domingo, 02 octubre 2022

En épocas de crisis, JP Morgan es sinónimo de estabilidad

spot_img

JP Morgan Chase & Co es la entidad financiera que se encarga de poner precio a las acciones de cualquier compañía en el mundo. Los precios objetivo que coloca son de referencia para la toma de decisiones del mercado ya que suponen un estudio profundo de valoración, del comportamiento de la compañía, del sector, de variables históricas y de niveles técnicos macroeconómicos. La pregunta que surge es, ¿quién analiza a JP Morgan Chase?

En el año 2000 por presiones del mercado aducidas a la burbuja de las .com, Chase Manhattan Corporation y JP Morgan & Co se fusionaron creando el banco más grande por activos de Estados Unidos conocido como JP Morgan Chase & Co. Desde entonces, la compañía ha venido creciendo constantemente, incluso teniendo que hacer frente a situaciones generadas en el 2002 por la nueva regulación como en 2008 por la crisis inmobiliaria con la cual, el movimiento de su acción se alcanzó a devaluar niveles cercanos al -70% en ambos casos, razón que da para pensar que una desvalorización del -45% por la llegada de la pandemia era fácil de superar.

Esta compañía en su conjunto, que desde los años 70 hasta la era actual registra incrementos de su acción en más del 1.400%, debe su consistencia en gran parte al apoyo que ha recibido de parte de los entes de control con quienes siempre ha mantenido un estrecho vínculo. Tanto así que siempre dentro de su junta directiva hay personalidades del mundo financiero que en la mayoría de los casos provienen del Tesoro de los Estados Unidos, de la SEC o del Banco de la Reserva Federal (FED) como es el caso de su actual director ejecutivo (CEO) Jamie Dimon, quien ocupa el cargo desde 2005 y quien está detrás de todo el andamiaje llevando en sus hombros el éxito de sus inversiones, las buenas prácticas y la felicidad de sus accionistas vía dividendo y valorización. 

JP Morgan

Los últimos resultados financieros con cierre a 2021 presentaron ganancias acumuladas de 48.334 millones de dólares, cifra récord que el banco registró ya que corresponde a un incremento del 66% frente al año anterior. Sin embargo, estos resultados ya se habían descontado anticipadamente y el detalle del último trimestre el cual no fue igual de espectacular dado que la facturación se incrementó apenas el 1% y los beneficios disminuyeron -14% interanual, hicieron que, desde Wall Street, castigaran el precio de la acción un -4,51% en la apertura e incluso se lastró hasta el -16,8% en los posteriores 5 días.

Pero hemos de notar que uno de los que tienen presente la fortaleza de este banco a futuro, que lo analiza y por ende se muestra muy activo en la negociación de sus acciones es el reconocido inversor Thomas Russo de Gardner Russo & Quinn, más conocido como el discípulo de Warren Buffett quien sigue al detalle los principios de inversión de largo plazo con los cuales tiene éxito. El fondo de Thomás Russo maneja actualmente un capital por inversión superior a los 13 billones de dólares de los cuales el 10% está invertido en la empresa de su mentor y cerca del 3,5% en el mayor banco estadounidense convirtiéndolo en uno de los mayores accionistas JP Morgan. Para Thomas Russo, la clave del éxito de la inversión es “la paciencia” apoyada de solidez financiera y ventaja competitiva lo cual parece encontrar en JP Morgan, tanto así que, desde su compañía, valoran la acción del banco en 185 dólares lo que corresponde a un beneficio desde niveles actuales del +30%.

Técnicamente y por presiones entre Rusia y Ucrania, el precio ha visitado el soporte más importante de finales de 2019 en inmediaciones de 141 dólares. Por lo tanto, si el precio en gráfico de marco semanal abre por encima del soporte y por encima del área de regularidad en el 61,8 retroceso de Fibonacci, confirmaría el probable movimiento al alza con un primer objetivo en los máximos históricos arriba de 172,9 dólares para buscar como segundo objetivo y de acuerdo con el análisis de Thomas en 185 dólares.

Relacionados