martes, 05 julio 2022

Oro, plata, paladio, Bitcoin: ¿dónde refugiar tus inversiones en momentos de guerra?

Son momentos de miedo e incertidumbre por la guerra entre Rusia y Ucrania. El trágico conflicto está provocando estragos sociales, políticos y económicos. Una situación de inestabilidad que también se ha trasladado a los mercados bursátiles, donde muchos inversores buscan activos en los que refugiar su capital. Metales preciosos como el oro, la plata o el paladio y otros productos más riesgosos como las criptomonedas son opciones a valorar en este contexto.

Raquel Herrero, analista de operaciones de la plataforma de compraventa de metales preciosos Coininvest, responde a Inversion.es las principales cuestiones a tener en cuenta a la hora de invertir en valores refugio y otros activos como el Bitcoin, además de los cambios en el mercado que se están viendo en los últimos días.

¿Cómo puede afectar el conflicto entre Rusia y Ucrania a las inversiones? ¿Son los metales preciosos una oportunidad en este momento?

Desde el incio del conflicto, con la simple escalada verbal y el mero acercamiento de las tropas rusas a las fronteras de Ucrania, los mercados empezaron a desestabilizarse. La entrada física de las tropas rusas en Ucrania provocó el pánico inmediato en los mercados y los inversores comenzaron a deshacerse de los activos más volátiles y a colocar fondos en activos más seguros, entre ellos en bullion (lingote) de inversión físico, principalmente oro y plata, pero también platino y paladio.

El precio de los metales, en estos momentos de gran incertidumbre, va a moverse al alza o a la baja dependiendo de cómo evolucione el conflicto entre Ucrania y Rusia y de cómo reaccionen las economías occidentales, europeas y estadounidense fundamentalmente. Si la situación se relaja, probablemente el precio se corrija algo hacia abajo, pero aún así hay otros muchos factores que convierten los metales preciosos en activos muy interesantes a la hora de proteger el capital de, por ejemplo, la inflación, al alza por el encarecimiento de la energía y las materias primas que, entre otros motivos, probablemente agudizará el conflicto bélico y los bloqueos a Rusia. Además, la economía no se está recuperando tan rápidamente como se esperaba tras dos años de pandemia y los niveles de desempleo siguen siendo muy altos en muchos países.

¿Es el oro la mejor opción para el inversor que busca activos refugio en el contexto de la crisis actual? ¿Y la plata?

El oro cotiza a sus niveles más altos en más de un año, con la inflación alta y las materias primas volátiles provocado en estos momentos por la invasión rusa de Ucrania.

Cuando los mercados tradicionales son muy volátiles, como sucede en estos momentos, el oro tiende a ser una inversión segura y un activo deseable para los inversores. En periodos de alta inflación, como el que estamos viviendo ahora, también el oro se ha considerado una apuesta segura para protegerse de la subida de los precios y de la imprevisibilidad de los mercados bursátiles. La plata es otro activo refugio y, además, su uso en industria y tecnología hacen que su demanda sea altísima. Su precio también ha subido notablemente, pero su fluctuación al alza o a la baja es también mayor que la del oro.

A menos que la situación del conflicto bélico mejore drásticamente, los precios del paladio probablemente seguirán subiendo

En definitiva, el oro es considerado como el activo refugio por antonomasia y por este motivo la inversión en oro se han disparado. La incertidumbre no es amiga de los mercados bursátiles y una moneda o un lingote en la mano producen cierta tranquilidad de espíritu en quien los posees que no podemos negar.

Dado que Rusia es el mayor productor de paladio, ¿qué podemos esperar de este metal precioso? ¿Es una oportunidad de compra?

A día de hoy, el 40% de la producción minera de paladio del mundo es rusa. El paladio, que se utiliza entre otras variadas aplicaciones industriales para fabricar convertidores catalíticos de automóviles, se transporta fundamentalmente por vía aérea y, desde el último fin de semana de febrero, la mayor parte del espacio aéreo europeo está cerrado a los vuelos desde y hacia Rusia. En líneas generales, a menos que la situación del conflicto bélico mejore drásticamente, los precios del paladio probablemente seguirán subiendo.

¿Cómo se puede obtener el máximo beneficio en las inversiones sin tener grandes pérdidas en una situación de incertidumbre?

Creo que fue Warren Buffett quien dijo que si uno no tenía mucha idea a la hora de invertir, lo mejor que podía hacer era diversificar, diversificar, diversificar, pero que si sí sabía lo que hacía debía concentrar, concentrar, concentrar.

Probablemente, a nivel general, la mejor idea sea diversificar o, como dirían nuestras abuelas, no poner todos los huevos en la misma cesta. Por esto mismo, en tiempos de inestabilidad económica los metales físicos de inversión, fundamentalmente el oro y la plata, son considerados muy buenas aportaciones a esa cesta de huevos.

¿Son las criptodivisas actualmente invertibles o, por el contrario, su volatilidad y riesgo las convierten en un producto desaconsejable para comprar en medio de esta crisis?

La opinión acerca de criptomonedas es la de que estos criptoactivos son extremadamente volátiles y arriesgados, ya que se encuentran en una situación regulatoria relativamente poco clara.

Hemos visto como el temor de los mercados convencionales a la guerra provocó la caída de los mercados bursátiles mundiales y de los mercados de criptomonedas, tras haber estado éstos relativamente altos durante los últimos 4 meses. En este momento parece que la aplicación de sanciones financieras, en concreto la prohibición de que Rusia utilice el sistema SWIFT, ha reforzado los mercados, que se recuperan a medida que los operadores ganan confianza en las medidas de presión de occidente sobre la capacidad económica-monetaria de Rusia para pagar la guerra.

Desde el comienzo del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, y a raíz de las sanciones económicas a Rusia, ha habido un cierto aumento de las actividades de criptografía tanto en Rusia como en Ucrania, pero puede ser algo tarde para que ambos países y sus ciudadanos se aprovechen de ciertos beneficios de la moneda digital.

Rusia representa el 40% de la producción mundial del paladio

Si bien es cierto que el Bitcoin, el Ether y alguna otra moneda estable son verdaderas monedas globales, no tienen fronteras, ofrecen transacciones rápidas, pueden tener tarifas económicas y están poco reguladas, todavía se enfrentan a numerosos obstáculos que requieren la maduración del mercado para resolverlos. Los mercados fiduciarios tradicionales, obviamente más maduros, conservan gran parte del poder y si los países con poder SWIFT ven las criptomonedas como una amenaza, podrían tomar medidas para prohibirlas o restringirlas.

Es terriblemente difícil predecir qué pueden hacer los gobiernos para restringir las criptodivisas, ya que están descentralizadas, aunque dificultar su repatriación a fiat sería una de las opciones. El intercambio de criptomonedas o las cuentas de corretaje pueden ser restringidos, pero las carteras difícilmente pueden ser prohibidas de verdad. A medida que el mercado de las criptomonedas siga ganando impulso y los actores del mercado mundial resuelvan cómo aceptar de manera sencilla pagos en moneda digital, puede que se vea disminuir el poder del dinero fiat, pero eso requiere tiempo y esfuerzo, valores de los que no se dispone en momentos de crisis.

¿Pueden las criptodivisas ser nuevos activos refugio en tiempos de crisis? ¿Qué diferencias hay con el oro?

El debate sobre si las criptodivisas son un refugio seguro lleva tiempo sobre la mesa, y numerosos estudios académicos e investigaciones del sector muestran conclusiones diferentes. ¿Por qué? Porque utilizan diferentes periodos de tiempo, lo que significa que una criptomoneda es a veces fuerte y a veces débil antes de la agitación del mercado financiero mundial.

Las criptomonedas están todavía en su infancia, sólo tienen 13 años de edad en comparación con otros activos que tienen cientos de años de historia, y a pesar de que su velocidad de crecimiento es extraordinaria, todavía presentan problemas propios de una burbuja, puesto que su utilidad práctica real es, para el común de los individuos, “invisible”.

“Estos días el tipo de cliente es muy diferente, desde quien vuelca un gran capital a oro y plata físicos, hasta quien compra su primera onza de oro “por si acaso””

La principal diferencia entre una criptomoneda y el oro es el aspecto digital y deslocalización de la primera. Cualquiera puede llevar fácilmente un código de dirección de Bitcoin o una cartera digital por valor de miles de millones en su bolsillo cuando vuela del país A al país B. Parece ser un buen argumento a favor de no tener que llevar un metal físico como el oro o la plata a través de los países o incluso de no tener que transferir dinero fiduciario de manera eficiente.

Pero mientras que el metal físico posee un valor inherente, el valor de las criptomonedas no es materialmente tangible. En estos momentos de incertidumbre, probablemente el metal físico juega con ventaja. En un futuro, si la situación se estabilizas y las agencias reguladoras no establecen grandes controles sobre las criptomonedas, puede que también ellas sean una opción de refugio.

¿Considera que cambiará el perfil de los inversores en oro?

Lo que venimos observando en Coininvest es que, tradicionalmente, quien se decide a invertir en metales preciosos dispone de fondos que no va tocar durante años, es decir, personas de mediana edad que han decidido depositar parte de sus ahorros en un activo seguro como salvaguarda de su capital.

El inicio efectivo del conflicto entre Rusia y Ucrania ha disparado las compras de bullion de inversión y, estos días el tipo de cliente es muy diferente, desde quien vuelca un gran capital – en muchos casos obtenido de la venta de otros activos – a oro y plata físicos, hasta quien compra su primera onza de oro “por si acaso”. El factor que ha disparado estás compras masivas es el pánico y la situación probablemente se relajará si el conflicto se estabiliza.

Por otra parte, desde el comienzo de la pandemia de la Covid-19, también hemos observado cómo el número de clientes, ahora sí de cualquier edad, que realiza inversiones periódicas con una intención de ahorro ha crecido. Esto es muy interesante, ya que nos hace pensar que la consideración de los metales preciosos como una opción de inversión y salvaguarda del poder adquisitivo está calando en capas más mucho más amplias. En realidad, cualquiera puede empezar a invertir en metales preciosos, la oferta de productos es muy amplia y hay monedas y lingotes al alcance de todos los bolsillos.

Relacionados