domingo, 27 noviembre 2022

Vidrala se estanca a consecuencia del aumento de costes, y sus acciones ya acumulan una caída del 40%

Vidrala ha cerrado el ejercicio 2021 con la cifra de ventas en 1.084,2 millones de euros, un incremento sobre el año anterior de un 9,7%. En divisa constante, las ventas registraron un crecimiento orgánico del 8,2%. El beneficio del ejercicio 2021 ascendió a 145,2 millones de euros. Equivale a un beneficio por acción de 4,88 euros, lo que refleja una reducción de un 8,8% sobre el año anterior. El aumento del precio de la energía y de las materias primas ha impactado en la compañía en el último trimestre del año reduciendo los márgenes que no han podido reproducir ese crecimiento.

El EBITDA acumulado durante el ejercicio ascendió a 267,7 millones de euros. Supone una variación en términos reportados del -4,3% sobre el año anterior, reflejando una variación orgánica, a divisa constante, del -5,7%. El EBITDA obtenido representa un margen sobre las ventas del 24,7%. Refleja una contracción de aproximadamente 360 puntos básicos sobre el año anterior, consecuencia de las crecientes presiones inflacionistas en los costes de manufactura de vidrio no reflejadas en los precios de venta.

Al respecto de los desembolsos previstos para el año 2022, el Consejo de Administración ha propuesto un reparto de resultados que representa un incremento en el dividendo anual de un 5%, considerando que las nuevas acciones asignadas gratuitamente tendrán pleno derecho de percepción. En conjunto, el reparto efectivo acumulado durante 2022 ascendería a 1,2039 euros por acción.

Vidrala en gráfico

VIDRALA GRAFIC Inversion.es
GRÁFICO DIARIO PERSPECTIVA 7 AÑOS

A nivel técnico, Vidrala venía en tendencia alcista desde 2015, marcado su máximo histórico en los 103,2 euros. Tras dicho máximo, su precio paso a bajista, que ya acumula una caída del 40%. Desde el inicio de 2022, Vidrala ha dejado 9 semanas seguidas bajistas, situando el precio actualmente en los 62,5 euros, siendo este precio el mínimo marcado por la pandemia en marzo de 2020. La proyección para el corto plazo, lo sitúa alcanzando el soporte de los 58 euros, donde podría finalizar su fuerte caída, siendo este un soporte relevante. Hasta que Vidrala no se ajuste a la inflación y vuelva a retomar su activada con normalidad, no veremos su acciones volver a alcista.

Relacionados