jueves, 18 agosto 2022

Parlem navega entre la especulación y la obsesión por crecer

El sector de las telecomunicaciones está agitado. Los tambores de fusiones y adquisiciones suenan con mayor rotundidad en España, pero no se llega a materializar operación alguna. Son las grandes las que se verían más beneficiadas, pero ¿qué hay de las pequeñas operadoras que buscan hacerse un hueco? Parlem es una de ellas y de las más activas en el Mercado Continuo, pero la operadora catalana se centra en crecer con las pequeñas regionales. Dejando de lado, por el momento, las grandes operaciones.

El sector ha salido con éxito de una dura pandemia. Cuando el resto de empresas se ha visto afectada, las teleco han sacado músculo debido al teletrabajo y la necesidad de los empleados de tener mejores conexiones a la red de redes. En 2020 registró los mejores resultados de su historia, rondando los 20 millones de euros, un 70% más respecto a 2019. La empresa dirigida por Ernest Pérez-Más entró en beneficios por primera en su corta andadura, que empezó hace tan sólo ocho años con el apoyo de MásMóvil.

La salida a Bolsa el pasado verano, en el BME Growth, fue el punto de inflexión para empezar a pensar a lo grande y poder soñar con competir con los grandes operadores españoles. Así empezó MásMóvil, piano piano, hasta alcanzar casi los 3.000 millones de euros en Bolsa. Asimismo, Parlem recibió el apoyo y la tutela de Inveready en su salida a Bolsa, con una valoración de 40 millones de euros.

Josep María Echarri ha visto y escudriñado los números no sólo para apoyar a Parlem, sino para controlar el 14% de la operadora. Un espaldarazo que le ha valido para estar en el radar de los analistas, aunque no todas las casas siguen al valor.

CRECER EN LOS MERCADOS REGIONALES

Por el momento, Parlem trata de crecer en los mercados regionales. Ha ganado cuota en Cataluña, como también en Valencia, aunque sea a base de compras. Pero no ha aparecido en las quinielas de la concentración en el sector, más pendiente de la posible operación entre Vodafone y MásMóvil que beneficiaría únicamente a las empresas más grandes. De hecho, MásMóvil, pilotada por Meinrad Spenger, ya ha comenzado el baile con su opa sobre Euskatel el pasado año. No se descartan más movimientos, pero con sólo 230.000 líneas, un número insuficiente para centrar mercado, más cuando ha alcanzado acuerdos con otras operadoras como Yoigo y Orange.

De continuar el ritmo o incluso incrementarlo, podría dejar de ser una novia descompuesta para optar por pretendientes con un mayor músculo. “Por ahora, hay muchas posibilidad de que se produzcan fusiones dentro del sector de telecomunicaciones, una situación que traer mayores ventajas para las grandes compañías”, ha destacado Diego Morín, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN. “En cuanto a la posible fusión de Vodafone y MásMovil es cierto que se pueden producir sinergias positivas entre ambos negocios, con la posibilidad de sobrepasar los 7000 millones en ingresos”, ha considerado.

En cuanto al análisis técnico, los títulos de Parlem Telecom han comenzado este 2022 con mal pie. La caída es del 11% desde enero y el precio de las acciones se sitúa en los 6,3 euros, a casi un 4% del soporte clave de los 6,5 euros. Desde máximos anuales, el gráfico pinta feo, con una pérdida del 18% desde los casi ocho euros que llegó a tocar a inicios de año. De hecho, este techo es ahora una resistencia.

CIERTA DEBILIDAD EN PARLEM

La operadora catalana muestra una “cierta debilidad” debido al movimiento lateral de los últimos dos meses, aunque se mantiene sobre los 5,50 euros. Desde esta zona registró casi una subida libre en noviembre de 2021 hacia los ocho euros por acción.

Para Morín, Parlem buscará compras y oportunidades. “Es probable que pueda seguir buscando alternativas de expansión, eso es positivo para el valor”, ha sostenido. En cuanto a entrar o no en el valor, el analista de IG Markets considera que dependerá del tipo de inversión que se quiere acometer. “Hay cierta especulación con el valor”, ha considerado. Asimismo, la capitalización del valor es baja y favorece que con volúmenes pequeños se puede abrir la puerta a bruscos bandazos en el mercado. No obstante, cree que con una inversión a largo plazo se podría incluir el valor en la cartera. Eso sí, su preferencia se decanta por Telefónica, una empresa más sólida.

EXPANSIÓN MÁS ALLÁ DE CATALUÑA

La empresa de telecomunicaciones se convertía en la tercera compañía en entrar en el BME Growth en 2021, con la intención de seguir creciendo y expandir el negocio más allá de Cataluña. Asimismo, ha aparecido los dos últimos años entre las 200 primeras posiciones del top del Financial Times de las 1000 empresas que más rápido crecen de Europa y también como la primera en España del sector de las telecomunicaciones.

Sus perspectivas pasan por doblar tamaño para 2024. No es para menos. A cierre de 2020 logró facturar 18,7 millones, un 70% más respecto a 2019, pero de con pérdidas. La mayoría de sus clientes son particulares y empresas en Cataluña.

Relacionados