jueves, 18 agosto 2022

El rey de las startups sale en busca de nuevos unicornios

spot_img

Carlos Blanco no descansa. Tras haber obtenido cerca de 350 millones en sus desinversiones en startups, como Glovo, Deporvillage y Holded, entre otras, el rey midas de las empresas de alto crecimiento y descubridor de empresas que han alcanzado una valoración superior a los 1.000 millones de euros. Los primeros pasos de este ‘business angel‘ los emprendió con Glovo, la app comprada hace apenas unas semanas por Delivery Hero, y poco a poco a ido construyendo una cartera con más de 70 empresas, diversificando en multitud de sectores.

Para unificarlas, Blanco lanzó Nuclio, su ecosistema dedicado a crear e impulsar empresas emergentes basadas en la tecnología. Este miércoles, la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha dado luz verde al vehículo que gestionará Nekko Capital, dedicado a invertir en “compañías incubadas en el venture builder de Nuclio“, según ha detallado la compañía. Entre otros, la empresa lanzadera de Blanco ha impulsado proyectos como Housfy, que abre sede en Barcelona, y Typs.

La idea de inversión y trabajo de Blanco no es nueva, aunque en Europa era casi desconocida

El fondo contará con 10 millones de euros, un montante muy significativo para las empresas en fase semilla. En esta etapa temprana, las empresas reciben inversiones modestas para poder poner a punto su idea de negocio, para después presentar el proyecto a otros inversores y poder alcanzar en pocos años las grandes rondas de financiación. Las inversiones del fondo en estas empresas en fase inicial serán de entre 50.000 y 150.000 euros, con la condición de permitir la entrada en el accionariado.

EL FONDO DE CARLOS BLANCO TENDRÁ PRIORIDAD PARA SER ACCIONISTA

La estrategia de inversión de Carlos Blanco es precisamente participar de la empresa con la idea puesta en alcanzar grandes cifras para o bien mantener la inversión de cara al futuro o bien desinvertir después. “El fondo tendrá prioridad para entrar como accionista de estas startups”, han indicado. De hecho, en las rondas de financiación se exige un porcentaje de la empresa a los emprendedores como condición para invertir.

Las nuevas startups que estarán bajo el paraguas de Nuclio son de sectores punteros, como finanzas, inmobiliario, salud y educación, todo con la tecnología como base. Con el fondo, se acelerarán las startups y agrupar así a los inversores individuales que han reinvertido. La idea de inversión y trabajo de Blanco no es nueva, aunque en Europa era casi desconocida. Se trata de encontrar un modelo de negocio que funcione y replicarlo tantas veces como sea posible. Blanco, junto a su socio Ernest Sánchez, los analizan y estudian; y las empresas en las que invierten tan sólo se limitan a replicarlo.

Es tan sólo el comienzo. El riesgo no es muy elevado para el inversor al ser cantidades moderadas en comparación con las carteras que llegan a manejar. Para los emprendedores, es el inicio de una esperada trayectoria, con el sueño de convertirse en unicornios. Si la idea gusta y la empresa comienza a tener resultados en muy poco tiempo es más fácil atraer los inversores más fuertes, con una clara intención de mantener el negocio a largo plazo. Ocurrió con Glovo, la imagen a seguir en este mundo donde perecen el 99% de los emprendedores.

EL PARAGUAS DE CARLOS BLANCO DA COBIJOS A ¿NUEVOS UNICORNIOS?

Bajo el cobijo de Blanco, estas empresas no sólo tienen la oportunidad de sobrevivir, sino también hacerse un hueco importante en el ecosistema. Según los últimos datos, las desinversiones del fundador de Nuclio habrían alcanzado más de 330 millones de euros.

Claro ejemplo de ello es Housfy, donde Blanco se introdujo en las primeras fases. En la primera ronda alcanzó los 700.000 dólares. El jefe de Nuclio no ha vuelto a reinvertir, según los datos oficiales. En su lugar lo han hecho gigantes como Seaya Ventures, DN Capital, Cathay y Torch, entre otros. La empresa ha conseguido levantar un total de 25 millones entre 2017 y 2021. El valor de la compañía se estima en unos 44 millones.

Otro de los ejemplos es DocFarma, una empresa de asistencia domiciliaria con el fin de hacer la vida más fácil a las personas y optimizar los recursos sanitarios. Con esta app se pueden pedir medicamentos o un asistente a domicilio. Todo ello de forma rápida y sencilla. Es el intermediario directo entre paciente y farmacia, al tiempo que ofrece un seguimiento del paciente. Para lanzar su producto en las tiendas digitales habituales se ha invertido un total de 250.000 euros y en los próximos meses abre su primera gran ronda: un millón. Por el momento, ha logrado cerrar acuerdos con cerca de 100 farmacias de Barcelona, con la perspectiva de aterrizar en las principales ciudades españolas en invierno.

DOC FARMA, EL NUEVO LANZAMIENTO DE CARLOS BLANCO

La empresa ya mira a lo grande y sueña con establecerse en toda España para convertirse en la farmacia virtual. Sus fundadores son farmacéuticos de oficina de farmacia. Cabe recordar que la apertura de una farmacia está regulada por ley y se establecen unos requisitos muy duros para poder operar solo un establecimiento. Con esta farmacia virtual, la empresa actúa como intermediador entre cliente y farmacéutico, sin los elevados costes de la licencia, luz, suministros, etc.

Asimismo, la función social principal es dar acceso a todos los pacientes independientemente de su condición económica y social. Así, pueden cubrir las necesidades de quienes no pueden valerse por sí mismos para buscar un medicamento o bien no pueden tener un asistente. Al frente del proyecto se encuentra la farmacéutica Tania Rodríguez, CEO y cofundadora. Asimismo, es propietaria de la Farmacia Yangüela y exprofesora de Estrategia de Marketing y Conducta del Consumidor en ESADE durante 10 años.

Para las entregas a domicilio no se realiza nada más que la intervención de un asistente, que vive en zonas cercanas al domicilio del paciente. De esta forma, solo tiene que darse el paseo a la farmacia, recoger el pedido y llevarlo a la casa correspondiente. Sin coches ni vehículos contaminantes. Si serán o no un unicornio, dependerá de la acogida entre los posibles clientes, entre otros factores.

Relacionados