martes, 29 noviembre 2022

Vytrus Biotech, el cannabis cotiza al alza en el BME Growth

Vytrus Biotech ha tenido un estreno bursátil de ensueño en el BME Growth. La segunda firma en dar el salto a este mercado de empresas en crecimiento se ha disparado un 50% en tan sólo tres jornadas, mostrando así el apetito inversor por las empresa biotecnológicas y orientadas a los productos elaborados con el cannabis, pero sin los componentes alucinógenos.

El Consejo de Administración de BME Growth dio luz verde a la incorporación de Vytrus Biotech tras obtener el informe favorable del Comité de Coordinación de Mercado e Incorporaciones y analizar la documentación aportada por la compañía. La capitalización se ha disparado con fuerza, hasta alcanzar los 18,36 millones de euros.

Con la situación en Ucrania y la incertidumbre en las Bolsas, no teníamos muy claro qué iba a pasar

Vytrus Biotech centra su actividad en el cultivo de células madre vegetales. Concretamente del olivo y del cannabis, así como de una especie en peligro de extición que crece en Sierra Mágina (Jaén), a unos 40 kilómetros de Cazorla. La compañía se centra en el cultivo, el desarrollo, producción y comercialización de ingredientes activos de alto valor añadido para la industria cosmética y farmacéutica. Su cuartel general está situado en Terrassa (Barcelona) y entre sus inversores más relevantes se encuentra el Instituto Catalán de Finanzas.

VYTRUS MUESTRA SU FORTALEZA AL SALIR A BOLSA EN CONDICIONES ADVERSAS

Fundada por Albert Jané y Óscar Expósito, la empresa se fija como objetivo mantener un crecimiento de dos dígitos más que decedentes para seguir desarrollándose, consolidar y abrir nuevos mercados. La fuerte subida en Bolsa ha cogido por sorpresa a todo el equipo directivo y más con unas condiciones de tanta incertidumbre en el mercado. «En los momentos en los que estamos es difícil saber qué esperar«, ha indicado Jané en declaraciones a INVERSIÓN.

vytrus biotech 1 Inversion.es

«Con la situación en Ucrania y la incertidumbre en las Bolsas, no teníamos muy claro qué iba a pasar», ha considerado. Y es que, saltar al parqué en estas condiciones no es una decisión nada fácil. «Estamos contentos con este inicio», ha apuntado.

El fundador de la compañía no centra su preocupación en el corto plazo o en las fluctuaciones de la acción, sino que su mirada se enfoca en el medio plazo y exclusivamente en el negocio, esto es el desarrollo de ingredientes para el sector dermocosmético. Estas empresas no se han visto afectadas por la invasión rusa e históricamente resiste con solvencia las crisis económicas.

CRECIMIENTO DEL 130% EN LA FACTURACIÓN CON LA PANDEMIA

Los dos últimos dos años, con la pandemia primero, y los problemas en la logística después, han sido los dos mejores de la compañía en su historia. Los datos así lo avalan. La facturación se ha disparado a ritmos del 65% anual en 2020 y 2021, un 130% acumulado desde el estallido de la crisis sanitaria. «Nos centramos en crear productos innovadores e incrementar la capacidad productiva», ha sostenido. «Nuestro negocio es fabricar y vender productos«, ha comentado. De cara a las previsiones de este año, Jané espera conseguir ritmos de crecimiento de entre el 30% y 35% de cara a los próximos años, el mismo ritmo que ha marcado la compañía desde 2017. «De forma orgánica estamos en una muy buena línea para conseguirlo» y con la financiación de la salida a Bolsa otea el mercado para buscar nuevas oportunidades.

Jané junto a su equipo logístico vigilan el mercado para solventar dificultades en las entregas de materias primas, aunque no prevén ningún problema drástico en este sentido. «Tenemos stocks suficientes y no hay problema sustancial en este sentido«, ha explicado.

VYTRUS ESTÁ EN 30 PAÍSES Y NO DESCARTA COMPRAR A FUTURO

Vytrus Biotech opera en 30 países, aunque los mercados más fuertes se encuentran en Europa y Estados Unidos, con socios comerciales en más países para ir «incorporando mercados año a año».

Antes de dar el salto a la cotización regulada, tanto Jané como Expósito fueron los únicos inversores en los comienzos, hace nada menos que 13 años. En este tiempo, han ido progresando. Las primeras rondas de financiación se realizaron con éxito a través de crowdfunding y consiguieron tener 270 socios hasta el día antes de saltar al parqué bursátil. La gran mayoría son de las rondas de crowdfunding, pero también aparecen nombres relevantes, como la firma Julia, el propio ICF y un importante fondo de capital privado.

El fundador de la compañía se muestra, por otro lado, orgulloso de los galardones internacionales cosechados con sus productos. De los doce ingredientes que suministran, casi la mitad tiene su premio. Así, ha ganado el Innovation Adwars, los Óscar en el sector cosmético, al producto más innovador. El primero de ellos lo obtuvieron con el cannabis y el segundo con el olivo. Son células madre de cáñamo y olivo que se han impuesto en ferias a las grandes multinacionales de un sector altamente competitivo y con fuertes barreras de entrada. «Tenemos un alto reconocimiento en el sector«, ha apuntado.

LA APUESTA POR LAS CÉLULAS MADRE EN PLANTAS

Con la investigación de las células madre, la empresa elimina por completo los componentes alucinógenos derivados del cannabis en el cultivo, una innovación que le hace prescindir del costoso proceso de cribaje para separar el CBD y THC. Para garantizarlo, analizan lote a lote su eliminación. Con su sistema, pueden plantar de forma selectiva, generando una mayor cantidad de ingredientes específicos según la necesidad de cada momento.

«Se cultivan estas células en bioreactores, con las condiciones óptimas«, ha explicado. Todas las instalaciones están en Terrassa y no hay una intervención con el medio ambiente. Tan sólo necesita unas semillas para extraer las células madre. Con este sistema podrían repoblar plantas en peligro de extinción, como está haciendo en el corazón del olivar jienense.

Relacionados