lunes, 04 julio 2022

Rusia mantiene a IAG en el atolladero

IAG sigue en plena escalada hacia su recuperación. Aunque el ‘holding’ de aerolíneas sigue registrando pérdidas milmillonarias, IAG prevé recuperar el 85% de la capacidad en 2022. Un reto osado teniendo en cuenta la actual incertidumbre del mercado. Aunque la compañía angloespañola considera que el presente año será clave en su recuperación, las variaciones del mercado, unido al conflicto armado en el este de Europa, ha generado varias dudas a IAG

A pesar de que hay una notable mejora en su actividad comercial, la empresa reporta unas pérdidas superiores a 2.900 millones de euros. IAG ha sido una de las compañías más perjudicadas por las variaciones de la pandemia. La restricción de movilidad ha sido el principal escollo para el ‘holding’ de aerolíneas. Además, las medidas gubernamentales impuestas en países clave para el negocio de IAG han lastrado las aspiraciones comerciales de la compañía.

LA GUERRA ENTRE RUSIA Y UCRANIA SE HA CONVERTIDO EN EL NUEVO PROBLE A DE IAG 

Es por ello por lo que, de manera directa, todos los problemas operativos de la firma han mermado la cotización de IAG en el Ibex 35. A pesar de que los analistas consideran que 2022 es el año clave para la recuperación del sector aéreo, hoy por hoy, la acción de IAG marca un descenso del 4% desde inicios de año. La realidad es que no son malos datos, teniendo en cuenta que la compañía aérea tuvo que detener su actividad durante varios meses. Además, aunque la movilidad sí que se ha recuperado, ha sido un proceso tardío. A esto hay que sumarle la desconfianza de gran parte de la sociedad por las variantes de la Covid19. 

IAG, EN EL FOCO DE LOS BAJISTAS

Darío García, analista de XTB, comenta que “el conglomerado aéreo sigue en el foco de los bajistas”. Además de todos los factores derivados por la pandemia que han condicionado la actividad comercial y bursátil de IAG, el analista señala la “preocupación que suponen los riesgos asociados a la guerra entre Ucrania y Rusia”. 

Y es que el conflicto armado en el este de Europa se ha convertido en el nuevo problema de IAG. Darío García señala que a consecuencia de la guerra “el ‘holding’ de aerolíneas luchará por mantener la cotización a raya por encima de 1,74 euros por acción“. A pesar de que desde el seno de la compañía mantiene la esperanza por la ansiada recuperación, el sector se está viendo condicionado por la guerra entre Ucrania y Rusia. “La incertidumbre sobre la escalabilidad y duración del conflicto son un factor muy importante que repercutirá en sus estimaciones”, señala el analista. Por el momento, los títulos de la empresa se mantienen por encima de 1,70 euros. 

IAG - Aviones de British Airways
Aviones de British Airways

PLENA CONFIANZA EN SÍ MISMA

En cuanto a los resultados, aunque siguen siendo negativos, son un reflejo de la recuperación que ha experimentado la compañía en 2021. Se podía intuir que IAG reflejase pérdidas, por lo que el inversor debe poner el foco en las estimaciones que hacen para el presente año. Darío García señala que, lejos de los datos ofrecidos, “el factor importante de los resultados son las previsiones que la compañía haga de cara al futuro y cierre del ejercicio 2022“. En este punto, aunque todo apunta a que este año va a ser clave para la recuperación del sector, a corto plazo, la guerra en el este de Europa va a ralentizar ese proceso.

“En la actualidad, el sector aéreo ha adoptado una postura de reducción de costes para maximizar cada euro de facturación por asiento vendido o ARPU”, explica el analista. Las aerolíneas siguen trabajando por mejorar sus prestaciones. A su vez, saben que es un momento delicado, aunque sí que dan muestras de mejora. La capacidad operativa ha ido creciendo a lo largo de estos meses. El turismo global se ha reactivado, lo que beneficia enormemente a IAG. El mayor escollo al que tienen que hacer frente es el conflicto armado entre Rusia y Ucrania. 

Como poco, IAG ha afirmado que dejarán de sobrevolar Rusia y ha cancelado los vuelos a Moscú. El mercado vive un momento marcado por la volatilidad. La guerra en el este de Europa se ha convertido en el lastre, no sólo de las empresas cotizadas, sino de los mercados de valores. IAG debe hacer frente a este problema en un momento marcado por la recuperación económica y el fin de la crisis del sector. 

Relacionados