martes, 29 noviembre 2022

Sabadell continúa sin superar la barrera del euro

En el último análisis sobre Banco Sabadell ya contamos que la entidad bancaria ha mantenido el liderazgo como el valor más rentable desde que iniciara 2022. En el nuevo contexto de la guerra, el sector financiero ha sido uno de los más damnificados, aunque resisten mucho mejor que sus homogéneos europeos. 

La guerra entre Ucrania y Rusia ha hecho dar un giro completo a la entidad dirigida por César González Bueno para profundizar en sus caídas cosechadas a cuenta de las pérdidas casi generalizadas en todo el mercado por la invasión de Rusia sobre Ucrania. Durante esta semana, las entidades financieras han ocupado algunos de los puestos más altos del Ibex 35. No obstante, estas podrían ser solo subidas coyunturales.

Las acciones de Banco Sabadell a día de hoy valen 0,65 euros. La compañía continúa sin ser capaz de superar la barrera del euro, lo que la sigue posicionando como uno de los valores más baratos del selectivo español. Banco Sabadell siempre ha tenido un don: dar lo mejor y lo peor, algo que ya comprobamos cuando protagonizó la peor trayectoria posible del Ibex en 2020. Se trató de un año muy castigado para todo el sector financiero, con los tipos más en negativo que nunca por el efecto pandemia. La guerra también ha puesto en jaque a la entidad, que está comprando acciones propias.

LOS BANCOS ESPAÑOLES, LOS MÁS RESISTENTES

Los bancos españoles se han distinguido y aguantaron mejor en bolsa que sus respectivos a nivel europeo tras dos semanas de guerra en Ucrania.  

En un escenario en el que la incertidumbre no escasea precisamente, la banca española jugó del todo la baza de la menor exposición al mercado ruso, pero también los menores riesgos vinculados a la crisis energética provocada por la guerra, según los expertos consultados por finanzas.com.

Mientras que CaixaBank, Banco Santander y BBVA perdieron entre el 10 y el 14% desde el pasado 24 de febrero, sus pares europeos acabaron mucho más perjudicados, sobre todo las entidades alemanas y austriacas.  

En concreto, Raiffeisen Bank se dejó un 35%, Unicredit el 30%, Commerzbank el 27%, Societé Generale el 26% y Deutsche Bank el 25%.

Relacionados