martes, 28 junio 2022

El escudo de BBVA, Sabadell y Bankinter para hacer frente al impuesto de los pobres

Los inversores tienen dos objetivos claros a la hora de buscar la rentabilidad a su dinero. La búsqueda de oportunidades se centra en batir al mercado por un lado, y en superar la inflación, por el otro. En este 2022, alcanzar ambos hitos al mismo tiempo se prevé una empresa muy complicada dada la alta volatilidad en el mercado y los elevados niveles de precios, en máximos desde hace 40 años. Estar en liquidez supone una opción a la hora de cubrirse de los vaivenes bruscos del mercado, aunque se es una presa fácil de la inflación, conocida también como el impuesto de los pobres por la incapacidad financiera de mover el dinero.

Los inversores, en cambio, se exponen a unas bruscas fluctuaciones. El índice Vix, conocido como el índice del miedo, se sitúa entorno a los 30 puntos, un nivel lejano de los 80 puntos, que marca el pánico. En los últimos días y coincidiendo con las sanciones de Occidente al Gobierno de Vladimir Putin y el resto de oligarcas rusos, el índice marcaba tan sólo 36 puntos.

EL ÍNDICE DEL MIEDO NO PRESENTA NIVELES DE PÁNICO

Si bien, es una cota elevada, sigue estando lejos de la zona de máximos históricos y a un 35% por debajo de los niveles registrados en 2020, coincidiendo con el estallido de la pandemia. Así, la crisis de Ucrania no refleja por ahora un miedo escénico en el mercado, pero la inflación está desbocada.

De esta forma, el objetivo para los inversores es cubrir las pérdidas ocasionadas por los elevados niveles de precios, que continuarán al menos a lo largo de este ejercicio. Con un horizonte de inversión a largo plazo, los inversores buscan empresas con buen dividendo y una buena rentabilidad en la retribución. En las próximas semanas volverá a caer una lluvia de millones protagonizada por algunas de las grandes cotizadas españolas, como BBVA, Bankinter y Banco Sabadell.

BBVA OFRECE LA MEJOR RENTABILIDAD EN ESTE TRÍO

Fijándose en estas rentabilidades, BBVA es la mejor posicionada, con una rentabilidad anual del 6,42% para este año. Bankinter, por su parte, ofrece un 5,19%, mientras que Banco Sabadell dará un 4,47%. Los tres bancos darán un buen alivio a los accionistas entre finales de marzo y los primeros días de abril. De esta forma, el banco naranja, presidido por María Dolores Dancausa, será el primero en repartir dividendo. El importe es de 0,059 euros por acción el próximo 30 de marzo y se espera que a lo largo del año conceda 0,24 euros.

Banco Sabadell, capitaneado por Josep Oliu, ofrece un dividendo de 0,03 euros, que pagará el próximo 1 de abril; mientras que BBVA, con Carlos Torres al frente, dará 0,23 euros el 8 de ese mismo mes, con un dividendo total anual de 0,33 euros.

Las casas de analistas aconsejan mantener o seguir neutros en estos tres bancos

Pese a estos pagos, los inversores que estén fuera han perdido la oportunidad de entrar en los bancos. A juicio de Diego Morín, analista de IG Markets, el único nivel de entrada positivo lo marcaban los mínimos anuales, “sobre todo en cuanto a retribución al accionista” se refiere. Según ha explicado a preguntas de INVERSIÓN, “las casas de analistas aconsejan mantener o seguir neutros en estos tres bancos”.

LA BANCA CELEBRA LA SUBIDA DE TIPOS DE LA FED

No obstante, para quienes estén fuera, ha recomendado esperar la actuación del mercado en los niveles actuales, así como las declaraciones y comentarios de la Reserva Federal de este miércoles. Y es que, Jerome Powell, presidente de la FED, ha subido los tipos de interés en Estados Unidos en un cuarto de punto y deja la puerta abierta a otras seis nuevas subidas del precio del dólar. El anuncio ha tenido efectos inmediatos en todos los mercados.

Por un lado, ha depreciado al dólar frente al euro y el par se sitúa en el 1,1, mientras que el rendimiento de los bonos y Wall Street se han disparado. El objetivo de este movimiento también se nota especialmente en los títulos bancarios, ya que podrán cobrar más a los clientes por prestar el dinero. En Europa, por contra, no se hay movimientos en este sentido, pese a que el mandato que debe cumplir Christine Lagarde es claro: el nivel de los precios debe situarse en cotas cercanas al 2%. Actualmente está más de cuatro puntos por encima.

De vuelta a la banca española. Este jueves se recoge el mensaje de la FED y la lectura europea será clave para el sector. Y es que, la banca está muy pendiente de “la evolución del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, así como la duración de la misma a lo largo del tiempo”, ha indicado Morín.

ESTANFLACIÓN Y RECESIÓN SI LA INVASIÓN RUSA SE PROLONGA

Y es que, “si no se consigue una pronta solución, estaríamos hacia un proceso de estancamiento en cuanto a crecimiento, que sumado a una alta inflación desembocaría en una estanflación“, ha alertado el analista. En este escenario, uno de los peores que se conocen, “los bancos centrales se quedarían sin mucho margen”. Todo ello, sin olvidar el riesgo de una recesión, “situación que coge fuerza entre las casas de análisis si esto perdura en el tiempo“. A su juicio, “nos enfrentamos a un escenario complejo a la hora de tomar posicionamiento”.

Respecto al análisis técnico, los bancos españoles se encuentran rebotando desde mínimos anuales después de las correcciones por el estallido del conflicto bélico. Este escenario “podría desembocar en un retroceso de las políticas monetarias de los bancos centrales”.

LAS SEÑALES CLAVE PARA INVERTIR EN BANKINTER, SABADELL Y BBVA

Por ahora, Powell se ha mantenido firme y pone el rumbo hacia las subidas de tipos para controlar la inflación, un soplo de aire fresco para las Bolsas en general y la banca en particular.

Con todo, Bankinter presenta soportes en los 5 y 4,5 euros; mientras que tiene aún dos resistencias importantes delante, como los 5,5 y los 6 euros por acción. Por el momento, la entidad naranja lucha con la ruptura de los 5,5. Se encuentra tan sólo a menos de un 4% de lograr este objetivo.

Gráfico diario de Banco Sabadell
Gráfico diario de Banco Sabadell

Banco Sabadell, por su parte, ha conseguido la ruptura de los 0,75 euros, un nivel de resistencia importante para mirar hacia los 0,9 euros y quién sabe si logrará reconquistar el euro por acción. En los niveles inferiores, los soportes se sitúan en los 0,6 y 0,5 euros.

Gráfico diario de BBVA
Gráfico diario de BBVA

Por último, BBVA se enfrenta a la dura resistencia de los 5,61 euros, un nivel clave para mirar a cotas más elevadas. Por contra, los 5,25; 4,8; y los 4,4 euros se convierten en soportes en este momento.

Relacionados