martes, 29 noviembre 2022

Cellnex no necesita de guerra para caerse sola

El pánico bursátil creado por la irrupción de Rusia en terreno ucraniano generó en las acciones de Cellnex una caída cercana al -12,6% en el precio de su acción, movimiento que trató de ser corregido gracias a los informes presentados con cierre a 2021 con algunas cifras que llamaron la atención.

Esta compañía de telecomunicaciones registró ingresos de 2.536 millones de euros lo que corresponde a un incremento del 58% frente a los datos registrados el año anterior. Por otro lado, el Ebitda ajustado se incrementó un 66% alcanzando 1.921 millones. Sin embargo, el resultado neto contable fueron pérdidas de 351 millones. La empresa aduce este resultados al incremento en las amortizaciones, los costos financieros y, por ende, las adquisiciones realizadas durante 2021 que, de acuerdo con su consejero delegado, Tobías Martínez, fue el año de mayor inversión de toda la historia de la compañía superando los 18.800 millones de euros.

Al mismo tiempo, Martínez informó que Cellnex seguirá presentando pérdidas contables de acuerdo con la amortización anual sobre inversiones por un valor superior a los 38.000 millones de euros lo cual puede tomar varios años. No obstante, asegura que estas pérdidas no le preocupan.

Estas declaraciones pueden tener justificación dada la perspectiva de crecimiento la cual pretende alcanzar el 13% en ingresos, 15% en Ebitda y 21% en flujo de caja libre recurrente anualmente hasta 2025. Sin embargo, las palabras del consejero delegado no son de gusto para el mercado ni mucho menos los resultados negativos estipulados de aquí a 5 años dado que en el corto y mediano plazo es claro que la compañía no va a entregar utilidades.

DOBLE RIESGO

Entonces, invertir en Cellnex de momento es tomar doble riesgo, uno por riesgo de mercado y desvalorización de acciones, dos, por retorno a los accionistas ya que el pago de dividendos se hace con cargo a primas de emisión, es decir, con el mismo dinero que aportan los nuevos accionistas para pagar dividendos a los antiguos accionistas, parece mas un negocio piramidal y eso no hay quien lo aguante.

Técnicamente tenemos otro problema sobre las acciones de Cellnex. Así lo compartíamos el pasado 12 de enero a través de nuestra web Inversion.es, donde explicábamos la composición técnica de la acción la cual se encontraba en un punto que, de acuerdo con las rupturas de la zona aproximadamente en los 42,6 euros, implicaría presión alcista o bajista la cual en este momento habla por sí sola.

cellnex Inversion.es

Luego de la llegada del ataque de Rusia contra Ucrania, el precio realiza la ruptura de dicha zona y el soporte macro que ubicamos el 17 de febrero de 2020. Esa ruptura implica un movimiento de retroceso a ese mismo nivel de soporte que sirve de precio de referencia que confluye al mismo tiempo con la siguiente resistencia del pasado 10 de enero en inmediaciones de los 42 euros. Por lo tanto, un retroceso que respete la resistencia implicaría un nuevo impulso a la baja en busca del área denominada como Buy Pívot en proximidades de los 32 euros lo que significa una pérdida de más del 25% del valor de la acción.

La única manera en la que nos inclinaríamos por una compra es a la recuperación del 61,8 de retroceso de Fibonacci y que trabaje por encima de los 44 euros buscando como objetivo inmediaciones de los 61 euros de acuerdo con la valoración de Merrill Lynch de febrero.

Relacionados