron en cuestión de días 75.000 euros. Trabajamos con tecnología blockchain y tenemos un modelo muy escalable, algo que a mucha gente le atrajo. La ronda surgió casi improvisada, no teníamos una planificación de que llegara tan temprano, pero vimos que era un buen momento porque se estaba generando bastante FOMO (miedo a perderse algo) y necesitábamos más infraestructura».

CRECIMIENTO INTERNACIONAL

Un crecimiento que se basa en la comunidad, actualmente formada por más de 1.000 usuarios. «Tenemos nuestra comunidad interna, pero realmente la comunidad es indirecta. Los proyectos tienen que generar un interés y crear sus propias comunidades y luego beneficiarse de la comunidad de Bitstartups».

Y por la misma razón no le interesa tanto la cifra de facturación, sino el número de proyectos que consigan atraer a la plataforma y el porcentaje de éxito que logren. «No nos enfocamos en la cantidad de dinero, sino en hacer crecer el equipo y generar tracción nacional y a nivel europeo. Nuestro crecimiento es exponencial, pero tenemos que romper la barrera del volumen. Tampoco nos preocupa tanto la facturación, sino el número de proyectos que podamos financiar. Queremos listar unos 60 proyectos este año y de esos tener la máxima tasa de éxito«.

En este plan de crecimiento Sanchis ya tiene puesta la mira en otra ronda de financiación para poder dotar de recursos su internacionalización. «La idea es avanzar una ronda para finales de este año o principios del año que viene. Queremos llegar al otro lado del charco, y tener fuelle para ser operativos de forma orgánica. España es nuestra zona de validación, luego queremos dar el salto a Latinoamérica, que tiene muchas ventajas como la densidad poblacional. De hecho, ya estamos negociando un acuerdo con una empresa representativa en el territorio para entrar en Colombia, Brasil y México cuando llegue el momento.

Relacionados